Cómo el coronavirus podría traer una ventaja para la relación diplomática con EE. UU.

Las negociaciones están más abiertas y a EE. UU. le urge contratar trabajadores para el sector agrícola, ahí es donde el embajador de Guatemala en ese país, Alfonso Quiñónez, ve una oportunidad.

El embajador de Guatemala en EE. UU., Alfonso Quiñonez, habla con Prensa Libre sobre la agenda de que interesa al país. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
El embajador de Guatemala en EE. UU., Alfonso Quiñonez, habla con Prensa Libre sobre la agenda de que interesa al país. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Aumentar el número de guatemaltecos favorecidos con visas de trabajo, así como las inversiones y la cooperación en el marco del programa América Crece es uno de los principales objetivos del embajador de Guatemala en EE. UU. Alfonso Quiñónez, quien tomó posesión del cargo el pasado 18 de marzo, aunque sigue en el país por la imposibilidad de volar a Washington D. C.

El diplomático conversó con Prensa Libre y, aunque reconoce que la pandemia del nuevo coronavirus ha cambiado la dinámica de las relaciones bilaterales, considera que esta crisis puede brindar una oportunidad que debe ser aprovechada para posicionar a la migración, uno de los temas que más interesa a ambos países, desde un punto de vista positivo.

¿Cómo visualiza las relaciones bilaterales entre Guatemala y EE. UU. en los próximos años?

Históricamente la relación entre los dos países ha sido muy intensa. Básicamente tiene cuatro componentes esenciales: el tema migratorio, la seguridad, la promoción del comercio e inversión y la gobernabilidad democrática. Y un paraguas que de alguna envuelve a todos es la cooperación. Lo importante en una relación bilateral es que podamos coincidir en cómo vemos ambos países esos temas y cómo los queremos ir implementando, en ese proceso van a haber algunos niveles de diferencia, si analizamos cada uno de ellos llegamos a la conclusión de que hay coincidencia en cuanto a esos intereses y mi responsabilidad es gestionar esa relación y promover los intereses que tenga Guatemala.

¿Cuál de esos componentes cree que es más urgente o necesario impulsar?

El tema migratorio es muy importante; sin embargo, no es el único porque este tiene vinculación con los otros temas, principalmente el tema de desarrollo económico y social porque las estadísticas nos muestran que la gran mayoría de guatemaltecos migran por falta de oportunidades en Guatemala, por eso es importante también el comercio, inversión y generación de oportunidades en el turismo porque esto permitirá contar con más oportunidades para que los guatemaltecos se queden en Guatemala.

¿Qué ha cambiado en la relación bilateral entre ambos países a raíz de la emergencia del coronavirus?

Estados Unidos tiene una situación compleja con el coronavirus, y nosotros le deseamos el bien, pero nosotros también tenemos nuestros desafíos aquí en función de muchas limitaciones que tenemos en el país, y eso ha dado como resultado de que la capacidad que tenemos de recibir a connacionales que retornan -deportados- haya disminuido. Desde principios de año van 12 mil 500 retornados, pero desde que comenzó la pandemia los vuelos se han reducido y eso ha sido a solicitud nuestra porque queremos tener una adecuada gestión de las personas que vuelven. Tenemos la obligación de recibirlos y de darles las facilidades una vez vengan a Guatemala, y muchos de ellos están en centros de detención y preferirían estar en sus comunidades en Guatemala que en estos lugares donde las comodidades no son iguales.

Como Gobierno nos interesa, y esto es una parte prioritaria de la relación bilateral, que a los guatemaltecos que están en EE. UU. se les respeten sus derechos no solo de aquellos que están detenidos, sino en general de todos los guatemaltecos que están allá independientemente de su situación migratoria. Hay un componente muy importante de humanidad en este tema.

El desarrollo de las áreas rurales es uno de los puntos que interesa impulsar al Gobierno de Guatemala en EE. UU. (Foto Prensa Libre: EFE)

 

¿Guatemala ha hecho alguna solicitud para que sus migrantes presos sean liberados por el riesgo que corren, tal como lo piden grupos promigrantes?

Hay procesos judiciales en EE. UU. y ellos tienen esos marcos jurídicos a los cuales se tienen que ceñir y son decisiones en algunos casos a nivel de cortes, -pero-  dependiendo del momento en que se encuentre el proceso judicial tienen la oportunidad de opciones. Es muy importante algo que se pierde de viste en el tema migratorio y es el tema de la humanidad, tanto del país que recibe, reconociendo que hay contribuciones importantes que hacen los migrantes a las comunidades tanto de origen como de destino, en ese componente de humanidad también juega la parte de ‘no te voy a dejar en un centro de detención por una gran cantidad de tiempo cuando pudieras estar en tu comunidad de regreso en Guatemala’.

¿Y Guatemala ha apelado a esa humanidad para que se libere a estos guatemaltecos?

Lo hacemos, pero tenemos que ser ordenados en la coyuntura actual. Obviamente no tenemos la capacidad de recibir a todos los que quisiéramos, en estos momentos en esta coyuntura se ha limitado el número de vuelos de retornados y también el de personas que vienen en esos vuelos. A EE. UU. se les ha expresado las preocupaciones y limitaciones que tenemos y ellos nos han hecho ofrecimientos de qué se puede hacer. Según el protocolo que han implementado le hacen examen de covid-19 a todas las personas que están por retornar, y una vez vienen nosotros también implementamos otro protocolo que ha sido definido por Salud Pública. Ha habido voluntad de EE. UU. para hacer el examen a todos los que van a retornar.

¿Cómo ve la relación bilateral tomando en cuenta que muchas veces el presidente Donald Trump reacciona con advertencias y amenazas?

Es importante entender que la política exterior de EE. UU. es implementada por el Ejecutivo, -pero- no son los únicos que participan en ese proceso, también hay otros interlocutores. Muy importante es el Congreso, y dentro de la propia administración de EE. UU. hay departamentos y secretarías con las cuales debemos tener relación. Primero el Departamento de Estado y la Casa Blanca; sin embargo, en migración tenemos relación con el Departamento de Seguridad Interna, en fin, hay una gran cantidad de oficinas con las cuales hay que tener ese relacionamiento y va a ser parte de mi gestión y mi trabajo allá, tender puentes con quien me quiera oír. Yo voy a llegar allá a promover los intereses de Guatemala tanto con demócratas y republicanos y otros espacios que logre abrir.

El presidente de EE. UU., Donald Trump, se ha caracterizado por sus arrebatos y amenazas a los países que contradicen sus disposiciones, Guatemala no ha escapado de ello. (Foto Prensa Libre: AFP)

 

¿Cómo ve las relaciones bilaterales en este año electoral?

Será muy importante porque eso hará que algunos de los temas que tienen preponderancia en la relación bilateral estén en el primer nivel político, particularmente el tema migratorio. El que este tema haya estado políticamente en un nivel muy importante nos ha favorecido porque nos ha permitido tener una interlocución a un nivel muy alto de la Casa Blanca de senadores y congresistas. Yo creo que es una oportunidad que como país la tenemos que aprovechar y en mi caso como embajador es parte de lo que me toca. Desafortunadamente la migración se ha presentado de manera muy negativa y creo que es importante reconocer que esta genera beneficios tanto para las comunidades de origen como las de destino, y acá es donde salta otro tema muy importante que no hay que perder de vista y que es la migración ordenada, las visas de trabajo temporal.

¿Las visas de trabajo podría ser una de sus prioridades?

Hay mucho interés de nuestra parte, pero también hay un gran interés de EE. UU., sobre todo de los agricultores. El secretario de Agricultura pidió hablar conmigo, algo que no es normal, porque les urge tener trabajadores temporales -porque- hay agricultores que por estos problemas no han podido contratar trabajadores y corren riesgo de perder un porcentaje altísimo de sus cosechas y estamos trabajando para que se agilice el otorgamiento de visas.

¿Lo que dice es que, a raíz de la emergencia por la pandemia se puede sacar algo positivo que es el que al más alto nivel se comprenda que la migración ordenada es necesaria?

Correcto, así es. Lo que nos hemos dado cuenta es que esto -la emergencia por el coronavirus- ha generado una demanda muy importante de trabajadores particularmente agrícolas, esto puede ser porque los trabajadores mexicanos no estaban pudiendo obtener visas H2A, o porque los guatemaltecos tenemos una excelente reputación de ser excelentes trabajadores, y no solo lo digo yo sino el secretario de Agricultura de EE. UU. y un congresista de Georgia que tenía presión importante de los agricultores de su distrito por tener trabajadores agrícolas.

Guatemala espera incrementar el número de visas agrícolas para trabajadores guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

 

¿La idea es afinar el engranaje para que la migración regular sea más ágil?

Correcto. Nosotros, hablando de las visas H2A, hacemos un trabajo muy intenso de contactar a potenciales agricultores y asociaciones de agricultores de los distintos estados a nivel federal para hacer esta promoción para que puedan requerir un número mayor de trabajadores guatemaltecos y así tener esa migración regular a la que todos aspiramos, porque lo que no queremos es que nuestros connacionales sufran los vejámenes, riesgos, engaños y violaciones en el trayecto a EE. UU.

¿Hablando de cooperación, qué se ha pedido al Gobierno de EE. UU. y si a raíz de esta coyuntura del coronavirus, el plan América Crece y el ofrecimiento de los US$1 mil millones continúa?

Lo que nosotros aspiramos es que la cooperación de EE. UU.  a Guatemala vaya dirigida a potenciar algunos de estos temas, favoreciendo particularmente el desarrollo económico y social que tiene una relación muy directa con la migración. Lo que tenemos que lograr nosotros, y en este caso yo como embajador en EE. UU., es que esa cooperación venga a favorecer los intereses que nosotros tenemos, y dentro de ese gran bolsón también está la disponibilidad de estos US$1 mil millones que se firmaron el 15 de enero entre la Corporación Financiara para el Desarrollo Internacional (DFC, en inglés) y el Ministerio de Economía, esos recursos están a disposición y se han mantenido conversaciones con esta corporación, no obstante, las limitaciones que tenemos con el covid-19. Nosotros tenemos que promover a Guatemala como un país atractivo para hacer inversiones.

¿Es decir que, a pesar de la pandemia América Crece marcha bien?

El plan va bien las conversaciones han seguido, no obstante, el covid-19. La semana pasada tuve dos conversaciones con personal del DFC y el tema sigue caminando. Por esta emergencia del covid-19 tenemos que hacer esfuerzos por trabajar temas que nos permitan generar una mejor recuperación económica.

Este es un programa que lanzó EE. UU. y que involucra una serie de conversaciones con los países y acuerdos que se puedan desarrollar. A ellos les interesaba priorizar la generación de energía, nosotros hicimos una definición de cuáles eran las prioridades que nos interesaban en esa relación bilateral a través de la cual DFC nos pone a disposición estos recursos. El tema energético es importante, pero no es el único. Otros temas van a propiciar que podamos generar oportunidades de empleo y mayor desarrollo, esa es la prioridad la creación de muros de prosperidad y eso queremos, que buena parte de esa cooperación vaya dirigida a generar el ambiente propicio para atraer más inversiones.

El plan América Crece nación con el objetivo de reducir la migración desde los países del Triángulo Norte a través del desarrollo de sus territorios. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

 

¿Cuál será su principal objetivo como embajador en Washington, D. C.?

Promover los intereses de Guatemala en EE. UU., pero eso hay que desagregarlo en cada uno de esos temas, en el tema migratorio yo aspiro a promover un trato digno, humano y de respeto para nuestros migrantes, incrementar el número de trabajadores visas H2A. En comercio, incrementar nuestras exportaciones hacia EE. UU. abrir nuevos mercados para productos guatemaltecos y promover inversión en Guatemala, atraer más turismo, aunque por la coyuntura actual tomará más tiempo.

Aspiro también a que la cooperación de EE. UU. venga a apuntalar nuestros intereses especialmente el desarrollo económico y social para apoyarnos en la construcción de muros de prosperidad.

4

R. Ximenej Hace 2 semanas

El mandar esclavos al imperio no es ventaja, especialmente en los nuevos términos. Y mas hoy en que la pandemia va hacer mas caos y hay una gran confusión política como económica. Es muy posible que los que se vayan ya no regresen, aunque estén sanos.

Sergio Zenteno Hace 2 semanas

Si, campesinos vayan para allá aquí no hay tierra, solo orillas de carretera.

    R. Ximenej Hace 2 semanas

    Si, vayan, haya HECES esta por lo menos caliente.