Cómo justifica Allan Rodríguez la prisa por la aprobación del presupuesto 2021

Presidente del Congreso sostiene que el gasto y su discusión tomó mes y medio.

Publicado el
Allan Rodríguez, presidente del Congreso. (Foto: Hemeroteca PL)
Allan Rodríguez, presidente del Congreso. (Foto: Hemeroteca PL)

El presidente del Congreso, Allan Rodríguez, defendió la aprobación del presupuesto 2021 que ha despertado rechazo en la población, el sector privado y hasta en el Organismo Judicial y el vicepresidente de la República, Guillermo Castillo.

La aprobación ocurrió la madrugada del 18 de noviembre, pocas horas después de que la Comisión de Finanzas le diera dictamen favorable, 11 días antes de la fecha límite y con más de 107 votos para que pasara de urgencia nacional.

Rodríguez dijo en rueda de prensa que la cuestionada votación se logró porque hubo consensos y por “las circunstancias del clima”, en referencia a los estragos que ocasionaba la depresión tropical Iota, y que los diputados culminaron con la aprobación para poder ir a sus distritos, golpeados por el temporal.

Lea más | Primer año del Congreso frustró la esperanza de renovar las fuerzas políticas

Negó que la aprobación del gasto haya sido apresurada como cuestionan algunos sectores sociales porque el proceso tomó mes y medio. También negó que haya un recorte de Q20 millones a la Procuraduría de los Derechos Humanos y sostuvo que la lucha contra la desnutrición contará con Q4 mil 800 millones.

Según Rodríguez, el presupuesto de 2021 no acarreará incremento de impuestos, sino que busca reactivar la economía. Y a quienes critican lo aprobado, el oficialista les recomendó leer el decreto y que no se dejen manipular por terceros.

No obstante, sectores como Cacif y el propio Organismo Judicial y el vicegobernante Castillo han criticado la forma en que fue aprobado, el porcentaje de endeudamiento y un recorte de casi 50% a la administración de justicia.

Para el sábado 21 se espera una movilización ciudadana, tanto en la capital como en plazas de departamentos, para repudiar los actos del Congreso y del Ejecutivo.