El día que Alan García, el expresidente peruano que se suicidó este miércoles, visitó Guatemala

Un 30 de noviembre de 1987 arribó a la Fuerza Aérea de Guatemala el avión en el que viajaba Alan García, entonces presidente de Perú quien estuvo en el país solo un día, tiempo durante el cual se reunió con el mandatario de esa época Vinicio Cerezo y con embajadores.

Publicación de Prensa Libre del 2 de diciembre de 1987, donde se destaca la visita de Alan García. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Publicación de Prensa Libre del 2 de diciembre de 1987, donde se destaca la visita de Alan García. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Esa vista fue el vínculo más cercano de Guatemala con el expresidente peruano que este miércoles falleció en un hospital de Lima, luego de que se disparara en la cabeza cuando iba a ser arrestado, acusado por la Fiscalía de un caso de corrupción ligado a Odebrecht.

En esa ocasión, la portada de Prensa Libre destacó en su portada una fotografía de García en la Fuerza Aérea mientras era recibido por el presidente Cerezo, mientras que en el interior se publicaron otras en las cuales ambos mandatarios pasaban revista al Ejército y los altos mandos militares los saludaban.

Esa misma noche, el expresidente de Perú fue condecorado con la Orden del Quetzal en grado de Gran Cruz, en un acto protocolario en el Palacio Nacional al cual asistieron funcionarios del gobierno guatemalteco y el cuerpo diplomático acredito en el país. García agradeció la distinción y se congratuló de estar en suelo guatemalteco.

En su publicación del 2 de diciembre de 1987, Prensa Libre destacó que, un día antes, García se había despedido de Guatemala “con un mensaje de solidaridad al pueblo”, y en una conferencia de prensa que ofreció antes de abordar el avión, habló de la necesidad de incorporar al desarrollo de los países a las clases más pobres y necesitadas, como una de las fórmulas para conseguir la paz.

Lea también: Muere el expresidente peruano Alan García tras dispararse en la cabeza cuando iba a ser arrestado

Enfatizó en que “no puede soslayarse la miseria en que viven grandes sectores de estos países, y que por ello se hace necesaria una mayor inversión para sacarlos adelante”.

En una reunión privada que sostuvo con Cerezo, ambos mandatarios hablaron de temas que ocupaban a ambos países, como la deuda externa, el proceso de paz de Centroamérica, economía y políticas sociales.

García mostró su respaldo al Tratado Esquipulas II y auguró éxitos a los países centroamericanos en “en el camino que han empezado a recorrer hacia la meta final de paz y bienestar para los millones de seres humanos que pueblan esta área”.

Lea también | Caso Odebrecht: La dificultad para probar sobornos deja pocas capturas

Se suicida

Este miércoles Perú se conmocionó al enterarse que, tras un operativo para capturarlo, el expresidente Alan García (1985-1990 y 2006-2011) se disparó en la cabeza y posteriormente murió en un hospital de Lima.

García es investigado por la Fiscalía por su presunta vinculación en un caso de corrupción que involucra a la empresa de capital brasileño Odebrecht.

La situación legal de García se complicó después de que el pasado domingo se difundiera que esta empresa, en el marco del acuerdo de colaboración que mantiene con la Justicia peruana, reveló que uno de sus funcionarios de gobierno, y su hijo José Antonio Nava, recibieron US$4 millones de Odebrecht para lograr el contrato de construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

  • Así publicó Prensa Libre la noticia sobre la visita de Alan García

Contenido relacionado

> Rastros de dinero ligan a Manuel Baldizón con Odebrecht

> Hallan tarro con cianuro en casa donde murió testigo clave de caso Odebrecht en Colombia

> Piden “aplicar la ley” a hijos de expresidente panameño Ricardo Martinelli detenidos en Miami

 

2

Gustavo Ramirez Hace 5 meses

Pidiéndole peras al olmo, si son cobardes que hasta a una exfiscal le tienen miedo a que sea presidenta, ahora será que se metan un tiro

Alvaro Esquivel Hace 5 meses

Como dicen los aleluyas: “demos gracias al señor demos gracias, demos gracias al señor, cha cha, chan. Ahora debemos de pedir con toda nuestra fe para que Dios provoque lo mismo a todos esos delincuentes disfrazados de políticos para que los induzca a meterse un tiro pero directamente al corazón. Pero que se maten todos para que al fin desaparezcan ese gran nido de ratas que cada día son más.-