“El PDH debe dar recomendaciones, no presentar denuncias”: Antonio Arenales Forno

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos observa violaciones de fiscales y jueces en casos abiertos por el Conflicto Armado Interno.

Publicado el
Antonio Arenales Forno, de Valor, preside la comisión de Derechos Humanos. (Foto Prensa Libre: Elmer Vargas).
Antonio Arenales Forno, de Valor, preside la comisión de Derechos Humanos. (Foto Prensa Libre: Elmer Vargas).

La comisión legislativa de Derechos Humanos está presidida este año por Antonio Arenales Forno, del bloque Valor, y tendrá entre sus tareas principales elegir al próximo procurador de Derechos Humanos.

Apenas el año pasado esta misma comisión, presidida entonces por Álvaro Arzú Escobar, intentó destituir al actual procurador, a quien señaló de no cumplir con su trabajo, ya que, a criterio de algunos congresistas, se centraba en contiendas de tinte político e ideológico.

Arenales Forno aseguró que ahora hará un proceso de elección transparente y sin sesgos, por lo que abrirán las puertas de la Comisión y harán públicas sus reuniones.

¿Qué podemos entender por Derechos Humanos?

Los derechos humanos son la base y el fundamento de todos los estados modernos de Derecho; es decir, la primera gran declaración de la cual nacen los Derechos Humanos, con la Revolución Francesa.

Luego, a través del siglo XIX fue aumentando el número de declaraciones y en el siglo XX, sobre todo después de las guerras, se comenzaron a celebrar convenciones de Derechos Humanos, que ya tienen un carácter de obligatoriedad y crean mecanismos que supervisan su vigencia.

¿Cuáles son los principales retos o tareas que tiene este año la Comisión de Derechos Humanos?

Retos habrá siempre, lo que pasa es que ahora vamos a tener dos cuestiones inmediatas de mucha importancia. Una de ellas es el mecanismo nacional contra la tortura; hay que terminar de integrarlo, porque son cinco miembros. Hay que elegir tres y a dos aún no vence su período.

Este órgano es importante. La Comisión Contra la Tortura creó el Comité Contra la Tortura, integrado por varios países, que vela por que se termine con la tortura o tratos crueles enfocados a los más vulnerables o susceptibles, que son las personas privadas de libertad.

Se vela en todo centro de privación de libertad, que no son solo cárceles, sino hospitales y siquiátricos, todo lugar donde haya personas privadas de libertad.

El segundo tema de gran importancia es la elección de procurador de los Derechos Humanos. Después de la convocatoria, en la próxima sesión, se tienen 70 días para recibir la currícula de aspirantes para que el pleno elija al procurador.

Lea también: Por qué una agenda populista dominará las prioridades del Congreso en 2022

¿Es importante para Guatemala la figura del procurador de los Derechos Humanos?

Mecanismos de Derechos Humanos hay muchos, unas 10 o 12 convenciones. El procurador es el mecanismo nacional, colabora en la procuración de las garantías de los derechos humanos con todos los comités internacionales.

Viene de un mecanismo no convencional de Naciones Unidas y, por supuesto, el procurador coopera y con él colaboran. Tiene una gran importancia.

¿Qué percepción tiene del trabajo que ha desempeñado el actual procurador?

Como todos los procuradores que ha habido, ha tenido cosas buenas y cosas malas.

Lo que no me ha gustado del rol de algunos es que su función es promover, cooperar, recomendar; no que algunos se han concentrado en denunciar. No es lo correcto, pero creo que juega un papel fundamental en la promoción y vigilancia del cumplimiento de los derechos humanos.

El procurador debe estar vigilante de que todas las funciones del Ejecutivo y Legislativo sean adecuadas y correctas para la garantía de los derechos humanos. Creo que esa es su función y gran utilidad, emitir recomendaciones para los cambios y las formas que se necesiten hacer.

¿Cómo se puede garantizar un proceso de renovación en la Procuraduría de Derechos Humanos independiente y sin sesgos?

La Comisión tiene a representantes de los 19 bloques legislativos. Ya ahí hay un buen filtro de toda la currícula que se presente para candidatos.

¿Habría sido necesaria la remoción del actual procurador?

No me voy a meter a juzgar esto ahora. Esperamos que se haga una buena elección del próximo procurador, que cumpla su función y, como comisionado del Congreso, informando anualmente con un informe circunstanciado.

¿Las reuniones que tengan en la Comisión de Derechos Humanos se van a transmitir por las redes sociales?

Mi intención es que todas las reuniones sean públicas, y recibir a la sociedad civil es una manera de controlar el funcionamiento de las instituciones. La Comisión se enriquece oyendo opiniones, y cualquiera de la sociedad civil será escuchado.

A finales del año pasado se habló de eventuales reformas al Código Penal que darían pie a la despenalización del aborto. ¿Es viable un proyecto de esta naturaleza en Guatemala?

Mire, es un tema. Yo no le rehúyo a tocar todos los temas; nadie ha planteado en la Comisión o se ha presentado alguna iniciativa en el Congreso. Seguramente iría a dictamen de la Comisión.

Guatemala tiene en la Constitución la obligación de proteger la vida desde la concepción; no podría adelantarle qué opiniones podrían haber sobre la despenalización del aborto.

A nivel internacional, algunos países han legislado a favor del matrimonio igualitario. ¿Cree que la sociedad guatemalteca esté preparada para tener una ley que permita la unión entre personas del mismo sexo?

Es otro tema que se ha rehuido en el debate. Yo no podría adelantar qué criterios habrá. Sobre este tema creo que hay una iniciativa de reformas al Código Civil que toca el tema, eventualmente tendría que venir a la Comisión, como seguramente a la de Legislación. Será en ese momento cuando inicie el debate.

En el caso de la pena de muerte, ¿Se podría aplicar en Guatemala?

Guatemala nunca ha eliminado la pena de muerte, lo que está es limitada. Guatemala es parte de la Convención Interamericana de Derechos Humanos, donde se prohíbe ampliar la pena de muerte, pero no está abolida.

La pena de muerte existe para delitos muy graves y, por tanto, si Guatemala aplica la pena de muerte porque está vigente no hay ninguna violación.

En los tribunales se han desarrollado procesos contra militares en situación de retiro, acusados de violaciones a los derechos humanos durante el conflicto armado interno. Como presidente de la Comisión de Derechos Humanos, ¿Qué opina de esos procesos judiciales?

Guatemala está cometiendo una violación grave y sistemática de los derechos humanos. Que haya personas, entre ellas oficiales del Ejército, condenados por delitos que están amnistiados, prescritos o que no existían en el Código Penal, a mi juicio, es una grave violación a los Derechos Humanos.

A mi juicio, están incurriendo en responsabilidad los fiscales y jueces que abren esos procesos o los llevan a cabo en clara violación a una amnistía vigente, que es legítima, y por delitos que no existían, como la desaparición forzada y la tortura. Yo preparé una iniciativa y la presentó la bancada Valor. Debió haberse remitido a la Comisión de Derechos Humanos, porque está enfocada como una violación al sistema.