Falta de consenso entre bancadas hace fracasar intento del oficialismo por aprobar millonario préstamo

Propuesta de millonario préstamo del Ejecutivo no madura en el Congreso y oficialismo no logra pasar el proyecto.

Publicado el
Diputados no logran consenso para aprobar un préstamo millonario propuesto por el Organismo Ejecutivo. (Foto Prensa Libre: Élmer Vargas)
Diputados no logran consenso para aprobar un préstamo millonario propuesto por el Organismo Ejecutivo. (Foto Prensa Libre: Élmer Vargas)

La falta de consensos para lograr los votos de algunas bancadas es la razón por la cual la Junta Directiva del Congreso no logró incluir para esta semana la iniciativa que dispone aprobar un convenio de préstamo por US$500 millones con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF).

Una de las bancadas mayoritarias es la facción de Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), la cual cuenta con el respaldo de 40 parlamentarios y quienes no apoyan el préstamo.

“No lo apoyamos en ninguna de las lecturas. No, no lo vamos a apoyar”, dijo el jefe de la bancada Estuardo Vargas al ser consultado acerca del préstamo.

Según fuentes del Organismo Legislativo, hay otros bloques que han apoyado al oficialismo en otras ocasiones, pero que ahora tampoco respaldan el préstamo, por lo cual no se alcanzan los votos para incluirlo en la agenda.

Esta iniciativa fue presentada al Congreso de la República el 17 de marzo por el Organismo Ejecutivo y ha sido impulsada por el oficialismo y el Ministerio de Finanzas.

“De no aprobarse el miércoles, creo que estaremos en el límite”, manifestó el titular de Finanzas Públicas, Álvaro González Ricci, sin aclarar cuál es la fecha límite que les ha dado el BIRF para decidir sobre el crédito.

Las autoridades han explicado que con el préstamo la tasa anual es de 0.75 %, mientras que los Bonos del Tesoro que se han colocado a la fecha tienen una tasa superior al 5%.

También lea: Crecen las críticas para un superministerio de Ambiente que concentraría casi Q900 millones
 

Las tres sesiones de esta semana serán las últimas del primer periodo ordinario, ya que este finaliza el 15 de mayo y posteriormente los parlamentarios solo llevan a cabo dos sesiones extraordinarias por mes, hasta que se inicia el segundo periodo ordinario, el 1 de agosto.

Según González Ricci, de no aprobarse, se perderían unos Q1 mil 800 millones por “una operación sencilla que solo es cambiar de fuente”.