Fiscalía contra la Corrupción investiga las compras de pruebas para coronavirus

Existen sospechas de que el Ministerio de Salud haya favorecido en las adjudicaciones a la empresa Labymed S.A.

Pruebas de antígeno
El MSPAS empezó a correr pruebas de antígeno ante la falta de PCR disponibles. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La Fiscalía contra la Corrupción tiene en marcha una investigación para determinar si ha habido favoritismos en la adjudicación de pruebas por parte del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

 

Stuardo Campo, jefe de la Fiscalía contra la Corrupción, informó que se inició la investigación de oficio a partir de publicaciones en los medios y actualmente se están requiriendo informes a distintas entidades como parte de las diligencias.

El 24 de agosto, en una citación con autoridades del MSPAS, la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) denunció que el 94.40 por ciento de las compras de antígeno se habían adjudicado a Labymed S.A. por un monto total de Q52.4 millones y a un precio unitario de Q198, pese a que otras empresas habían ofertado costos menores.

La bancada hizo referencia a supuestas anomalías, entre las cuales se mencionó que el 7 de abril Labymed donó un equipo GeneXpert al Hospital Temporal del Parque de la Industria para procesar pruebas PCR. De tal cuenta, los diputados comentaron la posibilidad que el favoritismo en las adjudicaciones fuera un pago de favores.

En una segunda citación con la ministra de salud, Amelia Flores, Contraloría General de Cuentas y Comisión contra la Corrupción el 9 de septiembre, la UNE cuestionó la Guía Nacional para la Realización de Pruebas Diagnósticas para covid-19, que se realizó entre el MSPAS y la Comisión Presidencial contra el Coronavirus (Coprecovid).

Los congresistas adujeron que en dicho documento se sugería a las unidades ejecutoras de salud la marca SD Biosensor, que es la que distribuye Labymed, sin ningún criterio técnico.

Sobre esto, la Fiscalía contra la Corrupción solicitó a la bancada de la UNE que enviara un informe circunstanciado en el que detallara los resultados de la citación del 9 de septiembre y especificara si existían hechos ilícitos que investigar.

“Esto es parte de las diligencias de investigación propias del caso. Los fiscales consideraron realizar el requerimiento del informe respectivo y estamos a la espera de poder recibir la respuesta”, afirmó el fiscal Stuardo Campo.

Asimismo, indicó que se hicieron requerimientos a la Contraloría General de Cuentas para recabar más medios de investigación.

Al respecto, el subcontralor del gasto público, José Ramírez Crespín,  indicó que tienen un equipo que audita los fondos de emergencia. A ellos se les compartieron las probables anomalías que denunciaron los congresistas para que las tomen en cuenta.

Prensa Libre se comunicó con Iñaki Altuna, representante de Labymed, pero dijo que no tenía nada que comentar al respecto.

Descartan otras marcas

La Guía Nacional ha servido como justificación para unidades ejecutoras de salud para descartar ofertas de pruebas de antígeno distintas a la marca que distribuye Labymed.

Por ejemplo, el 24 de septiembre la Dirección de Área de Salud de Alta Verapaz adjudicó 4,400 pruebas a Labymed por Q607 mil 200. El argumento fue que ésta poseía “validación en pacientes sintomáticos” según la Guía Nacional.

En dicho evento Labymed fue la que ofertó más caro. Las empresas Corporativa Farmacéutica S.A., Locress S.A. y Lavsa SA. ofertaron Q602 mil 800, Q554 mil 400 y Q457 mil 600, respectivamente. Las primeras dos fueron descalificadas por no presentar una muestra del insumo ofertado, mientras que a Lavsa no se le adjudicó por el hecho que no estaba referida en la Guía Nacional.

La misma razón expuso el Hospital Regional de Occidente de Quetzaltenango para adjudicar tres eventos por Q186 mil 300 por 1 mil 350 pruebas de antígeno a Labymed. En todos los concursos esta empresa presentó la oferta más alta, pero de nuevo se hizo referencia a la Guía Nacional.

“No recomendamos ninguna marca”

Edwin Asturias, director de la Coprecovid, aseguró que la Guía Nacional no recomienda el uso de ninguna marca en específico.

Asturias explicó que, en la guía que se emitió el 9 de junio, solo se recomendó la estrategia de utilizar pruebas de antígeno para el diagnóstico suplementario en hospitales de la red pública. En dicho documento únicamente se sugirió la estrategia y un flujograma para el diagnóstico nacional de covid-19, afirmó.

Se hace referencia a la prueba SD Biosensor porque era sobre la cual el Hospital Roosevelt y el IGSS habían hecho análisis, pero ahora ya hay más marcas disponibles.

“La validación en el Hospital Roosevelt e IGSS fue realizada con la prueba de Corea, así que esos eran los únicos datos disponibles de su utilidad en una situación real”, dijo Asturias.

LNS realiza estudio

Desde principios de septiembre el Laboratorio Nacional de Salud (LNS) lleva a cabo un estudio para determinar la efectividad de las marcas de pruebas de antígeno que se comercializan en el país. Los resultados estaban previstos para inicios de septiembre, pero se podrían prorrogar entre tres o cuatro semanas más.

César Conde, jefe del LNS, informó que hubo dos factores por los cuales se extendió el plazo. El primero es que se solicitó el acompañamiento técnico de la Organización Panamericana de la Salud y Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades Oficina Regional Centroamericana (CDC-CAR).

“Ellos revisaron el protocolo y nos dieron sus sugerencias para mejorar el estudio en su diseño”, dijo el jefe del LNS.

Por otro lado, dijo que en las últimas semanas han tenido dificultades porque el número de pacientes positivos en los hospitales ha disminuido. Esto implica que no hay suficientes personas con quienes correr las pruebas de antígeno.

La convocatoria al estudio la atendieron seis empresas distintas que comercializan cuatro marcas de pruebas de antígeno. Por cada una, se requieren alrededor de 200 muestras, aunque se solicitaron 300 a cada proveedor para tener una reserva disponible si es necesaria.

La metodología consiste en correr una muestra de antígeno y una PCR a un mismo paciente. Esto se repetirá con 200 de ellos. Dado que la segunda es el “estándar de oro”, los resultados de las de antígeno deberían coincidir. Luego se evaluará el margen de error que presentó cada marca, explicó Conde.

Actualmente se está en fase experimental. Si en las próximas semanas ingresan más personas con coronavirus a los hospitales, los resultados podrían estar antes, dijo el titular del LNS. El estudio se lleva a cabo en los hospitales San Juan de Dios, temporal del Parque de la Industria y el de Villa Nueva.

El MSPAS dijo que el objetivo de determinar la sensibilidad y especificidad de cada marca es ofrecer criterios técnicos a los laboratorios, tanto públicos como privados, para seleccionar su prueba.