Gobierno se contradice en los detalles de la supuesta compra de vacunas de AstraZeneca

El gobierno aseguró hace un mes que se había firmado un contrato con AstraZeneca, pero un mes después se retractan y aseguran estar en fase final de la negociación.

Publicado el
En el centro de vacunación Alida España, en la zona 3, se ofrece la vacuna AstraZeneca, por ahora de lotes donados al país. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
En el centro de vacunación Alida España, en la zona 3, se ofrece la vacuna AstraZeneca, por ahora de lotes donados al país. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Desde hace un mes el presidente Alejandro Giammattei anunció que se había firmado un contrato con la farmacéutica AstraZeneca para la compra de 4 millones de dosis. A la fecha, no hay pruebas de la firma del contrato ni que existan acercamientos con la empresa.

La supuesta compra bilateral de vacunas AstraZeneca parece una remembranza de cómo transcurrieron las negociaciones con la entidad rusa Human Vaccine para el suministro de dosis de Sputnik V.

Información contradictoria, promesas falsas sobre el envío de más vacunas y cambios de discurso son factores en común que caracterizan ambas negociaciones bilaterales.

El pasado 16 de agosto el presidente Alejandro Giammattei dijo que esa mañana se había firmado el contrato. “Ya estamos comprando más vacunas, ya se firmó con AstraZeneca hoy en la mañana cuatro millones de dosis, de las cuales vendrán dos al IGSS, que le permitirá cubrir a un millón de afiliados sin importar la edad”, aseguró.

La información sobre esa supuesta firma es contradictoria. Por una parte, al consultar con la oficina de comunicación del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), se informó que el contrato lo firmó con la exministra Amelia Flores el pasado 1 de septiembre. Pero esta versión es refutada por el mismo gobierno por medio de la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia (SCSP), que informó que la firma aún no se ha concretado.

Al consultar con la jefa de la SCSP, Patricia Letona, los motivos por los cuales el presidente aseguró que se había firmado el contrato, dijo que se trató de un error.

“En su momento le trasladaron información imprecisa y eso dio pie a la declaración previa.  Sin embargo, reiteramos que la compra va en una etapa muy avanzada, en revisión por las partes.  Guatemala tiene garantizado el suministro de vacunas para todo el año, por medio de los distintos mecanismos y donaciones disponibles”, dijo Letona.

Prensa Libre se intentó contactar vía correo con un vocero de AstraZéneca para consultarle si es cierto que el gobierno ha negociado con la empresa la compra de más vacunas, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

Promesa incumplida

El 15 de septiembre Giammattei dijo en una actividad pública que un millón de vacunas vendrían la primera semana de octubre, pero esta promesa no se cumplirá. En el Sistema de Contabilidad Integrada del Ministerio de Finanzas (Minfin) evidencia que no se ha comprometido ningún saldo para la compra de las dosis.

De los Q1 mil 500 millones disponibles para la compra de vacunas y su transporte, el MSPAS solo ha ejecutado Q686 millones 081 mil 901.08. De estos, Q614 millones corresponden al pago que se hizo por las dosis de Sputnik V y el resto son desembolsos al mecanismo Covax y al transporte del fármaco.

La oficina de comunicación del MSPAS no respondió por qué, si el contrato ya se firmó, nose ha siquiera comprometido un saldo. Por su parte, la titular de la SCSP porque las negociaciones no han llegado a la fase de desembolso financiero. “Hay pasos previos que se deben cumplir y se informará oportunamente”, dijo.

Inconsistencias

Marvin Flores, de Acción Ciudadana, ve improbable que esta compra de vacunas AstraZéneca se concrete en el corto plazo. “Es poco viable porque para hacer cualquier compra en la administración pública hay que tener un certificado de disponibilidad de presupuestaria y eso aún lo debe tramitar el MSPAS. Se puede iniciar el proceso de adquisición, pero sin eso no se puede firmar ningún contrato”, dijo Flores.

El entrevistado considera que la información contradictoria sobre las negociaciones bilaterales es parte del descontrol que ha demostrado el gobierno en el manejo de la pandemia. “La propia presidencia dice que no está firmado, pero el MSPAS dice lo contrario. Es contradictorio porque estamos hablando de entidades del gobierno central. Quiere decir que ni ellos están coordinados”, dijo el analista.

El presidente Alejandro Giammattei dijo el 15 de septiembre que se había firmado un contrato de compra con AstraZeneca, pero hasta ahora no hay rastro de la negociación. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Por su parte, Sofía Montenegro, experta en contrataciones pública, considera que Guatemala debe agilizar las compras bilaterales ya que no se puede depender de solo de donaciones. “La actitud del gobierno ha sido esperar donaciones y no agilizar contratos. Ha sido ineficiente en el proceso de negociar con otras farmacéuticas y se ha confiado”, dijo Montenegro.

Lo anterior cobra relevancia en el contexto actual, donde la comunidad médica ha recomendado una tercera dosis para reforzar la inmunización a ciertos grupos vulnerables. Dada la falta de contrataciones, este refuerzo podría aplicarse de manera tardía en el país, explica Montenegro.

Un contrato lesivo

La firma por parte de la exministra de salud Amelia Flores del contrato Sputnik V ha estado rodeado de cuestionamientos por diversos motivos.

En principio, el contrato se reservó en su totalidad y nunca fue divulgado por parte del MSPAS por canales oficiales. El MSPAS se ha negado a informar qué funcionarios asesoraron a Flores en su negociación y el contenido tampoco se compartió con la CGC ni el MP, quienes lo requerían para investigarlo.

Por medio de publicaciones periodísticas se conoció su contenido, el cual evidenciaba que un acuerdo desventajoso para Guatemala ya que no se acordó ningún cronograma de entrega ni se especificaron responsabilidades para el vendedor en caso incumpliera.