¿Guatemala realmente está en condiciones para celebrar un día por la vida y la familia?

El año pasado hubo 60 mil denuncias por violencia contra la mujer y se reportaron 72 mil niñas y adolescentes embarazadas.

Publicado el
La celebración por la vida y la familia coincide con el cumpleaños del presidente Alejandro Giammattei. Fotografía: Prensa Libre.
La celebración por la vida y la familia coincide con el cumpleaños del presidente Alejandro Giammattei. Fotografía: Prensa Libre.

El Congreso de la República dio vida al decreto 9-2022 que aprobó el día por la vida y la familia, ordenando a todas las instituciones de gobierno realizar actividades conmemorativas cada 9 de marzo.

Organizaciones sociales rechazan la conmemoración por considerar que la realidad guatemalteca está alejada del concepto de “vida” y “familia” que contempla el decreto que fue aprobado el pasado 9 de febrero.

Los sectores sociales consideran que no es oportuno celebrar la vida cuando en Guatemala diariamente mueren guatemaltecos a consecuencia de la violencia, por accidentes de tránsito o inclusivo por falta de servicios y medicamentos en la res hospitalaria nacional.

A demás que el concepto de “familia” que contempla el decreto se centra en la familia tradicional y patriarcal, dejando de lado otros cientos de familias que por alguna u otra circunstancia se han visto en la necesidad de separarse.

La falta de oportunidades en Guatemala hace que cada año millones de guatemaltecos opten por la migración, donde los estragos de la pandemia también están dejando fisuras en el seno social guatemalteco.

Pero junto a los factores ya citados, el Osar destaca que en Guatemala el 23% de los hogares están liderados por una mujer, un modelo familiar excluido tras el decreto que aprobó el mes pasado el Congreso de la República tras tener el aval de 91 diputados.

Lo anterior también excluye a otro tipo de familias o relaciones entre personas del mismo sexo, quedando tachados socialmente a criterio de las organizaciones sociales.

El 9 de marzo, fecha decretada para conmemorar la vida y la familia coincide con el cumpleaños del presidente Alejandro Giammattei, quien sancionó la ley respaldo así la decisión de los diputados.

Lejos de la realidad

Observadoras sociales y en materia de Derechos Humanos considerar que el contexto guatemalteco no permite una conmemoración por la vida y la familia, al evaluar las cifras nacionales.

Datos del Ministerio Público (MP) destacan 60 mil denuncias por violencia contra la mujer en 2021, que permitieron 686 órdenes de aprehensión y 410 personas sujetas a proceso penal.

Al hablar de educación sexual y reproductiva el Osar ve grandes retos estatales. El año pasado hubo 72 mil 77 embarazos en niñas y adolescentes, de las cuales 2 mil 41 eran de niñas de 10 a 14 años.

En enero de 2022 se reportaron 6 mil 543 nacimientos de madres niñas y adolescentes, 178 casos nuevamente entre menores de 10 a 14 años de edad, según las estadísticas del Osar.

Política conservadora

Anneliza Tobar, doctora en ciencias sociales e integrante de Familias por la Diversidad, considera que la verdadera intención de fondo de este día es quedar bien con los sectores más conservadores del país, para comenzar a amarrar un respaldo político de cara a las elecciones del 2023.

“Quieren congraciarse con el votante más conservador en pleno año preelectoral, creo que hay que hacer esa lectura de esta iniciativa que sale un año antes de las elecciones, existe un desencanto de la sociedad a la clase política y ahora quieren impulsar acciones de este tipo”.

Este tipo de esfuerzos, a criterio de la experta, buscan frenar todas aquellas iniciativas que busquen legislación a favor de la igualdad en materia de Derechos Humanos para grupos de la diversidad sexual.

Donde la iniciativa 5272, Ley para la Protección de la Vida y la Familia, contempla una prohibición directa al matrimonio igualitario y a la educación sexual integral, por mencionar algunos elementos.

“Esta es una reacción conservadora, un acto preventivo porque se dan cuenta del avance que hay en otros países de Latinoamérica los derechos sexuales y reproductivos, la interrupción voluntaria del embarazo y el reconocimiento del matrimonio igualitario que ya es una realidad en Costa Rica y que la identidad de los transgeneros ya avanzan en México”, señaló Tobar.

Acciones de Estado

Quien tiene una lectura similar es Lindsay Tillit, analista política y organización Alas de Mariposa, quien ve un fondo político en la conmemoración.

“Me parece que es una iniciativa bastante hipócrita que tiene que ver con congraciarse con los sectores religiosos, esta ‘celebración’ no responde a la realidad de país que estamos viviendo los guatemaltecos, la actividad tienen tintes políticos y electorales para congraciarse con la alas más conservadoras”.

Pero la doctora Mirna Montenegro, director del Osar, considera que si se quiere celebrar la vida y la familia, se requieren acciones de Estado que den soluciones a problemas que rodean el entorno social.

“Hemos visto como niñas víctimas de violencia sexual son desterradas de las comunidades porque el agresor fue el abuelo que tiene un alto grado social, se debe de tomar en cuenta que en materia de derechos no se va para atrás sino siempre en avanzada, pero todavía hay prácticas como raptos, robos y obligar a niñas de 12 años unidas con sus violadores”.

¿Egocentrismo presidencial?

El día por la vida y la familia junto a sus principales celebraciones serán el 9 de marzo, fecha que coincide con el nacimiento del presiente Alejandro Giammattei.

Las tres fuentes coinciden que instaurar una celebración en el cumpleaños de un mandatario podría denotar egocentrismo y una postura autoritaria, aunque desconocen si la fecha fue con intencionalidad o no.

Por su parte el diputado Antonio Arenales Forno, presidente de la Comisión de Derechos Humanos, defendió la conmemoración explicando que la misma es un recordatorio de cosas pendientes por hacer, al mismo tiempo que le restó importancia a la coincidencia conmemorativa con el cumpleaños del presidente.

“Yo no tenía ni la menor idea y no tengo objeción en el día que se propuso, no tenía idea y no sé si hubo intencionalidad o no pero tampoco afecta, pudieron haber puesto mi cumpleaños, yo no le veo lo importante”.

Por su parte Comunicación Social de la Presidencia manifestó que la fecha no fue requerida por el Ejecutivo, y señaló que no tiene otros fines como han manifestado algunos movimientos sociales.

“El Gobierno de Guatemala rechaza esos señalamientos infundados.  La iniciativa de la fecha de conmemoración del día de la vida y la familia fue aprobada por el Congreso de la República y el Organismo Ejecutivo, en cumplimiento a su mandato legal, ejecuta las disposiciones emanadas del legislativo, de acuerdo a su competencia administrativa”.

Agenda 9 de marzo

  • Declaratoria de Guatemala como capital pro vida de Iberoamérica
  • Cambiar el nombre del Patio de la Cultura, del Palacio Nacional al de Patio de la Vida.
  • Develación de monumento titulado “Guatemala, luz a las naciones”
  • Cumbre Internacional de Organizaciones Pro Vida.