Pesquisidora recomienda retirar la inmunidad a Pérez Molina

La comisión pesquisidora recomendó este sábado que es necesario retirarle la inmunidad al presidente Otto Pérez Molina para ser investigado por su posible vínculo con la red de defraudación aduanera denominada La Línea.

Diputados alzan la mano para ratificar lo definido en el informe.  (Foto Prensa Libre: Alvaro Interiano)
Diputados alzan la mano para ratificar lo definido en el informe.  (Foto Prensa Libre: Alvaro Interiano)

“Esta comisión considera necesario y recomienda que el presidente, Otto Fernando Pérez Molina, sea puesto a disposición de la justicia común”, leyó el diputado Jorge Mario Barrios Falla, secretario de la pesquisidora.

El análisis de la pesquisidora señala que no se trata de doble persecución y que tampoco es un caso espurio, como alegó Pérez Molina en su informe, por lo cual se recomienda retirar el derecho de inmunidad que goza Pérez Molina y así posibilitar la investigación en su contra.

La pesquisidora hizo su labor en 48 horas, desde el momento en que fue integrada por el pleno legislativo el jueves último, en medio de las protestas multitudinarias que demandaban la renuncia del gobernante.

El informe enfatiza que no trata de señalar culpabilidad ni inocencia. El presidente de la comisión, Mario Linares, afirmó que el trabajo de los pesquisidores fue apegado a la ley.

El trámite a continuación pasa a la Dirección Legislativa, para que el pleno legislativo conozca el informe y vote para retirar o no la inmunidad. Es necesario 105 de 158 votos. Congresistas de la alianza Creo-Unionistas informaron que solicitarán a la Presidencia del Legislativo que convoque a una reunión plenaria el domingo para que el pleno conozca el informe de la pesquisidora y decida.

La diputada Nineth Montenegro declaró: el pueblo está ganando la lucha contra la corrupción.

La noticia causó júbilo en los manifestantes que desde la mañana se congregaron fuera del Congreso y durante la tarde en la Plaza de la Constitución.

La sesión

La comisión citó al presidente para que hoy presentara sus pruebas de descargo, pero optó por no asistir y enviar un informe en el cual explicaba que se trataba de un proceso ilegal porque se hacía doble persecución en su contra por un mismo hecho, al relacionar el antejuicio por el caso La Línea, que promueve el MP y la Cicig, y el del diputado Amílcar Pop, que permanece guardado por falta de votos.

En el documento, Pérez Molina señaló que no se puede perseguir a una persona dos veces por el mismo hecho, y dijo que ya afrontó un antejuicio relacionado con la operación de la banda de defraudación aduanera, el cual fue planteado en su contra por Pop. El trámite de ese antejuicio se encuentra estancado en el Congreso, donde no ha logrado el voto de 105 diputados para que se le retire la inmunidad. Permanece guardado en Dirección Legislativa.

Ratifican señalamiento

Ayer viernes, fiscales del Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) presentaron a la pesquisidora las escuchas telefónicas en las cuales participaría Pérez Molina, y ampliaron el expediente de antejuicio. Vea aquí en PDF el expediente que señala al mandatario

Los fiscales de nuevo reproducieron audios en los cuales se escuchan las referencias al “1”, “mero mero”, y “el dueño de la finca”, además de otras conversaciones donde se hace referencia a “el presidente”.

“Señor presidente de la comisión pesquisidora, el Ministerio Público ratifica en su totalidad los trámites de antejuicio planteados en contra del señor presidente”, dijo tajante y sin titubear el agente de la Fiscalía de Delitos contra la Impunidad José Antonio Morales.

Posterior a ello, presentó una amplia explicación de cómo identificaron la estructura La Línea, de la forma como operaba y cobraba los sobornos, incluso el mecanismo de contabilidad que llevaban para el reparto de dividendos.

De igual forma detalló cómo fue que, a través de las escuchas, lograron hilar la participación en primera instancia de Juan Carlos Monzón, ex secretario privado de la Vicepresidencia, quien se encuentra prófugo. Luego, de la misma ex vicemandataria, Roxana Baldetti, hasta llegar a Pérez Molina.

“Esperamos que tomen una decisión analítica conforme a las pruebas que se les presentó, que aparten el aspecto político, y si su conciencia les dice que hay indicios suficientes, como lo considera la Fiscalía y la Cicig, que
trasladen su informe al pleno para que este le revoque la inmunidad al presidente”, dijo Morales a Prensa Libre, al finalizar la exposición en la Pesquisidora.

Agregó que la investigación continúa y que hay dudas razonables sobre la participación en hechos anómalos, porque “se menciona con claridad algunos ministerios con apellidos de personas que ostentan u ostentaban algún cargo en esas entidades”.

La denuncia también fue ratificada por el investigador legal de la comisión de las Naciones Unidas, Luis Fernando Orozco, quien detalló la forma en que se estructura la red criminal La Línea, la cual estaría encabezada por Baldetti y Pérez Molina.

Comienzo crispado

Antes de la primera reunión de la pesquisidora, Linares, diputado presidente de la pesquisidora, dijo que no había convocado a los integrantes de la pesquisidora por no tener en sus manos el expediente.

En vista de que no eran convocados, los legisladores Celis y Barrios Falla, integrantes de la bancada Libertad Democrática Renovada (Líder), exigieron a Linares apurar la convocatoria para analizar los documentos que sustentan la solicitud de antejuicio que presentaron el MP y la Cicig, y que la Corte Suprema de Justicia dio trámite.

“Ya se tiene mayoría para empezar a trabajar, lo que queremos es que inmediatamente nos diga reunámonos para empezar el trabajo, sin esconder nada”, dijo Barrios Falla.

Celis mencionó que envió una nota al presidente del Congreso, Luis Rabbé, para exponerle los hechos  y exigirle a Linares los convocara para la primera reunión.

Montenegro también trató de comunicarse el pasado 27 de abril con Linares, pero no respondió las llamadas, por lo que envió una queja a la presidencia del Congreso donde expone la falta de compromiso y conducta antijurídica del diputado al debido proceso.

Linares señaló que Montenegro lo había difamado en los medios de comunicación al indicar que él abandonó el pleno, cuando existía un aviso de que no compareció a la sesión por enfermedad. “Lo que pretende la diputada es protagonismo mediático, como es su costumbre, dañando mi honorabilidad”, puntualizó.