¿Por qué una boda de políticos mexicanos en Guatemala causa tanto revuelo?

Carla Humphrey y Santiago Nieto Castillo, funcionarios mexicanos, organizaron su boda en Antigua Guatemala. El evento se tornó polémico y ha causado la renuncia de políticos cercanos a AMLO.

Publicado el
Carla Humphrey y Santiago Nieto Castillo organizaron su boda en Antigua Guatemala luego de una alerta por un supuesto atentado que narcotraficantes preparaban contra funcionarios mexicanos. (Foto Prensa Libre: Twitter Carla Humphrey)
Carla Humphrey y Santiago Nieto Castillo organizaron su boda en Antigua Guatemala luego de una alerta por un supuesto atentado que narcotraficantes preparaban contra funcionarios mexicanos. (Foto Prensa Libre: Twitter Carla Humphrey)

Las repercusiones por una polémica boda de dos políticos mexicanos en Antigua Guatemala continúan, luego del rechazo expresado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Se trata de un evento privado registrado el fin de semana del 6 de noviembre del año en curso, organizado por el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto Castillo, quien contrajo matrimonio con Carla Humphrey, consejera del Instituto Nacional Electoral.

La polémica se desató al revelarse que la secretaria de Turismo Paola Félix había viajado en un vuelo privado hacia Guatemala, situación que contradijo las políticas de austeridad expresadas por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Los medios de comunicación mexicanos criticaron que los políticos organizaran un evento “ostentoso” y alejado del ojo público.

Además del rechazo por haber utilizado un vuelo privado, la prensa mexicana indicó que autoridades guatemaltecas habían localizado una fuerte cantidad de dólares en la aeronave.

El Ministerio Público de Guatemala confirmó que incautaron dinero y señalaron que: “como parte del procedimiento pasa a la Fiscalía de Lavado de Dinero y Extinción de Dominio, para que en un plazo de ocho días la persona acredite la procedencia lícita del mismo, de lo contrario se continúa con el proceso de extinción y se inicia la persecución penal”.

Félix expresó en redes sociales que se encontraba en Guatemala luego de haber viajado en un vuelo privado, pero negó que haya sido detenida o que haya cometido actividades ilícitas.

Sin embargo, puso su puesto a disposición de Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno mexicano, quien aceptó la renuncia.

Sheinbaum expresó que todos los funcionarios deben seguir los lineamientos de austeridad dictados por López Obrador, quien utiliza vuelos comerciales para asistir a sus actividades públicas.

Incluso, el presidente López Obrador se refirió al tema y dijo que el caso era vergonzoso.

“Es un asunto escandaloso, aun cuando se trata de un evento privado, los asuntos públicos en México son cada vez más públicos y se sabe más de los asuntos privados”, dijo el mandatario mexicano en una conferencia de prensa en el Palacio Nacional.

Este martes 9 de noviembre, se conoció que las renuncias por el caso continúan, pues Santiago Nieto Castillo dimitió a su cargo en la Unidad de Inteligencia Financiera para evitar continuar afectando el proyecto.

“Antes de que pudiera afectarse al proyecto, por las críticas derivadas de actos de terceros relacionados con un evento personal y transparente, preferí presentar mi renuncia como titular de la UIF. Mi lealtad es con el presidente López Obrador. Mi amor para Carla Humphrey”, apuntó el funcionario en su mensaje.

¿Por qué el evento se llevó a cabo en Guatemala?

 

La pareja habría elegido llevar a cabo su unión en Antigua Guatemala debido a supuestos indicios de un atentado que integrantes del cartel Jalisco Nueva Generación planeaban contra el titular de la UIF, según medios mexicanos.

Según detallan, un funcionario de Inteligencia mexicana habría alertado de que el cartel planeaba atentados contra funcionarios, entre ellos Santiago Nieto.

López Obrador recomendó a los servidores públicos que “actúen con moderación y con austeridad” y que sigan “el ejemplo” del expresidente Benito Juárez, quien decía que los funcionarios debían “vivir en la justa medianía”.

El presidente mexicano, quien ha hecho de la austeridad y del combate a la corrupción su bandera política, dijo que fue invitado a la boda, pero no fue porque tiene “muchas ocupaciones”.

Según dijo, solo sale “una vez al año” a un restaurante de la Ciudad de México para celebrar el cumpleaños de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller.

*Con información de EFE