Presidente Alejandro Giammattei elige a Consuelo Porras como fiscal general por cuatro años más

La actual jefa del MP seguirá en el cargo por cuatro años más, pese a cuestionada administración.

Publicado el
El presidente Alejandro Giammattei confirmó la continuidad de Consuelo Porras como fiscal general y jefa del MP. (Foto Prensa Libre: Roberto López)
El presidente Alejandro Giammattei confirmó la continuidad de Consuelo Porras como fiscal general y jefa del MP. (Foto Prensa Libre: Roberto López)

María Consuelo Porras Argueta fue elegida este lunes 16 de mayo por el presidente Alejandro Giammattei para seguir en el cargo de fiscal general y jefa del Ministerio Público (MP) por cuatro años más, luego de un proceso señalado de irregularidades e inconsistencias.

El destino de la persecución penal para los próximos cuatro años en Guatemala seguirá en manos de Porras, quien fue electa pese a los señalamientos hechos por el Departamento de Estado de EE. UU. que la incluyó en la Lista Engel de actores corruptos.

La Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia convocó a los medios de comunicación al nombramiento y juramentación del fiscal general y jefe del Ministerio Público en el Palacio Nacional de la Cultura.

Además, Porras integró la nómina final de aspirantes luego de ser incluida a última por la Comisión de Postulación que cumplió una orden de la Corte de Constitucionalidad (CC) para hacerlo.

Porras seguirá en el puesto hasta 2026 pese a haber sido sancionada en septiembre de 2021 por EE. UU., que le removió su visa y la posibilidad de ingresar a su territorio al acusarla públicamente de “obstruir” la justicia en casos de alto impacto en Guatemala.

Una de las acciones que motivó la sanción a Porras fue la destitución el año pasado de Juan Francisco Sandoval, entonces jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci) y considerado como un “campeón anticorrupción” por Washington. Ahora está exiliado en Estados Unidos, tras denunciar amenazas contra su vida.

Sandoval dijo en marzo que su separación del cargo ocurrió tras conocerse que contaba con información “de un posible soborno de empresarios” rusos al presidente Giammattei para operar un puerto sobre el Caribe.

El pasado 13 de abril, la organización internacional Human Rights Watch (HRW) aseguró que el mandato de Porras ha sido “una desgracia para el Estado de Derecho” en el país, una afirmación secundada por sectores de la sociedad civil guatemalteca.

“He tomado la decisión de nombrar a la actual fiscal general, María Consuelo Porras Argueta, para ocupar el cargo de Fiscal General y jefe del Ministerio Público por los próximos cuatro años”, dijo el presidente Giammattei, quien llevó al límete su decisión para elegir al fiscal general.

Durante su intervención Giammattei dijo que Guatemala necesita un fiscal capacitado y con preparación académica y postriormente aseguró que Porras Argueta es una profesional que cumple con todos los requisitos constitucionales y que obtuvo el voto favorable unánime de la Comisión de Postulación que evaluó a los candidatos.

“Esta no ha sido una decisión sencilla tomada a la ligera”, dijo el mandatario, quien agregó que “los señalamientos mediáticos o políticos que puedan existir según nuestra Constitución (…) no tienen ningún valor para despojar a una persona se su capacidad, idoneidad y honradez”, agregó el gobernante.

Defiende su gestión

Durante su discurso de juramentación, Porras defendió su gestión durante los últimos cuatro años al frente de la Fiscalía y que durante ese tiempo “establecimos un MP respetuosos de la ley, imparcial, objetivo e independiente”, velando por el cumplimiento de la ley y los derechos humanos de las víctimas y de las partes procesales.

“Cuatro años después puedo afirmar que hemos afianzado al MP como una institución eminentemente técnica y jurídica, sin ningún tipo de sesgo o ideología política, estrictamente enfocada en el cumplimiento de su mandato constitucional y legal”, señaló Porras.

Asegura que se ha actuado con autonomía e imparcialidad y “sin compromiso de ningún tipo” y reiteró que el camino “no ha sido sencillo”, pero pese a “los constantes ataques de los cuales he sido objeto por parte de algunas personas que buscan una justicia parcializada, queriendo instrumentalizar a la institución en favor de unos y en contra de otros que simplemente huyen de la justicia evadiendo su responsabilidad penal”.

“Jamás toleraré acciones arbitrarias que socaven los derechos de los ciudadanos guatemaltecos. Continuaré firme en mi compromiso de garantizar una justicia objetiva y no selectiva”, dijo en su discurso.

Señalamientos

Sobre que su designación en el cargo se da en medio de señalamientos y oposición, la fiscal dijo que eso es parte de un estado democrático “el poder tener la oportunidad los sectores y las personas de poderse manifestar”.

Respecto al apoyo que el MP recibe de la comunidad internacional dijo que “muchas gracias por todo el apoyo que han sabido brindar, muy agradecidos y siempre estamos para trabajar con todos los sectores nacionales e internacionales que se quiera acercar al MP”.

Porras le restó importancia a la posición de algunos sectores de la comunidad internacional que no respaldan su continuidad en el cargo y dijo que “lo importante es el respaldo que tenemos a nivel nacional”.

Más temprano, durante la presentación del informe sobre sus primeros cuatro años, Porras aseguró que una prioridad de su administración “ha sido la lucha contra la corrupción”.

El Ministerio Público, bajo órdenes de Porras, dispuso en los últimos meses las detenciones de al menos seis juristas que trabajaron en órganos antimafias en Guatemala, acusándolos de irregularidades en sus labores.

Para los acusados, esas detenciones son una “venganza” contra quienes lucharon contra la corrupción. La Fiscalía rechaza esas acusaciones.

Entre los aprehendidos figuran ex miembros de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci) y de una representante de la desaparecida Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) de la ONU, que funcionó entre 2007 y 2019.

Opiniones

Analistas coincidieron en que dejar ese cargo en manos equivocadas podría traer como consecuencia la criminalización, sesgos y confrontación social entre quienes consideren que las investigaciones responden a líneas ideológicas.

Aunque la Comisión de Postulación efectuó una evaluación técnica de los candidatos desde hace varias semanas, Giammattei optó por llevar al límite su decisión, pues el mandato de Porras concluye mañana.

Francisco Quezada, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), había advertido que el mandatario se inclinaría por el candidato con el que pueda trabajar en armonía.

 

“El presidente, como humano que es, se va a inclinar por aquella persona que le represente tranquilidad, con la que se tenga intuición que se podrá trabajar de manera afín, añade.

Restaurar un tejido social fragmentando por la división que ha generado el MP podría ser posible si Giammattei toma la decisión correcta, expresó previo a la designación de Porras Ricardo Méndez Ruiz, de Fundación contra el Terrorismo.

“La luz de la historia de 12 años para acá muestra de forma clara qué se necesita. Hemos visto una gran diferencia entre la gestión de Consuelo Porras y la de Claudia Paz y Paz y Thelma Aldana. Estas últimas vendieron el MP a intereses ajenos a la administración de justicia”, opinó.

A su juicio, el mal manejo que tuvo el MP generó una división social que a la fecha se mantiene, por una serie de ataques jurídicos por razones ideológicas.

“Hubo una persecución penal selectiva que trajo consecuencias graves al país. Una de ellas es una confrontación ideológica y una politización de la justicia terrible. Vemos con Porras un MP independiente que no se inclina por ninguna corriente; tampoco protege ni defiende al Gobierno”, añadió.

Sectores de la sociedad civil temían lo peor ante la decisión del presidente Alejandro Giammattei respecto a la designación del fiscal general.

Eleonora Muralles, de la Asociación Familiares y Amigos contra la Delincuencia y el Secuestro, explicó que la nula elección de cortes y la elección de rector eran una muestra de lo que se esperaba en la designación de fiscal general.

 

“No esperamos nada bueno. Hubo una serie de situaciones dentro de la Comisión de Postulación que entorpeció el proceso. No cabe duda de que hubo ataques contra comisionados, cambios en decanaturas y para cerrar con broche de oro, la CC obligó a incluir a la señora Consuelo Porras”, indicó.

Álvaro Montenegro, de Alianza por las Reformas, señaló que por los últimos pronunciamientos oficiales el mandatario confirmaba la continuidad de Porras.

“Son preocupantes las últimas declaraciones del presidente. Prácticamente se burla de la comunidad internacional y de las acciones de EE. UU.”, añadió.

“Mañana cualquiera de nosotros puede ser acusado por la lengua de alguien y con la lengua de alguien pueden acabar con su vida en la prisión, sin pruebas. Por ponerlo a una lista, yo también voy a hacer la lista del zopilote y vamos a principiar a poner a aquellos enemigos de Guatemala en la lista del zopilote, porque sí, si lo ponen a uno en una lista que no vale nada, por lo menos el zopilote vale algo”, dijo Giammattei.

Con información de Douglas Cuevas y AFP