Congreso aprueba préstamo de US$280 millones

Con una rápida votación de 146 diputados y sin ninguna discusión o razonamiento, el Congreso en forma unánime aprobó un préstamo por US$280 millones —unos Q2 mil 156 millones— con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), para ampliar la ruta de Escuintla a la frontera con El Salvador.

Fachada del Congreso de la República. (Foto Prensa Libre: Archivo)<br _mce_bogus="1"/>
Fachada del Congreso de la República. (Foto Prensa Libre: Archivo)

Ayer, en la primera sesión extraordinaria y sin que estuviera en la agenda del día, una moción abrió la puerta para que todas las bancadas apoyaran “la necesidad” de aprobar de urgencia nacional el nuevo endeudamiento.

Como no sucedía desde el 14 de enero, cuando asistieron 157 legisladores a asumir su curul —porque uno fue asesinado un día antes—, ayer 152 de los 158 diputados acudieron a la plenaria, algo inédito en las 29 plenarias celebradas durante el primer período parlamentario.

La moción para conocer el préstamo e interrumpir la agenda del día fue firmada por las bancadas del Partido Patriota (PP), Compromiso, Renovación y Orden (Creo), Gran Alianza Nacional (Gana), Partido de Avanzada Nacional (PAN), Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Todos, y fue apoyada por 151 de los 152 diputados presentes.

El único que no apoyó fue Manuel Villacorta, del partido Visión con Valores (Viva), que luego de ver aprobada la moción se retiró del pleno.

El proyecto de ley finalmente se aprobó con el voto de 147 diputados. Luis Álvarez, de Encuentro por Guatemala (EG), y Édgar Ajcip, independiente, votaron contra el préstamo.

Apoyo total

Hasta el lunes último, ningún legislador aceptaba tener pleno conocimiento de la intención del PP de someter algún préstamo a votación, pero ayer se afirmó haber discutido en cada bancada el nuevo endeudamiento desde hace varias semanas.

Sin embargo, trascendió que el consenso se alcanzó ayer por la mañana, pese a lo cual, la sesión se atrasó unos 90 minutos.

El préstamo está destinado a la “Rehabilitación de la ruta existente y ampliación a cuatro carriles de la ruta CA-2 Oriente”, tramo que consta de 100.6 kilómetros desde Escuintla a Ciudad Pedro de Alvarado, Jutiapa.

El contrato estipula que los US$280 millones serán para que los ejecute en forma exclusiva la empresa Sigma Constructores, S.A., que ha tenido a su cargo la construcción de esa ruta en distintas fases desde 1991.

La ampliación por tres veces del mismo contrato por excepción con Sigma y sin licitación internacional que aporte transparencia al proceso es parte de las suspicacias que hasta ayer eran manifestadas por algunos legisladores, aunque al final avalaron el endeudamiento.

“No me parece la forma de aprobarlo de urgencia, como se hizo, pero tenemos 15 días de estar al tanto de esta iniciativa y es un tramo carretero importante que lleva más de 10 años de estarse construyendo”, indicó Nineth Montenegro, jefe del bloque EG.

Álvaro González, legislador de Creo, explicó que el problema con Sigma radica en que no se ha podido modificar la Ley de Contrataciones del Estado.

“Se necesita modificar la Ley de Contrataciones y así evitar que se permita ampliar indefinidamente los contratos, como es el caso de la empresa Sigma”, expuso González.

PP defiende proceso

El presidente de la Comisión de Finanzas y diputado oficialista, Gudy Rivera, restó importancia a la falta de discusión de la iniciativa. Al contrario, aseguró que de haber llegado a la sala a su cargo se hubiera buscado firmar el dictaminado favorable de inmediato.

José Fernández Chenal, subjefe del bloque del PP, sostuvo que el consenso casi total demuestra la madurez de las bancadas para aprobar asuntos importantes.

Refirió: “Estamos demostrando madurez política, tanto el partido oficial como la oposición, que cuando nos ponemos de acuerdo podemos lograr cosas buenas para el país”.

Jorge Mario Barrios, de la bancada Libertad Democrática Renovada, dijo que es una “carta de buena voluntad” para el Gobierno y por eso dieron los 45 votos para el préstamo.

“Se hizo un análisis, y cuando ya se tenía claro se decidió que no se puede hundir más al país y de alguna u otra manera hay que dar un paso para ayudar, pero vamos a fiscalizar hacia dónde van esos recursos”, expresó.

Felipe Alejos, del bloque Todos, también defendió el destino del préstamo, por la importancia de la ruta para el desarrollo económico del país, y por eso dieron el voto de los 12 diputados de ese grupo.

“Era una carretera que se venía rezagando desde hace mucho tiempo, donde pasaban hasta siete mil vehículos, y era necesaria la ampliación de la obra. Era urgente para el país y urgente para el comercio”, aseguró Alejos.

Ajcip explicó que el voto contra el préstamo obedece a la ausencia de debate previo y la discusión adecuada sobre el destino de la deuda.

Ampliación de contratos  

La empresa Sigma Constructores, S.A., según registro del portal gubernamental Guatecompras, fue constituida en el país en 1980, y en 1988 fue beneficiada con los contratos 126-88 y 127-88 para la construcción de un tramo carretero de 40 kilómetros en Ipala, Chiquimula, y Moyuta, Jutiapa.

En 1991, Sigma, a través de una licitación internacional, obtuvo el contrato 136-91, para construir el tramo Barberena-acceso Santa Cruz Barillas-Casillas, Santa Rosa, por 36 kilómetros, bajo la Ley de Compras de 1980, que permitía ampliación ilimitada de contratos públicos.

En 1996, el entonces ministro de Comunicaciones, Fritz García-Gallont, amplió los proyectos de Sigma bajo la Ley de Compras antigua y no con las modificaciones hechas en 1992.

García-Gallont extendió el contrato 126-88, que incluyó la carretera del litoral pacífico, así como la ruta de Barberena al empalme con la carretera de Moyuta, Jutiapa.

El 127-88 también se amplió hasta el acceso a San Cristóbal Frontera, y el contrato 136-91 alcanzó Jalapa, Mataquescuintla y San José Pinula.

Bajo el Estado de Calamidad de la red vial del país, el gobierno de Álvaro Arzú adjudicó a Sigma la construcción de la ruta entre la cabecera departamental de Jalapa y Sanarate, El Progreso.

De 1998 al 2011, Sigma recibió alrededor de 20 contratos y ampliaciones para continuar con la reparación y construcción de carreteras en el oriente del país, entre ellas la reparación de rutas dañadas por el paso de la tormenta Ágatha.

Información del Ministerio de Comunicaciones también registra una deuda flotante de Q230.4 millones con Sigma y, según lo publicado en Guatecompras, la empresa ha recibido más de Q2 mil millones en contratos con el Estado.