Q247 millones fue gasto de campañas

Los partidos políticos gastaron Q247 millones 530 mil en la campaña del 2015, según reportes enviados al Tribunal Supremo Electoral (TSE)

A la organización que más caro le salió conseguir votos fue al Partido de Avanzada Nacional (PAN), que debió erogar Q14 millones 631 mil en la campaña, por 151 mil 655 votos obtenidos; es decir, Q96.48 por cada uno.

Expertos creen que el costo real de los votos se paga en favores políticos y con el presupuesto del país, esto último por medio del financiamiento público.

Entre los sufragios más caros se incluyen los de Compromiso, Renovación y Orden (Creo), por Q92.24 cada uno, y Visión con Valores (Viva), Q79.68.

En el caso de las agrupaciones grandes, Libertad Democrática Renovada (Líder) tuvo que invertir Q74.52 por cada uno de los 961 mil sufragios. La Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) se quedó en Q50.28 por voto, de los 967 mil recibidos. El Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) ganó los comicios a un costo de Q4.18 por cada uno, del total de un millón 167 mil que recibió.

Más allá del dinero

“El costo real es lo que se paga después en favores, y por eso no se tiene democracia ni servicios básicos para la población. Lo que se ve con las investigaciones de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala es que las campañas no cuestan lo que se invierte en el proceso electoral, de por sí millonario. Va mucho más allá”, considera Manfredo Marroquín, director de Acción Ciudadana (AC).

Según José Carlos Sanabria, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), los votos se logran por medio de un modelo de financiamiento que él califica de perverso y que genera condiciones para que los partidos no se vean como organizaciones, sino vehículos para esperar el retorno de la inversión en ganancias.

“Las condiciones de estrecha relación con el financiamiento y las prácticas de corrupción dan otros beneficios que los financistas logran obtener al aportar a las campañas. Debilita a los partidos, porque los hace dependientes de los intereses privados”, afirmó el politólogo.

Cambiar mecanismo

Marroquín opinó que las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos pueden ayudar a que cambie el costo de los votos. “Pero también es necesario que haya auditoría severa y que las reformas se implementen como debe ser, y un presupuesto para el TSE que no se regatee”, aclaró.

El año pasado las condiciones políticas fueron atípicas para el proceso electoral, que puso en evidencia la fuerte inversión partidaria que no fue retribuida en votos, analizó Sanabria. Añadió que las campañas que se vieron en años anteriores no funcionaron en el 2015 y el gasto de los partidos también fue menor.

“Los datos e información sobre gastos proselitistas son escasos. Existe financiamiento privado que no se contabiliza. Los partidos gastan mucho más de lo que es reportado al Tribunal”, comentó.

*Por un error de cálculo, en la grafica de arriba se consigna que solo seis partidos políticos recibirán pago por deuda política. En realidad son 13 las agrupaciones que recibirán los fondos estatales. La nota se actualizó con los datos correctos, consignados en la tabla siguiente: