Salmón, camarones jumbo y carpaccio: los banquetes que provee SAAS durante la pandemia

Las compras se hicieron con el presupuesto de la SAAS, una institución que el presidente ofreció disolver durante la campaña aduciendo que representaba altos costos al erario.

Publicado el
La SAAS, a cargo de la seguridad del presidente y la administración de la Casa Presidencial. (foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La SAAS, a cargo de la seguridad del presidente y la administración de la Casa Presidencial. (foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La pandemia golpeó la economía familiar de millones de hogares, pero la crisis no se sintió en Casa Presidencial. En los últimos siete meses el Ejecutivo adquirió más de mil libras de mariscos y carnes rojas a precios que están fuera del alcance de más de la mitad de los guatemaltecos que viven en pobreza.

Entre marzo y septiembre, el Ejecutivo compró 100 libras de camarón jumbo, 47 filetes de salmón, 161 libras de róbalo, 75 libras de camarón normal, ocho paquetes de carpaccio de salmón, entre otros mariscos. Las adjudicaciones las hizo la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la Presidencia (SAAS), una entidad que el presidente Alejandro Giammattei ofreció disolver durante la campaña electoral como un gesto de austeridad.

Estos hallazgos surgen luego de analizar 1 mil 148 facturas por alimentación entre marzo, cuando se presentó el primer caso de coronavirus en Guatemala, y septiembre. Fueron proporcionadas a través de una solicitud de información pública.

La SAAS administra un presupuesto de Q162 millones. De este, Q10 millones 346 mil están destinados para alimentos de personas, de los cuales se ha gastado Q5 millones 071 mil, según consta en el Sistema de Contabilidad Integrada (Sicoin) del Ministerio de Finanzas.

Como parte de las adjudicaciones en este renglón también se han comprado 164.5 libras de puyazo culotte y 200 de lomo de res, a precios por libra de entre Q60 u Q80; 20 libras de jamón serrano, a Q85 cada una, y tres libras de queso azul, a Q106 cada una, entre otros productos alimenticios.

 

Entre los productos más caros se encuentra el carpaccio de salmón de 8 onzas, a Q162.15. También el filete de salmón importado, por el cual se llegó a pagar hasta Q281 a Purple S.A. Las facturas no detallan el peso, sin embargo, Claudia Galicia, representante legal de la empresa, informó que puede ser de 2.50 libras, aunque puede variar.

El precio unitario de un filete equivale al 95 por ciento del gasto que una familia de 4.77 miembros gasta en carne roja durante un mes, según la Canasta Básica Alimentaria del Instituto Nacional de Estadística.

Mientras que el camarón jumbo se ha adquirido desde Q95 hasta Q130 la libra. Y el róbalo entre Q80 y Q97.50 la libra.

SAAS: “Se ha reducido el gasto”

La compra de alimentos es para mantener la dispensa que atiende al presidente, vicepresidente, gabinete de ministros o visitas oficiales que se reciban en el Ejecutivo, informó la Saas. El presupuesto de esta entidad asciende a Q162 millones y de momento se han ejecutado Q118 millones 758 mil 341.28, según el Sicoin.

Al ser cuestionado sobre estas compras, el subsecretario administrativo de la SAAS, Carlos Emilio Morales, justificó que se ha reducido el gasto en todos los rubros con relación a años anteriores.

Específicamente en alimentos, según documentos que compartió, se han gastado hasta agosto Q4 millones 517 mil 407.36, mientras que en la misma temporalidad del año pasado se erogaron Q9 millones 474 mil 940, aseguró.

“En alimentos pueden revisar y verán que la ejecución total que llevamos ahorita no alcanza ni el 50 por ciento de ejecución de compras en alimentos del año pasado ni de los anteriores”, aseguró Morales.

El subsecretario y su equipo comentaron que las adjudicaciones de mariscos se amparan en el mandato legal que tiene la SAASde atender al presidente en su movilización, protocolo y demás aspectos administrativos.

El comedor de la Casa Presidencial. Al fondo, la piscina en el mismo recinto, en el Centro Histórico de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Según Morales, tienen la instrucción de no comprar más de lo indispensable. En ese sentido, la meta que se plantean es no superar la ejecución del 2015, el último año del expresidente Otto Pérez Molina, cuando los casos de corrupción afectaron las actividades normales del Ejecutivo y ello se vio reflejado en la erogación del presupuesto, que ascendió a Q150 millones 599 mil 489.84, la menor que ha habido en los últimos diez años.

Sobre esto, Gabriela Ayerdi, de Acción Ciudadana (AC), explica que varias instituciones del Estado han tenido ahorros en su funcionamiento, no solo la SAAS, pero ello se explica en las restricciones que se impusieron por la pandemia.  De tal cuenta, la duda que queda en el aire es si estos ahorros se mantendrán durante los próximos años, cuando la pandemia esté bajo control y varias actividades se hayan reanudado.

En todo caso, si se han ahorrado recursos, esto no es excusa para invertirlos en alimentos cuyos precios son irrazonables.

“Hay muchos temas que se deben atender en esta pandemia. Es inconcebible que el presidente siga utilizando fondos del Estado para una alimentación premium, totalmente aislada a la realidad nacional”, cuestiona Ayerdi.

Carnes y mariscos

Entre los gastos que reporta SAAS durante el año, destacan los productos de mar y cortes de carne premium.

AlimentoTotal
róbaloQ15,337.78
lomo de resQ14,483.42
CulotteQ11,097.54
salmónQ9,233.48
camarón jumboQ8,200
Gallinas enteras Q5,531
camarón chacalínQ4,262.5
MojarraQ1,820
jamón serranoQ1,700
Carpaccio de salmónQ1,298.60
Lengua de resQ1,060
TilapiaQ951
mejillonesQ440
abulónQ353.40
pescado juilínQ338.90
queso azulQ318
carpaccio de resQ300
chicharrónQ300
Cabeza de pescadoQ251.91
cangrejoQ153
JaibasQ107.28
CaracolQ102.39
almejasQ76.14

Aumenta la pobreza

Los banquetes que se despachan al presidente y su equipo contrastan con el aumento del hambre en los últimos meses en Guatemala. Según un estudio de Unicef, durante la pandemia una de cada cuatro familias suprimió un tiempo de comida al día por carencia de recursos y tres de cada diez personas señalaron que un miembro de su familia come menos debido a la crisis.

En ese contexto los privilegios en el Ejecutivo se mantienen. Según el portal de información pública de la Saas, el presidente Alejandro Giammattei tiene un salario base de Q33 mil 588, dos bonos de Q250 y Q1,250, respectivamente, y Q115 mil en gastos de representación. En total, los ingresos mensuales suman Q150 mil 088 mensuales, el equivalente a $19 mil 300, aproximadamente.

Estos mismos ingresos reportó el antecesor de Giammattei, Jimmy Morales, a BBC Mundo, para una nota de 2017 que reveló que el presidente de Guatemala era el mejor pagado de América Latina.

Se consultó con Francis Masek, secretaria de comunicación social de la presidencia si Giammattei estaría dispuesto a rebajar su salario, pero indicó que esto no se consideraba de momento.

“La reducción de los ingresos del presidente no se plantea, pues se establecieron con anterioridad por la calidad del cargo que desempeña. Sin embargo, la política de austeridad continúa con las instituciones del Organismo Ejecutivo para eliminar gastos superficiales, haciendo más eficiente el gasto”, dijo Masek.

Ofreció desaparecer a la SAAS

Durante la campaña electoral, una de las promesas de Giammattei fue que disolvería a la Saas como un gesto de austeridad, ya que representaba costos altos al presupuesto de la nación.

Edgar Celada, analista en seguridad, considera que esta propuesta es inviable, puesto que la SAAS nace como parte de los Acuerdos de Paz, en los que se planteó la necesidad de una institución civil que protegiera al mandatario. Anteriormente, estas funciones estaban a cargo del Estado Mayor Presidencial, controlado por el Ejército.

En todo caso, si lo que el presidente Giammattei se propone es reducir costos, debiese empezar por evitar la compra de alimentos “selectos”, dijo Celada.

“Este es un gobierno que ha dicho que es austero y que quiere ahorrar, pero estas compras de la SAAS no demuestran austeridad”, afirmó el entrevistado.