Shirley Rivera dice que Guatemala tiene “fuertes convicciones” e “inmenso amor a Dios” al asumir presidencia del Congreso

Shirley Rivera, nueva presidenta del Congreso de la República, en su primer discurso afirma que Guatemala es un país de fuertes convicciones cristianas.

Publicado el
Shirley Rivera da su discurso como nueva presidenta del Congreso de la República. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
Shirley Rivera da su discurso como nueva presidenta del Congreso de la República. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

Luego del discurso de despedida del diputado Allan Rodríguez, este viernes 14 de enero, la nueva Junta Directiva del Congreso de la República fue juramentada y como presidenta la diputada Shirley Rivera, quien también brindó sus discurso e invocó a Dios.

“Invocando el nombre de Dios, el verdadero, el poderoso, el soberano, el creador del cielo y de la tierra, el que nos permitió nacer en esta bendita Nación. Hoy, asumo el honor de presidir este alto organismo”, indicó.

Añadió que haber sido electa presidenta del Congreso de la República constituye una enorme responsabilidad y un gran compromiso “con Dios, con mi patria y con mi familia”.

Dijo que con humildad, gratitud, entereza y sobretodo con mucha fe “me comprometo a desempeñar tan alto cargo con dignidad e integridad, en ese mismo sentir de dignidad e integridad, exhortó a todos los líderes nacionales para que juntos sigamos consolidando la democracia, haciendo que entre nosotros prevalezca la tolerancia y el respeto a los consensos”.

Reconocer a la familia

Afirmó: “Guatemala mi amada Nación, que te amo entrañablemente, contigo me comprometo a no fallarte, a no claudicar a la hora de defenderte, me comprometo a promover una legislación que proteja a las personas y reconozca a la familia como el génesis primario y fundamental de los valores espirituales y morales de la sociedad”.

“Inmenso amor a Dios,

A los guatemaltecos les recordó que todos tenemos capacidades, talentos e inventiva y que “somos pueblo de fuertes convicciones cristianas, con inmenso amor a Dios, cualidades que son fundamentales para seguir construyendo una verdadera Nación, tengan la certeza que me acercaré a la población, tenemos que unirnos para alcanzar el bienestar y desarrollo, escucharé las demandas sociales, atenderé sus peticiones y necesidades y juntos buscaremos las mejores soluciones”.

Dijo que apoyará a las mujeres y será intermediaria para que sean respetadas, valoradas y comprendidas. También que sus capacidades sean reconocidas con la igualdad que merecen.

Aseguró que con la Junta Directiva están comprometidos a promover el diálogo permanente e indispensable, que conduzca al debate de alto nivel, porque creen que es la única vía para lograr el avance legislativo que propicie el desarrollo de los guatemaltecos.

Invitó a todos los diputados que integran la novena legislatura a que este año y el próximo antepongan los intereses de la Nación a los intereses ideológicos, partidarios o personales.

Agregó que hay toda una agenda legislativa pendiente de discutir, aprobar y promulgar y mucho camino por recorrer.

Lea también: Qué se sabe de la fiesta que Allan Rodríguez y otros diputados llevaron a cabo en Casa Larrazábal en plena alza de contagios de covid-19

“Acabar con la huella de desigualdad impulsando normas que generen oportunidades para todos, fortaleciendo nuestro sistema democrático y el estado de derecho. Aprovecho esta ocasión para hacer llamado a los líderes de Gobierno, a los líderes de oposición, al sector empresarial, al sector laboral, al liderazgo religioso, a los medios de comunicación y generadores de opinión, a la comunidad internacional y a toda la sociedad en general para que el paz y el concordia aportemos nuestro mejor esfuerzo para construir una Guatemala mejor”.

Exhortó para que con optimismo veamos hacia arriba y prosigamos. “Guatemala será luz las naciones, esa luz que marcará la ruta por la que muchas otras naciones querrán caminar, el momento de hacer equipo ha llegado, el momento es hoy”.