Ataque de extorsionistas deja un muerto en Tierra Nueva 2

El piloto de un autobús murió la mañana de este lunes en Tierra Nueva 2, Chinautla, en un ataque armado que se presume fue perpetrado por extorsionistas.

Personal del MP recaba evidencias en Tierra Nueva 2, Chinautla, donde el piloto de un autobús murió a balazos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Personal del MP recaba evidencias en Tierra Nueva 2, Chinautla, donde el piloto de un autobús murió a balazos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

El hecho ocurrió en la Manzana F, sector A4, contra Edwin Geovanny Orozco Saucedo, 42 años, quien se dirigía a comenzar labores como conductor de un autobús que cubre la ruta de Tierra Nueva 2 a la colonia la Florida.


Las primeras investigaciones de la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ministerio Público (MP) sugieren que el ataque podría estar relacionado al cobro de extorsión contra comerciantes y transportistas por parte de pandilleros que operan en el sector.

El cobro de las extorsiones contra transportistas se ha incrementado en las últimas semanas, debido a que los pandilleros exigen un pago extraordinario, conocido como bono de Semana Santa.

Los ataques contra pilotos y ayudantes de autobuses urbanos y extraurbanos no se ha detenido, tanto en la capital como en la provincia.

El piloto de autobús ultimado en Tierra Nueva 2, Chinautla, cubría la ruta hacia la Florida. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

El 26 de febrero último, Óscar David Mirón Obispo de 30 años, murió a balazos cuando conducía un autobús de la ruta 40R, en el puente La Brigada, zona 7 de Mixco.

Algunos testigos dijeron a las autoridades que dos hombres que se conducían en una moto le pasaron disparando al piloto del bus. Autoridades creen que el ataque también estuvo relacionado al cobro de extorsionistas.

Pilotos de esa ruta pidieron ayuda a las autoridades, pues aseguraron que ya no pueden pagar más extorsiones a los grupos de pandilleros del sector.

Según investigaciones efectuadas en el 2017, la industria de las extorsiones anuales solo en el transporte urbano alcanza una cifra fluctuante entre Q250 millones y 500 millones.