Guatemala

“Tememos por nuestra seguridad”: guatemalteco relata cómo es la tensa y violenta situación en Perú al quedar varado en medio de protestas

El guatemalteco Darío Lucas vacacionaba en Cusco, Perú, pero ahora se encuentra refugiado en medio del estallido social en el país suramericano que suma siete muertos y cientos de heridos en una semana.

Manifestantes bloquearon la carretera Panamericana el 13 de diciembre exigiendo elecciones anticipadas y la liberación del expresidente peruano Pedro Castillo. (Foto Prensa Libre: AFP)

Manifestantes bloquearon la carretera Panamericana el 13 de diciembre exigiendo elecciones anticipadas y la liberación del expresidente peruano Pedro Castillo. (Foto Prensa Libre: AFP)

Lo que más escasea son los alimentos y salir a la calle a buscarlos representa un gran riesgo. Así describe el guatemalteco Darío Lucas el panorama que enfrenta al estar en Perú, donde quedó atrapado debido a las protestas que sacuden al país y en el que recién se declaró estado de emergencia.

Las manifestaciones se tornaron violentas y escalaron a hechos vandálicos. Se han tomado las carreteras y los caminos con barricadas armadas con piedras y llantas incendiadas.

Aunque hay contingentes de policías desplegados en Cusco, una de las regiones de mayor agitación, donde precisamente Lucas y su pareja se encontraban cuando inició la revuelta, estos “no se dan a basto”, explicó en una entrevista telefónica a Prensa Libre y Guatevisión.

“No sabemos cuándo vamos a poder salir de aquí”, indicó ante la angustia de lo que parece ser una batalla campal en las calles cercanas al hotel en donde se encuentran refugiados junto a otros turistas extranjeros provenientes de Colombia, El Salvador, Belice y los Estados Unidos.

“Nosotros vinimos a Lima e hicimos varios recorridos turísticos y nuestra última parada fue en Cusco. Cuando salimos de Lima ya habían iniciado las protestas, pero todo parecía relativamente tranquilo”, dijo Lucas.

Sin embargo, a partir del lunes 12 de diciembre por la noche las manifestaciones se tornaron “bastante violentas”.  “Querían tomar el aeropuerto lanzando piedras y tratando de destruir las puertas de ingreso”, recordó.

En ese momento, unas 200 personas que esperaban en el aeropuerto quedaron retenidas, pero ante la cancelación de vuelos y los cierres de las terminales aéreas se vieron obligados a salir y buscar un sitio para instalarse, pese al riesgo.

Lea también: Video: el momento en que un hombre dispara durante una discusión con un piloto de un autobús en San José Pinula

Manifestaciones terminan en violencia

Aunque el frío en Cusco es persistente, con temperaturas entre los 8 y 9 grados, las protestas han continuado, según Lucas.

“Estamos como a diez cuadras del Centro Histórico -de Cusco- y se escuchan las manifestaciones que ayer (martes 13 de diciembre) empeoraron porque ahora las calles están bloqueadas y hay vidrios de botellas quebradas esparcidos para pinchar los neumáticos”.

Conseguir con qué alimentarse es el principal desafío, pues según Lucas, el hotel ya no puede cubrir esa necesidad. La última vez que intentaron salir encontraron un negocio abierto y les vendieron una pizza, pero de momento a otro la protesta se reactivó, cerraron el lugar y tuvieron que marcharse.

Hay policía en muchas partes, pero es evidente que no se dan a basto. Sí tememos por nuestra seguridad y es por eso que decidimos no salir y si lo hemos hecho es por cuestiones muy necesarias como buscar comida”, relató.

Numerosas carreteras permanecían el miércoles bloqueadas en 14 de las 24 regiones del país, según la policía. (Foto Prensa Libre: AFP)

Guatemaltecos varados en Perú

Hasta ahora se conoce que hay 16 turistas guatemaltecos varados en Cusco, confirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores este 14 de diciembre, que precisó además que debido al cierre de los aeropuertos el grupo no ha conseguido salir de Perú y retornar al país.

La Embajada de Guatemala contactó a los 324 connacionales registrados como residentes en el país suramericano y se determinó que “hasta ahora, todos se encuentran bien”.

Las protestas se intensificaron y se intentó irrumpir en varios aeropuertos por lo que suspendieron las operaciones. El aeropuerto del Cusco denunció amenazas y requirió mayor presencia policial. (Foto Prensa Libre: cortesía Darío Luca)

Aunque perdieron su vuelo de regreso, Lucas ya está en contacto con la Embajada de Guatemala en Perú. La entidad diplomática les requirió sus pasaportes y boletos para evaluar de qué manera los pueden apoyar por la emergencia.

En tanto, según el guatemalteco en las calles sigue el conflicto y la inestabilidad. Una noche antes, describió que los inconformes intentaron sabotear las antenas de comunicación de televisión y de radio.

 

“Es notorio que hay una manifestación pacífica y que existen otros grupos que están delinquiendo, que además atentan contra lugareños y extranjeros”, describió. “No hay fecha de apertura del aeropuerto en Cusco y según los lugareños estas manifestaciones apenas inician”, añadió.

Claves para entender lo qué ocurre en Perú

Las manifestaciones y algunas protestas violentas han dejado hasta este miércoles al menos siete muertos y 200 heridos.

Para entender el origen del estallido social, hay que comenzar recordando que el Congreso peruano destituyó la semana pasada al expresidente Pedro Castillo por querer disolver el Parlamento e instaurar un gobierno de excepción.

Tras el autogolpe fallido, se designó a Dina Boluarte como presidenta de la nación, pero lejos de calmar los ánimos surgió una nueva ola de reclamos.

Las protestas continúan en Lima, la capital de Perú, pero también también se hallan agitadas al sur, donde está la turística Cusco, Arequipa, Puno, y Apurímac, cuna de Boluarte.

La crisis regresó a las calles tras el anuncio de la nueva presidenta peruana Dina Boluarte de su intención de presentar un proyecto de ley al parlamento para adelantar las elecciones generales previstas de abril de 2026 a abril de 2024. (Foto Prensa Libre: AFP)

La figura de Castillo es trascendental ya que posterior a su destitución y detención el miércoles pasado, ahora los peruanos exigen su liberación.

Debido a los enfrentamientos, cierre de aeropuertos y bloqueos de las principales vías de acceso, el gobierno de Boluarte declaró este miércoles el estado de emergencia nacional en Perú y propuso adelantar las elecciones a 2023.

Un partidario del expresidente Castillo recibe asistencia después de que estallaron enfrentamientos con la policía antidisturbios. (Foto Prensa Libre: AFP)

“Legalmente los tiempos calzarían para abril del 2024, sin embargo haciendo reajustes ayer, conversando, estos se pueden adelantar a diciembre del 2023”, dijo el miércoles Boluarte a la prensa.

El Congreso se reunirá en pleno este jueves para debatir la propuesta de ir a las urnas a fines del año próximo.