Caso Belice: renuncia canciller Arzú en 1991

El 21 de septiembre de 1991 fue noticia la renuncia del entonces canciller Álvaro Arzú durante el gobierno de Jorge Serrano Elías, tras una polémica sobre el reconocimiento de la independencia de Belice.

Titular de Prensa Libre del 22/09/1981. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 22/09/1981. (Foto: Hemeroteca PL)

El ministro Arzú indicó que “antes de violar la Constitución de la República y poner en peligro a mi país, prefiero dejar la cancillería” al anunciar su renuncia irrevocable al cargo como ministro de Relaciones Exteriores, durante una conferencia de prensa.

Dijo el canciller que su renuncia entraría en vigencia al día siguiente, aunque su decisión ya la hizo desde el día anterior del conocimiento del presidente Serrano, quien la aceptó.

Cuando se le preguntó acerca de los motivos de su dimisión al cargo, respondió que algunos sectores del Congreso por intereses políticos lo conminaron a una violación a la Constitución de la República, al pretender una interpelación acerca de asuntos diplomáticos, aun cuando la Carta Magna en su artículo 166 no permite ese tipo de interrogatorios.

Añadió que las preguntas formuladas por algunos diputados eran de tipo diplomático, por lo tanto no tenía por qué atenderlas ni responderlas, de acuerdo al mandato constitucional.

En conferencia de prensa el canciller Álvaro Arzú anunció su renuncia al cargo el 21 de septiembre de 1991. (Foto: Hemeroteca PL)
Caso Belice

Se le hizo un comentario acerca de algunas preguntas relacionadas con asuntos diplomáticos, en el caso Belice, que ya han concluido y no están pendientes, que es la protección constitucional, y dijo que a su criterio no es así, pues la negociación de ese territorio constituye un todo, por lo tanto no se puede hacer separación de preguntas, y de cuáles puede o no responder.

“Así como en una ocasión no acepté la alcaldía en un gobierno de facto, porque violaba la Constitución, así tampoco estoy dispuesto a violarla ahora con esa interpelación”, dijo.

También se le consultó si la decisión era personal o había sido consultada con el partido al que pertenecía, el PAN, a lo cual respondió que esa fue resolución en conjunto con los miembros de esa institución política.

Circuló un comentario acerca de posibles divergencias con Serrano en el tema de Belice, a lo que añadió Arzú que sí hubo diferencias en cuanto al criterio para tratar ese asunto, pues en lo personal nunca compartió la forma como se manejó el tema.

Antecedentes

Acerca de la renuncia de Arzú, en días anteriores se suscitaron situaciones adversas al canciller, especialmente por el interés de tres bancadas, UCN, DC y PR, para interpelarlo en torno al problema de Belice.

El origen de todo fue a principios de este mes, pues antes del 9 de septiembre el presidente Serrano anunció su decisión de reconocer a Belice como un estado independiente. A partir de esa declaración se originaron los problemas, tanto para Serrano como para la Cancillería.

El 9 de septiembre, Radio Belice transmitió un mensaje en el cual expresaba que el mandatario guatemalteco sería invitado a las celebraciones de la independencia de Belice y recibido como un héroe. Previo a esas declaraciones, y casi coincidiendo con la declaratoria de Belice como un estado independiente, por parte de Serrano, Gran Bretaña ofreció una compensación de más de Q180 millones para construcción de caminos de comunicación entre Guatemala y esa ex colonia inglesa, especialmente para la construcción de la carretera Puerto Modesto Méndez – Izabal – Poptún, Petén.

Ese mismo día Serrano anunciaba su viaje a Belice a “celebrar con el primer ministro, George Price, la independencia de ese territorio”. Al ser consultado, Arzú declaró que ignoraba todo lo relacionado con ese viaje.

El 10 de septiembre, el secretario de Relaciones Públicas de la Presidencia, Gonzalo Asturias, anuncia que Serrano firmaría importantes tratados con las autoridades beliceñas, durante su viaje, previsto para entre el 19 y 21 del mismo mes.

El 11 de septiembre, Serrano anuncia que Guatemala no renuncia a sus derechos sobre territorio beliceño. Ese mismo día diversos sectores políticos se pronuncian en contra del anunciado viaje, inclusive el PR pide la renuncia del mandatario. Esa iniciativa causa revuelo, pero no prospera.

El diputado Edmond Multet, de la UCN, dice que Belice ya es independiente, en tanto que su ex compañero de bancada, Oliverio García Rodas, expresa que Serrano no debe viajar a negociar a Belice, sino que son los beliceños quienes deben venir al territorio guatemalteco.

Con fecha 12 de septiembre circulaba el primer rumor de renuncia de Arzú como ministro de Relaciones Exteriores; de inmediato esto es desmentido por Asturias, quien dice que el canciller contaba con todo el apoyo de Jorge Serrano.

El 14 de septiembre se complica la situación del caso Belice, pues, según analistas políticos, el canciller Arzú obligó a Serrano a cancelar su anunciado viaje a Belice. De acuerdo a las declaraciones del funcionario, hubo un cambio en el programa de negociaciones de solución al problema, y amenazó con que el PAN se retiraría del cogobierno si en caso Serrano insistía en el viaje a Belice.  Serrano y Arzú discutieron lo relacionado con el programa de negociaciones, al final ganó el canciller y el mandatario canceló en definitiva su viaje.

16 de septiembre: llega a Guatemala el canciller Said Musa, quien sostuvo pláticas con Arzú acerca del territorio beliceño. Ese mismo día, el diputado Mulet dijo que el PAN actuó irresponsablemente al amenazar con su retiro del cogobierno si Serrano viajaba a Belice.

El viaje de Serrano a Belice fue una de las razones por las que Arzú presentó su renuncia al Ministerio de Relaciones Exteriores ya que no estaba de acuerdo en el manejo del caso del diferendo territorial. (Foto: Hemeroteca PL)
Interpelación a Arzú

El 18 de septiembre, el diputado independiente Jorge Eduardo García-Salas presentó una iniciativa para interpelar al canciller Arzú. Esta moción fue secundada por otras organizaciones, especialmente la DC, la UCN y el PR, este último representado solo por Obdulio Chinchilla Vega, quien decide unirse a la iniciativa como ponente. Esa iniciativa fue adversada por el MAS, PAN, FRG y otras bancadas.

El 19 de septiembre Arzú envía una nota al Congreso, en la cual expresa que no se presentará al pleno porque no se prestará a una violación a la Constitución. Eso ocasionó polémica en el hemiciclo parlamentario, al extremo de que hubo insultos personales entre varios diputados.

El 20 de septiembre, varios diputados, especialmente de la UCN, amenazaron con darle un voto de falta de confianza, y con ello el pasaporte para su destitución, al canciller Arzú, si en caso insistía en no presentarse al Congreso.

El 21 de septiembre a las 13.30 horas, Arzú anunció públicamente su renuncia.