Así se fabrican las tradicionales pilas, parte del hogar

Éstas constituyen un elemento esencial en muchas viviendas guatemaltecas. Desde la antigüedad las pilas forman parte importante en muchas viviendas. 

Archivado en:

hogarpilas

En épocas pasadas, aún a principios del siglo XX, se construían grandes depósitos de agua con varios lavaderos cerca de la cocina o en lugares públicos, como todavía las hay en la provincia del país.


Con el tiempo, las casas se fueron construyendo en espacios más pequeños y, en consecuencia, las pilas redujeron también su tamaño hasta como las que se conocen en la actualidad, de uno y dos lavaderos.
Con el molde se pueden fabricar decenas de pilas a lo largo de cinco an?os. E?stas llevan una estructura de hierro, arena de ri?o, arena blanca, y cemento. (Foto: Hemeroteca PL)

Todavía se fabrican artesanalmente. El proceso es bastante sencillo. La forma se basa en un molde de concreto que es llenado de cemento; se deja secar y al siguiente día se hacen los acabados y limpian las asperezas. Las pintan de vistosos colores como el rojo, amarillo, azul, verde y el algunos casos morado. Según Rigoberto Culajay, de la fábrica La Bendición, esos son los tonos que prefiere la gente.
El molde esta? compuesto por 27 piezas. El encargado de hacerlo es Carlos Sol. Lleva una so?lida estructura de hierro y una mezcla de cemento, arena y grasa. (Foto: Hemeroteca PL)

En el proceso utilizan hierro, arena de río, arena blanca, y cemento. Ellos producen ocho pilas diarias, su mercado es en el área de San José y Santa Catarina Pinula y Fraijanes. En este sector se desarrollan en la actualidad muchos proyectos habitacionales que requieren del producto.

Tienen un periodo de vida de cinco o seis años, al igual que los moldes. Cada uno de éstos está formado por 27 piezas que lleva una sólida estructura de hierro dentro y una mezcla de cemento, arena de río, grasa y aceite para carro. El encargado de hacerlo se llama Carlos Sol.

Despue?s de que se han secado, se quitan las asperezas y se pintan. (Foto: Hemeroteca PL)

Además, de las tradicionales pilas de cemento, la marca Talishte fabrica de plástico, que son más livianas y fáciles de transportar, resistentes al impacto y a la luz solar. Una de dos lavaderos pesa 65 libras, y las de uno, 59. El tiempo y la gente dirá cual de las dos opciones se queda en casa.