Los amores de Don Jorge Ubico

Cuentan que la relacio?n entre Jorge Ubico y don?a Marta Lainfiesta, mucho menor que e?l, fue especial. Se caso? muy enamorado con ella.

Publicado el
Jorge Ubico Castañeda, presidente de Guatemala (1931-1944). (Foto: Álbum de familia Altolaguirre)
Jorge Ubico Castañeda, presidente de Guatemala (1931-1944). (Foto: Álbum de familia Altolaguirre)

Pero no todo fue color de rosa. La tragedia matrimonial obedecio? a la imposibilidad de tener hijos. Al parecer, don Jorge tuvo un accidente a caballo cuando era joven, antes de casarse con don?a Marta, lesiona?ndose un testi?culo lo cual lo dejo? este?ril.

Aunque muy poco se sabe de su vida privada, es claro que no vivi?a con su esposa. Mientras a ella la teni?a en su residencia en la 14 calle, e?l vivi?a acompan?ado de un amigo personal en casa presidencial.

Era muy enamorado, conquistador y celoso hasta el cansancio. Y esos amores fueron un dolor de cabeza para su esposa. Eso si?, nunca se le vio? pu?blicamente con alguna amante, pero el pueblo se enteraba por los rumores que circulaban.

Una hermosa rubia de ojos azules, llamada Marta, a quien se llevo? a los 18 an?os, encabezo? la lista roma?ntica de don Jorge. Luego vino don?a Blanca, una mujer alta, de piel blanca y cabello muy negro. Muy bonita tambie?n. Despue?s fue Amanda.

Jorge Ubico practicando ciclismo en 1896. (Foto: Hemeroteca PL)
No cualquiera teni?a el privilegio de las galanteri?as del Presidente. Aunque tambie?n algunas mujeres de la alta sociedad intentaron seducirlo, lo cual nunca acepto? por considerarlo obsceno.

Sus conquistas, sin embargo, encontraron un freno con una mujer de Oriente de 16 an?os, llamada Ana Mari?a. Baja de estatura, pero con las mejores piernas de Guatemala, que soli?a pasear por la sexta avenida vistiendo sus mejores galas, a sabiendas que la muchachada de la e?poca suspiraba por ella.

Doña Marta Lainfiesta Dorión, esposa del general Ubico. (Foto: Álbum de familia Altolaguirre)
Cuentan que don Jorge la conocio? en una de sus giras de trabajo. De inmediato ordeno? a sus emisarios viajar al lugar para decirle a los padres de la muchacha que al Presidente le gustaba su hija, y que habi?a una casa en la capital para que se trasladara toda la familia.

Fue su preferida, al grado que aprovecha?ndose de las circunstancias, y una vez retirado de la Presidencia, Ana Mari?a le surigio? divorciarse de don?a Marta, lo cual rechazo? rotundamente, aduciendo que el matrimonio era una sola vez y para siempre.