El Nazareno y los niños devotos marcan el inicio de la Semana Santa

Litúrgicamente la Semana Santa empieza el Domingo de Ramos, pero en Guatemala, con sus tradiciones enraizadas en el corazón, las procesiones del Sábado anterior marcan el inicio de esta época especial.

Jesús del Consuelo procesiona el sábado anterior al domingo de Ramos. (Foto: Hemeroteca PL)
Jesús del Consuelo procesiona el sábado anterior al domingo de Ramos. (Foto: Hemeroteca PL)

Este año 2020 quedará para la historia de la Semana Santa en Guatemala ya que ante la epidemia del coronavirus, el gobierno prohibió las manifestaciones y concentraciones públicas, entre ellas las tradicionales procesiones, las cuales nunca habían sido prohibidas al menos desde finales del siglo XIX.

Jesús del Consuelo, del templo de la Recolección, abre la serie de cortejos procesionales e inició como un cortejo humilde de barrio hasta convertirse en una de las procesiones más majestuosas.

En un ensamble entre la banda de filarmónicos y el coro de la hermandad se escuchan las notas de “Jesús del Consuelo” marcha fúnebre compuesta por el religioso franciscano Fray Miguel Murcia; esta composición fue dedicada a la imagen del Nazareno Recoleto en 1956. La marcha posee letra, obra de don Mario Sandoval Figueroa, uno de los fundadores de este matutino y publicada en 1961.

El conjunto escultórico que sale en procesión el sábado anterior a Ramos del Templo La Recolección. Está conformado por Jesús del Consuelo, Virgen de Dolores, San Juan y Santa María Magdalena. (Foto Prensa Libre: Néstor Galicia)

La imagen de Jesús del Consuelo es atribuida a Juan Ganuza, escultor de la segunda mitad del siglo XIX, es una talla enmarcada en el estilo neoclásico, donde presenta una gran naturalidad y serenidad, rasgos propios de la época. Su apariencia actual se debe a las restauraciones que le hiceran el escultor Julio Dubois luego de los terremotos de 1917-18 y posteriormente por el escultor Huberto Solís Soberanis.

Jesús del Consuelo en la portada de Prensa Libre del 29 de marzo de 1961, en esa época salía el día Martes Santo por la tarde. (Foto: Hemeroteca PL)
Fue consagrado en 1956 por Mons. Fray Celestino Fernández siendo la tercera imagen nazarena consagrada en Guatemala. Su procesión se ha realizado los días domingo de ramos, martes santo, hasta que a finales de los años sesenta se instituye el sábado anterior a ramos. Le acompañan en su procesión la Santísima Virgen de Dolores, San Juan Evangelista y Santa María Magdalena.

El padre Murcia

Fray Miguel Ángel Murcia Muñoz nació en Murcia, España el 21 de diciembre de 1908, siendo ya fraile y sacerdote de la orden franciscana viene a ocupar el cargo de párroco de La Recolección en 1952 donde realiza múltiples obras sociales y en beneficio de la iglesia católica. Fundó las Hermandades del Templo de la Recolección, el Liceo San Antonio; fue el principal promotor de la beatificación del Hermano Pedro, la restauración de la Iglesia de San Francisco el grande en Antigua Guatemala.

Salida de la procesión de Jesús del Consuelo el sábado anterior a ramos de 1969. Foto: Hemeroteca PL
Su actividad no se limitaba a su ministerio sacerdotal, compuso las marchas fúnebres oficiales de las imagenes de pasión de La Recolección mismas que siguen interpretándose hoy en día. Falleció en la capital el 26 de enero de 1992 siendo enterrado a los pies de las imagenes que tanto quiso en vida.

Devoto del nazareno

Don Mario Sandoval Figueroa, además de ser uno de los fundadores de Prensa Libre y destacado periodista en Guatemala, fue un gran devoto del Nazareno recoleto, dedicándole la letra a su marcha oficial compuesta por el padre Murcia, la letra fue publicada en la edición del 29 de marzo de 1961.

 

Marcha fúnebre “Jesús del Consuelo”. (Video: tomado de Youtube)

El Nazareno de los niños

En este día también tiene lugar la tradicional procesión del Niño Jesús Nazareno de la Demanda que sale de la Parroquia de Nuestra Señora de la Merced, sale acompañado de una imagen de la Virgen Niña en su advocación de Dolores.

Estandarte del Niño de la Demanda, pintado por el artista Luis Alberto de León. (Foto: Hemeroteca PL)

Niños vestidos con túnicas moradas y paletinas negras, a usanza de los cucuruchos de Viernes Santo y las niñas devotas con vestido y madrileñas blancas forman valla a las pequeñas imágenes y aseguran para muchos años más la continuidad de las procesiones. Son un semillero que guardará la tradición para futuras generaciones.

El Niño de la Demanda mide apenas 55 cms. y está totalmente tallado y encarnado. (Foto: Hemeroteca PL)

El Niño de la Demanda es una escultura barroca que puede tener su origen en el siglo XVIII debe su nombre a que era utilizada por la Cofradía Penitencial de Jesús de La Merced para demandar ofrendas, es decir visitaba casas de los devotos quienes daban una ofrenda para sufragar los gastos de la Cofradía.

La procesión del Niño de la Demanda en la edición de Prensa Libre del 8 de abril de 1963. (Foto: Hemeroteca PL)

Ya en la Nueva Guatemala de la Asunción, la imagen era utilizada para el rezo del Víacrucis y en 1955 el devoto Julio Farfán junto a familiares y amigos organiza la primera procesión infantil con la imagen del Niño Nazareno. Desde entonces la procesión ha formado a generaciones de cucuruchos quienes recuerdan con cariño sus inicios en las procesiones.

Procesión infantil de La Merced, publicado en Prensa Libre el 20 de marzo de 1967. (Foto: Hemeroteca PL)

La procesión tiene toda la parafernalia de un cortejo de adultos; lanzas, estandartes y guiones son portados por los pequeños cucuruchos que acompañan el cortejo durante casi siete horas.

Pequeñas devotas vestidas de blanco llevan en hombros a la Virgen Niña de los Dolores de la Parroquia La Merced. (Foto Prensa Libre: Néstor Galicia)

Junto al Niño Nazareno procesiona la Virgen Niña de los Dolores, imagen que se realizó en España y se estrenó en la procesión del año 2019.

Contenido relacionado

Así lucieron las procesiones del Sábado de Ramos 2019 en la capital

Cuáles son las procesiones e imágenes más antiguas de Guatemala

Cómo eran las procesiones en Guatemala en la década de 1930 y 1940