A pocas horas de morir: cancelan la eutanasia a la colombiana Martha Sepúlveda

La muerte asistida de Martha Sepúlveda estaba programada para este domingo a las 7 de la mañana.

Publicado el
Martha Sepúlveda celebró en enero sus 51 años de vida.
Martha Sepúlveda celebró en enero sus 51 años de vida.

El Comité Científico Interdisciplinario para el Derecho a Morir con Dignidad en Colombia emitió un comunicado a pocas horas de hacerse efectiva la eutanasia a favor de Martha Sepúlveda, quien padece de esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

En Colombia se despenalizó esta práctica  en 1997 para asistir la muerte de una persona con una enfermedad terminal, “que padecen de un intenso sufrimiento físico o psíquico que provenga de una lesión o de una enfermedad grave o incurable”.

Aunque Sepúlveda tenía ELA y sabía que terminaría sus días postrada en una cama sin poder mover ninguno de sus músculos, su muerte era motivo de discusión ya que no se encontraba en estado terminal y aún podía moverse.

Cuatro meses después que la Corte Constitucional haya ampliado el derecho a la muerte digna a pacientes no terminales y le haya otorgado este beneficio a Sepúlveda, a menos de 24 horas de hacerse efectiva la eutanasia, el Instituto Colombiano del Dolor le negó este derecho,

Sepúlveda, quien tiene 51 años, tenía programada su eutanasia para el domingo 10 de octubre a las siete de la mañana, este comité declaró “se revisó y analizó de nuevo de forma amplia y suficiente la solicitud” por lo que “se define que no se cumple con el criterio de terminalidad como se había considerado en el primer comité”.

 

En medios colombianos se cosignó que Sepúlveda esta lista para morir y que, incluso, había apagado su teléfono.

Según contó su abogada, Camila Jaramillo Salazar a los medios colombianos antes de conocer la resolución del IPS y luego de ver cómo se llevaban a cabo eventos religiosos para que ella considerara su decisión: “Martha no tiene ni idea de lo que han dicho los curas, entonces en realidad es como si el mundo estuviera explotando afuera y ella no tiene ni idea de lo que está pasando. Si el celular de Martha estuviera disponible, ella no tendría vida, pero hemos sido muy cuidadosos de que ella está en su mundo, resguardada ya y que nadie interfiera con su paz y su tranquilidad”, contó.