Atacante de Nueva York: Estoy satisfecho de lo que hice

El uzbeko que mató a ocho personas en Nueva York tras embestir a peatones y ciclistas con una camioneta reivindicó el atentado en nombre del grupo Estado Islámico y dijo a investigadores que estaba “satisfecho” de lo que hizo.

Vehículo rentado con que uzbeko perpetró el atropellamiento en Nueva York. (Foto Prensa Libre: EFE)
Vehículo rentado con que uzbeko perpetró el atropellamiento en Nueva York. (Foto Prensa Libre: EFE)

La policía federal reveló detalles de sus interrogatorios a Sayfullo Saipov, de 29 años, en el lecho del hospital donde fue internado tras recibir un disparo de un policía luego del ataque.


Saipov habría reconocido que comenzó a planificar el atentado “hace cerca de un año”, antes de decidir hace dos meses que utilizaría una gran camioneta para “causar el máximo de víctimas”, según la acusación de la fiscalía, que presentó cargos de terrorismo en su contra.

El atacante fue dado de alta, presentado ante un juez en una silla de ruedas y luego trasladado a una prisión, dijo un portavoz de la fiscalía a la AFP.


En su bolso y en la camioneta, las autoridades hallaron múltiples cuchillos, propaganda del EI y en sus celulares unos 90 videos con combatientes del EI arrollando prisioneros con un tanque o decapitándolos, precisó.

Un máximo de víctimas 

Saipov habría también precisado a los agentes que alquiló otra camioneta el 22 de octubre para entrenarse, y habría elegido el día de Halloween “para estar seguro de que habría mucha gente en las calles”, según la fiscalía.

Habría pedido desplegar la bandera negra del EI en su habitación de hospital y dijo a los investigadores estar “satisfecho de lo que hizo”.

Los fiscales acusan a Saipov de dos cargos: suministrar apoyo material y recursos a una organización extranjera designada como terrorista, y violencia y destrucción de un vehículo.


El acusado podría ser condenado a un máximo de cadena perpetua. Investigadores federales podrían también pedir la pena de muerte.

Saipov embistió a una veintena de peatones y ciclistas con una camioneta alquilada el martes en el barrio de Tribeca, en el atentado más mortífero cometido en Nueva York desde que la red Al Qaeda derribó las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001.

Finalmente se estrelló contra un bus escolar, lo cual lo obligó a detenerse cuando tenía intención de seguir atropellando peatones, según la fiscalía.

Cinco de los fallecidos son argentinos, parte de un grupo de 10 amigos que celebraban 30 años de egresados de la secundaria.

Los amigos paseaban de a dos en bicicleta cuando “no tuvieron el tiempo de reaccionar, comenzaron a ser atropellados”, contó el cónsul argentino, Mateo Estremé.

En Rosario, Argentina, personas encienden velas por las víctimas de Nueva York, en el que murieron varios argentinos. (Foto Prensa Libre: EFE)

“Recuerdan una escena dantesca, casi infernal, en la cual los cuerpos estaban en el piso, la sangre estaba allí, se produjo un tiroteo con el conductor de la camioneta y posteriormente fueron evacuados a los hospitales”, añadió.

Una madre belga de 31 años y dos estadounidenses también murieron. Del total de 12 heridos, cuatro siguen internados en estado crítico pero estable.

El FBI anunció asimismo que encontró al segundo sospechoso oriundo de Uzbekistán que buscaba por el atentado, Mukhammadzoir Kadirov, de 32 años.

Saipov, que llegó a Estados Unidos en 2010, nunca había sido investigado antes por la policía de Nueva York.

El presidente estadounidense Donald Trump reclamó este miércoles en su cuenta de Twitter que al autor del atentado de Nueva York, que dejó ocho muertos, se le aplique la pena de muerte.

“El terrorista de NYC está satisfecho y pidió que la bandera del EI (grupo Estado Islámico, ndlr) sea desplegada en su habitación del hospital. Mató a ocho personas e hirió gravemente a 12. DEBERÍA SER CONDENADO A MUERTE!”, escribió el mandatario en Twitter.