Bajo temor, opositores nicaragüenses marchan para exigir salida de Ortega

Miles de nicaragüenses marcharon este jueves en Managua y otras ciudades en para expresar su rechazo al gobierno del presidente Daniel Ortega, al que acusan de instaurar una dictadura junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo.

Oposición nicaragüense participa en la marcha denominada "Juntos somos un volcán", en rechazo a Ortega, en Managua, Nicaragua.(Foto Prensa Libre:AFP)
Oposición nicaragüense participa en la marcha denominada "Juntos somos un volcán", en rechazo a Ortega, en Managua, Nicaragua.(Foto Prensa Libre:AFP)

“Ni un paso atrás”, “justicia”, “el pueblo unido jamás será vencido”, coreaban los manifestantes, que formaron una enorme mancha azul y blanco, colores de la bandera nacional, mientras avanzaban sin incidentes por la ruta de 4.4 kilómetros hacia la emblemática rotonda Jean Paul Genie, sobre la carretera a Masaya, en el sureste de Managua.


Ortega, de 72 años, afronta las peores protestas desde que regresó al poder en el 2007, tras el estallido del descontento social con una reforma al sistema de pensiones, que derivó en una demanda para su salida del Gobierno tras la acción represiva a manifestantes, que en 86 días deja más de 260 muertos y 1.500 heridos.
La caminata “Juntos Somos un volcán” fue convocada por grupos de oposición en repudio al gobierno de Ortega, y es la sexta que se realiza desde que iniciaron las protestas el 18 de abril. El Gobierno califica las protestas como una “intentona para un golpe de Estado”.
Algunas personas, principalmente jóvenes, llegaron con el rostro cubierto con pañoletas de la bandera de Nicaragua por temor, según dijeron, a ser denunciados en sus vecindarios por activistas del Frente Sandinista.
“Queremos que este gobierno se vaya. Lo que queremos es libertad y democracia. Tenemos 11 años de estarlos aguantando. El pueblo ya se cansó”, dijo un hombre de 40 años con una enorme bandera de Nicaragua y el rosto cubierto.

Lea además: Ortega descarta adelantar elecciones como exigen sus opositores

“Estoy aquí porque soy madre y me duele que los jóvenes han muerto en esta lucha contra este hombre que no tiene piedad. Pido que se vaya”, dijo Rosa Martínez, de 59 años.

Cientos de personas participan en la marcha denominada "Juntos somos un volcán", en rechazo al presidente Daniel Ortega. (EFE)

“Aquí estamos en busca de sacar a la tiranía que nos está oprimiendo y ahora nos está quitando la vida”, manifestó por su lado René Ortega, un contador de 62 años.
Una alianza opositora llamó también a un paro nacional el viernes y a una caravana de vehículos el sábado, para presionar a Ortega a que acepte una agenda para democratizar el país, incluyendo su salida anticipada del poder.

“No a la represión” 

En las últimas semanas, Daniel Ortega, exguerrillero sandinista de 72 años, intensificó la “operación limpieza” con policías y paramilitares para derribar barricadas de adoquines que levantaron manifestantes en las calles, intensificándose la violencia.

Una multitudinaria marcha llamada "Juntos somos un volcán" comenzó recorrió la capital de Nicaragua en rechazo a Ortega.(AFP)

Un día antes de la marcha opositora, el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, llamó al gobierno a “garantizar las protestas pacíficas y de las manifestaciones que siguen”.

La CIDH denunció el miércoles en Washington, ante el consejo permanente de la OEA, el aumento de la “represión contra los manifestantes” y cifró en 264 las muertes en la ola de violencia desatada durante casi tres meses de protestas.
El gobierno de Nicaragua considera “delincuentes”, “golpistas” y “terroristas” a los manifestantes opositores. El canciller Denis Moncada calificó el informe de la CIDH de “apresurado”, “prejuicioso y carente de objetividad”.

Diálogo, la vía 

A fin de encontrar una salida a la crisis, la Iglesia propuso adelantar los comicios del 2021 al 2019 en la mesa de negociación entre el Gobierno y la Alianza Cívica. Pero el sábado último, el mandatario rechazó esa iniciativa.

La oposición nicaragüense participa en una marcha nacional llamada "Juntos somos un volcán", en rechazo al presidente Daniel Ortega. (AFP)

Tras la negativa de Ortega y una violenta incursión el domingo en las ciudades de Diriamba y Jinotepe, en el suroccidental departamento de Carazo, que dejó una veintena de muertos, la Iglesia puso en duda la continuidad del diálogo.

Pero el martes decidió seguir como mediadora de las conversaciones, incluso luego de una agresión que sufrió el lunes un comitiva de obispos y sacerdotes, con la irrupción de grupos progubernamentales en templos católicos de Diriamba y Jinotepe.
El Vaticano anunció este jueves que no presentará una protesta formal al gobierno de Nicaragua tras la agresión sufrida por su nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, quien encabezaba la misión con el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes.

Lea además:Por la paz y junto a policías, así operan fuerzas irregulares de Ortega en Nicaragua

“El nuncio supo gestionar muy bien la situación. No protestaremos”, explicó el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, en declaraciones al canal católico italiano TV 2000.
Los obispos nicaragüenses anunciaron que convocarán a sesiones plenarias en los próximos días, por considerar que el diálogo es la única vía para resolver la grave crisis que ha provocado también una abrupta y descomunal caída de la economía.

Un manifestante opositor dispara un mortero casero frente al monumento "Cristo Rey", durante la marcha  en Managua. (AFP)

Contenido relacionado:

>El ferry que transportará mercancías entre Costa Rica y El Salvador
>Ortega y Murillo: un poder casi absoluto en Nicaragua