Matilde Hidalgo de Procel, la primera mujer de América Latina que pudo votar y a quien Google hace homenaje con un doodle

Si hay un adjetivo que describe a la ecuatoriana Matilde Hidalgo de Procel es pionera.

Matilde Hidalgo de Procel (1889-1974) nació en Guayaquil, Ecuador.
Matilde Hidalgo de Procel (1889-1974) nació en Guayaquil, Ecuador.

Fue la primera mujer en graduarse de una escuela secundaria en Ecuador, la primera médica de su país y también la primera en ocupar cargos de elección popular.

Pero su logro más recordado es haberse convertido en 1924 en la primera mujer de Latinoamérica en ejercer el derecho a voto.

Y abrió la veda para que muchas otras pudieran hacerlo después.

Google decidió este jueves rendirle homenaje con un colorido doodle -las populares transformaciones que aplica a su logo para celebrar fechas especiales- en el que refleja sus hitos académicos y sociales.

Lo hizo en el que habría sido su 130 cumpleaños.

“Hoy (jueves 21 de noviembre) conmemoramos a la física, poetisa y activista Matilde Hidalgo de Procel, quien nació en un día como hoy de 1889 en la ciudad de Loja (al sur de Ecuador)”, se lee en el sitio web que el gigante de las búsquedas dedica a sus doodles.

Matilde Hidalgo de Procel

Google
Matilde Hidalgo fue una la primera mujer ecuatoriana (y latinoamericana) en votar, pero también la primera en estudiar, ejercer y doctorarse en medicina.

“Inspirando a su nativo Ecuador a convertirse en el primer país Latinoamericano en garantizar el sufragio a todas las mujeres, esta pionera para los derechos de las mujeres rompió techos de cristal toda su vida, convirtiéndose también en la primera doctora ecuatoriana en un día como hoy de 1921“.

El doodle fue creado por la ilustradora Sophie Diao.

Una mujer adelantada a su tiempo

Hildalgo, hija de una costurera y un comerciante, era la menor de seis hermanos. Fue criada por su madre, Carmen Navarro, después de que el padre, Manuel Hidalgo, falleciera cuando era pequeña.

Sin duda, tuvo fuertes convicciones desde joven.

En una época en que las niñas completaban su formación a los 11 años, ella expresó su deseo de continuar sus estudios y hacer la secundaria.

Hoy la situación es bastante diferente:

Pero Matilde Hidalgo fue un paso más allá. Entró en la universidad y eligió una carrera que entonces no cursaban las mujeres: medicina.

Se doctoró en 1921 la Universidad Central, en Quito, después de haberse graduado como médica en la Universidad de Azuay (hoy Universidad de Cuenca) con las más altas calificaciones.

Dos años después se casó con Fernando Procel, un prestigioso abogado ecuatoriano con quien tuvo dos hijos. El más joven, Fernando, fue médico como ella.

Además de la medicina, a Matilde Hidalgo le gustaba la poesía y publicó varios poemas en los que abordaba temas como la naturaleza, la ciencia o el amor.

Se leer y escribir… ¡puedo votar!

El día de 1924 de elecciones legislativas en que se abrieron los registros de empadronamiento, Hidalgo pidió ser registrada para votar.

Al principio, los funcionarios le negaron el derecho a voto.

Su respuesta fue citar la Constitución nacional, que no hacía mención alguna al género: “Para poder ejercer el derecho al voto el único requisito es ser mayor de 21 años y saber leer y escribir“.

Mujer indígena votando en Ecuador en 2007

RODRIGO BUENDIA/Getty Images
Ecuador fue el primer país de América Latina en donde las mujeres pudieron votar.

La cosa no quedó ahí. Su solicitud fue elevada al Consejo de Estado, que decidió otorgarle el derecho tras una votación unánime.

Cinco años más tarde, en 1929, el país aprobó el sufragio femenino, convirtiéndolo en el primer país latinoamericano -junto a Puerto Rico- en donde las mujeres participaron en comicios nacionales.

Un década después, en 1941, Hidalgo volvería a hacer historia, al ser la primera mujer en postularse a un cargo de elección popular en Ecuador y la primera elegida como administradora pública.

El gobierno ecuatoriano reconoció sus logros, premiándola con la Medalla al Mérito y la Medalla de Salud Pública, y en su Loja nativa construyeron un museo en su honor.