Ultima Thule: los enigmas que plantea la imagen más nítida del objeto más distante jamás explorado en el Sistema Solar

Es la imagen más clara obtenida hasta ahora del objeto más primitivo jamás explorado en el Sistema Solar.

La topografía de Ultima Thule se ve ahora más clara y es posible distinguir zonas brillantes y hoyos oscuros. NASA/JHU-APL/SWRI
La topografía de Ultima Thule se ve ahora más clara y es posible distinguir zonas brillantes y hoyos oscuros. NASA/JHU-APL/SWRI

La imagen fue captada el 1 de enero cuando la sonda New Horizons estuvo a unos 3 mil 500 km de Ultima Thule, un objeto que se encuentra a unos 6 mil 500 millones de kilómetros de distancia de la Tierra.

Los datos de la sonda están llegando a la Tierra lentamente y continuarán haciéndolo durante los próximos 20 meses.

La lentitud se debe a la enorme distancia que deben recorrer las señales de radio y a la capacidad limitada del transmisor de la sonda.

La imagen fue obtenida con una cámara que logra una resolución de 135 m por píxel.

Otra versión del mismo paisaje captada con otra cámara de resolución mayor, de 35 m por píxel, aún no ha sido transmitida por la sonda.

En cualquier caso, las imágenes ya obtenidas muestran nuevos detalles que fascinaron a los científicos.

El enigma de los hoyos

La topografía de Ultima Thule se ve ahora lo suficientemente clara como para distinguir zonas brillantes.

Se ven además agujeros pequeños y oscuros en las cercanías del llamado terminador, el límite entre los lados iluminados por el Sol y los lados oscuros.

Alan Stern y Alice Bowman, científicos de la misión, celebraron en enero la llegada de las primeras señales de la sonda. NASA

La gran pregunta es si estas fosas son cráteres resultado de impactos con otros objetos.

Una segunda posibilidad es que hayan sido causados por otro proceso, como por ejemplo, el escape de materiales volátiles.

Si se trata de cráteres o algo completamente diferente, es algo “que se está debatiendo en nuestro equipo científico”, señaló John Spencer, científico del Southwest Research Institute (SwRI) e integrante de la misión.

Muñeco de nieve

Ultima Thule es un conglomerado de hielo y polvo que orbita el Sol en una zona conocida como el Cinturón de Kuiper.

Ultima surgió a partir de nubes de partículas heladas que comenzaron a juntarse.

El “cuerpo” del muñeco es Ultima y es tres veces más grande que la “cabeza”, que es Thule. NASA

En algún momento llegaron a formarse dos grandes cuerpos que giraron en espiral hasta tocarse lentamente, con lo cual crearon esa mole en forma de muñeco de nieve.

El “cuerpo” del muñeco es Ultima y es tres veces más grande que la “cabeza”, que es Thule. En total, mide cerca de 33 kilómetros de largo, aproximadamente el tamaño de Washington D.C.

Ultima es de color rojizo y muy oscuro. Su áreas más brillantes reflejan sólo el 13% de la luz que recibe, mientras las más oscuras reflejan sólo el 3%.

El nombre del objeto es un término de origen griego usado por geógrafos romanos y medievales para indicar el norte lejano o un lugar “situado más allá del mundo conocido”.

Oportunidad única

El anillo del Cinturón de Kuiper contiene restos de la formación de planetas y es un registro fósil del nacimiento del Sistema Solar.

Las imágenes que está capturando New Horizons brindan una oportunidad única para estudiar los inicios de nuestro sistema planetario hace más de 4 mil 500 millones de años.

Ultima Thule ha sido preservada perfectamente en el mismo estado en que se formó. NASA/JHUAPL/SWRI

Hay varios factores que explican por qué Ultima Thule y el Cinturon de Kuiper son tan importantes para los científicos.

Un factor es que a estas distancias la energía del Sol es tan débil que las temperaturas llegan a 30 ó 40 grados sobre el cero absoluto, la menor temperatura que pueden alcanzar los átomos.

Debido a esa temperatura, las reacciones químicas están prácticamente suspendidas. Y eso significa que Ultima Thule ha sido preservado perfectamente en el mismo estado en que se formó.

Otro factor es que Ultima Thule es pequeño y no tiene procesos geológicos que puedan cambiar su composición.

Y un tercer factor es que en el Cinturón de Kuiper hay muy pocas colisiones.

Se espera que New Horizons, que fue lanzada en 2006, funcione hasta mediados de la década de 2030, por lo que podría llegar a explorar otro objeto en el Cinturón de Kuiper.

“Todo lo que vamos a aprender sobre Ultima, desde su composición a su geología, a su formación original, o si tiene satélites o atmósfera, todo eso nos puede enseñar mucho sobre las condiciones iniciales del Sistema Solar“, señaló el investigador principal de New Horizons, Alan Stern.

“Eso es algo que los otros objetos que hemos estudiado u orbitado no nos pueden mostrar, porque o bien son grandes y han cambiado o tienen temperaturas muy altas”.

“Ultima es única”.