Boris Johnson dice que variante británica del coronavirus parece ser más mortífera

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció este viernes 22 de enero que se dan “evidencias” de que la variante identificada en el Reino Unido del coronavirus “está asociada a un mayor nivel de mortalidad”, además de ser más contagiosa.

Publicado el
El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció que la variante identificada en el Reino Unido del coronavirus “está asociada a un mayor nivel de mortalidad”. (Foto Prensa Libre: AFP)
El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció que la variante identificada en el Reino Unido del coronavirus “está asociada a un mayor nivel de mortalidad”. (Foto Prensa Libre: AFP)

Johnson explicó en una rueda de prensa que, debido al impacto de esta nueva variante, el sistema público de salud británico (NHS) está “sometido a una mayor presión”, aunque añadió que las vacunas que se están administrando en el Reino Unido parecen ser efectivas contra ambas cepas (la original y la británica) a juicio de los científicos.

“Hemos sido informados este viernes de que, además de expandirse más rápidamente, ahora parece también que hay algunas evidencias de que la nueva variante, identificada en Londres y el sureste, podría estar asociada a un mayor nivel de mortalidad”, dijo el primer ministro británico.

Agregó que los 38 mil 562 pacientes por covid-19 actualmente en hospitales británicos es una cifra un 78% superior al pico registrado en la primera ola, en abril.

El ministerio británico de Sanidad anunció este viernes que en las últimas 24 horas se han registrado 1 mil 401 nuevos fallecimientos causados por la enfermedad.

Por su lado, en la misma conferencia de Johnson, el principal asesor científico del Gobierno, Patrick Vallance, señaló que la variante británica es entre un 30% y un 70% más contagiosa que la original, aunque se desconoce todavía por qué.

De igual forma, el científico aseguró que hay pruebas de que esta variante entraña un mayor riesgo de muerte que la original, aunque matizó que las “evidencias todavía no son fuertes”.

De hecho, esa mayor mortalidad no se ha detectado entre los ingresados en hospitales, pero sí sobre el total de casos positivos detectados.

Vallance puso el ejemplo de la población de hombres de 60 años: con la variante antigua, 10 de cada mil contagiados morirían. Con la cepa británica, esa cifra podría elevarse hasta 13 o 14.

Pese a todo, insistió una vez más en que hay “mucha incertidumbre” al respecto, aunque también cada vez más señales de que las vacunas son efectivas con la nueva variante.

Existen más dudas sobre la eficacia de las vacunas existentes con las cepas identificadas en Suráfrica y Brasil, según reconoció Vallance.