Campaña de SIP contra impunidad tiene lápices con ADN de periodista muertos y desaparecidos

La campaña resalta tres casos emblemáticos, entre ellos el de la guatemalteca Irma Flaquer.

Archivado en:

PeriodismoSIP
Lápices inmortales busca exigir justicia y combatir la impunidad, honrar a las víctimas y elevar la conciencia pública y promocionar cambios de políticas públicas.
Lápices inmortales busca exigir justicia y combatir la impunidad, honrar a las víctimas y elevar la conciencia pública y promocionar cambios de políticas públicas.

Lápices, literalmente con el ADN de un periodista muerto y dos desaparecidos, buscan llamar la atención sobre la desaparición y el asesinato de más de 500 de ellos en 20 años como parte de una campaña de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), lanzada este 21 de octubre durante su 76 Asamblea General.

“Es un símbolo para que la voz de los periodistas no muera”, detalla un vídeo de la iniciativa “Lápices Inmortales” que urge a los Gobiernos del continente a detener la impunidad de los crímenes contra periodistas.

La campaña resalta tres casos emblemáticos: el colombiano Carlos Lajud, asesinado en 1993, la guatemalteca Irma Flaquer y el mexicano Alfredo Jiménez Mota, desaparecidos en 1980 y 2005, respectivamente.

El orgullo del mexicano desaparecido era el periodismo “aunque muriera”, recordó hoy su padre José Alfredo Jiménez durante una videoconferencia en la que se presentó la campaña dirigida a los medios de comunicación y especialmente a los gobiernos para que “firmen” un compromiso contra la impunidad.

El ADN de los periodistas fue recuperado de enseres y prendas de las víctimas e incorporado al grafito de los lápices. SIP.

Tanto Jiménez como Anabella Flaquer, hermana de Flaquer, que también estuvo presente, pidieron “justicia” para sus familiares desaparecidos y agradecieron que sus memorias permanezcan “vivas” a través de la campaña.

Los familiares de los tres periodistas donaron materiales que contenían el ADN de los periodistas y ahora hace parte de las minas de unos lápices que se enviarán a los medios de comunicación para continuar su legado periodístico.

“El ADN de los periodistas fue recuperado de enseres y prendas de las víctimas e incorporado al grafito de los lápices”, detalló la SIP, con sede en Miami.

La idea es “exigir justicia y combatir la impunidad, honrar a las víctimas y elevar la conciencia pública y promocionar cambios de políticas públicas”, precisó.

“Sus voces jamás callarán, están con nosotros (…) su ADN seguirá escribiendo”, resaltó durante la videoconferencia el director de El Universal, de México, Juan Francisco Ealy Lanz Duret.

Indicó que “la impunidad solo genera más violencia” y lamentó el riesgo que corren actualmente los periodistas en tiempos del incremento del crimen organizado y de polarización política de la izquierda y la derecha.

Jiménez, que cubría la lucha antidrogas en el estado de Sonora, fronterizo con EE.UU., fue dado por desaparecido en abril de 2005 en esa región del noroeste mexicano en 1993 cuando tenía 25 años.

Entre tanto, Flaquer, que escribía una columna denominada “Lo que otros callan”, en el diario La Hora, en la que denunciaba la represión en Guatemala, desapareció junto con su hijo en 1980.

Por su parte, el periodista deportivo Carlos Lajud Catalán fue asesinado en 1993 en Barranquilla.

Con el lema “Las voces pueden ser silenciadas, pero la libertad es a prueba de balas”, la SIP busca crear conciencia sobre los crímenes contra periodistas.

Ricardo Trotti, director ejecutivo de la SIP, señaló que la campaña, a cargo de la agencia publicitaria hispana Zubi, es muy oportuna, al recalcar que el próximo 2 de noviembre se celebra el Día Internacional contra la Impunidad de Crímenes contra Periodistas.

La SIP solicitó a los medios de comunicación, “asociados y no asociados” sumarse a la campaña en multiformatos y multiplataformas, incluyendo el apoyo de influenciadores de opinión y personalidades de la prensa y la cultura en general.