Científicos comprueban eficacia de extractos de la planta Kalanchoe flammea contra cáncer de próstata

Científicos de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) comprobaron la eficacia de extractos de la planta  Kalanchoe flammea contra el cáncer de próstata, informó este lunes el Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México en un comunicado.

Kalanchoe flammea es una planta medicinal conocida por sus propiedades analgésicas, que se usa en tratamientos contra asma, dolores de menstruación o úlcera de estómago.
Kalanchoe flammea es una planta medicinal conocida por sus propiedades analgésicas, que se usa en tratamientos contra asma, dolores de menstruación o úlcera de estómago.

De acuerdo con los investigadores, tras cinco años de estudios, las pruebas moleculares de los extractos, fracciones y compuestos puros de la planta Kalanchoe flammea mostraron la presencia de metabolitos secundarios denominados glucósidos cardiotónicos y terpenos, por mencionar algunos.


Liderados por la doctora Cynthia Ordaz Pichardo, los científicos han realizado estudios preclínicos del extracto (in vitro e in vivo) de la planta Kalanchoe flammea.
Los especialistas efectuaron pruebas de citotoxicidad en células tumorales y en células sanas para descartar algún daño sobre estas últimas, y la “Kalanchoe flammea” fue inocua para las células sanas.
Con estos hallazgos, se concretó una patente por el uso de los componentes de la planta en ese tipo de displasia a nombre del IPN.
Los investigadores explicaron que evaluaron los extractos, fracciones y compuestos puros en modelos animales. Primero, en un modelo de xenotrasplante murino para demostrar la actividad antitumoral.
Después, evaluaron la toxicidad de la Kalanchoe flammea en ratas y conejos, a los cuales se les hicieron estudios de laboratorio y análisis histopatológicos, y al final demostraron resultados negativos.

Repiten ensayos

El protocolo de investigación incluyó además las interacciones farmacodinámicas y farmacocinéticas, por lo que nuevamente se repitieron los ensayos del extracto de Kalanchoe flammea en combinación con el fármaco Docetaxel.
La doctora Ordaz Pichardo expuso que hubo un sinergismo entre ambos tratamientos que ayudaron a matar las células tumorales, disminuyendo las concentraciones y dosis del extracto y el fármaco sin perjudicar a las células sanas.
La especialista indicó que la mezcla del extracto de Kalanchoe flammea con el Docetaxel aminoró los efectos colaterales de la enfermedad, además de que mejoró la calidad y expectativa de vida en el modelo de xenotrasplante murino.
Expresó su entusiasmo por concluir en breve las pruebas en pacientes para llevar el medicamento al mercado, con el aval científico, y hacer la transferencia tecnológica que permita su comercialización e internacionalización de la patente.
Los científicos dijeron que están por iniciar la fase clínica en pacientes para lograr un medicamento herbolario que se comercialice en forma controlada.
La Kalanchoe flammea es una planta medicinal conocida por sus propiedades analgésicas, que se usa en tratamientos contra asma, dolores de menstruación o úlcera de estómago. 

Planta tropical

El género Kalanchoe pertenece a la familia de las Crasuláceas, (crasas o suculentas); son plantas tropicales. Originarias de Madagascar; los nativos, que ya conocían su valor terapéutico las llevaron a América. Existen más de 100 variedades de las cuales 3 o 4 son las más conocidas o por lo menos las más estudiadas; también clasificadas como Bryophyllum.
– Kalanchoe pinnata (Bryophyllum pinnatum): También denominada “Planta de Goethe” ya que fue estudiada por el botánico alemán. En América Latina también conocida como “Hoja del aire”, “Ojaransín”, “Siempre viva”, “Yerba de bruja”. Esta variedad no presenta manchas en sus hojas.
-Kalanchoe daigremontiana (Bryophyllum daigremontianum): Popularmente llamada “Aranto”, “Madre de miles” o “Kalanchoe mexicana”. Sus hojas son alargadas y tienen manchas oscuras en la cara inferior.
-Kalanchoe gastonis-bonnieri (Bryophyllum gastonis-bonnieri): Lleva este nombre en honor al botánico francés Gaston Bonnier. Esta planta tiene las hojas más grandes, popularmente llamada “Oreja de burro”. Los nombres populares varían según los países .
Son plantas de muy fácil crecimiento, bastante invasivas, se reproducen por hijuelos que nacen de las mismas hojas (de sus bordes), se enraízan muy fácilmente. Se adaptan muy bien al sol como a la sombra, al exterior y al interior. No obstante, no soportan las heladas ni fuertes vientos, en invierno hay que protegerlas o mantenerlas dentro de la casa; esta actitud también será beneficioso para nosotros, ya que la Kalanchoe tiene la particularidad de limpiar el aire, no consume oxígeno, sino que lo produce. Esta característica la convierte en una excelente planta para tener en la habitación de los enfermos con afecciones respiratorias. Crecen en suelo ligero, no arcilloso. Requieren poco riego, el exceso de humedad puede afectar las raíces. Soportan muy bien las sequías, especialmente la K. Daigremontiana pero detienen el crecimiento. Las Kalanchoes son resistentes a plagas y enfermedades, aunque ocasionalmente les afectan pulgones y cochinillas, por exceso de humedad y falta de luz. La parte útil de la planta son sus hojas.