Comienza encuentro de la OMS en Ginebra sin el aporte de Taiwán

La “Isla Hermosa”, con uno de los mejores sistemas de salud del mundo, ha denunciado reiteradamente un boicot político para bloquear su ingreso a ONU.

El auge que ha tenido Taiwán en las últimas décadas coloca a esa isla entre los países con mejores sistemas de cobertura social sanitaria a escala mundial. (Foto Prensa Libre: William Oliva)
El auge que ha tenido Taiwán en las últimas décadas coloca a esa isla entre los países con mejores sistemas de cobertura social sanitaria a escala mundial. (Foto Prensa Libre: William Oliva)

Con miras a la celebración de la Asamblea Mundial de la Organización de las Nacionales Unidas (ONU) en septiembre próximo, el lunes pasado comenzó en Ginebra, Suiza, la 72 asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En esta ocasión el encuentro es de trascendencia global debido a que el tema de discusión de la próxima reunión de la ONU girará en torno a la falta de cobertura sanitaria en el mundo, un tema en el que Taiwán es experto.

Sin embargo, los ofrecimientos de la Isla no han sido suficientes para que la ONU le permita entrar como miembro, por lo que ese país, reconocido por varios Estados y con una democracia ejemplar, ha quedado al margen de los encuentros globales.

El archipiélago, enclavado en Asia Oriental, con una extensión de 36 mil 797 kilómetros cuadrados y 23.5 millones de habitantes, sólo registra una mortalidad infantil en neonatos del 0.25%, en madres de 0.98%, y la esperanza de vida se sitúa en 80 años, lo que demuestra su efectivo sistema salubrista.

Modelo para el mundo

La isla Formosa (Hermosa), llamada así por portugueses y españoles, que al final fueron expulsados por los holandeses en el siglo XVII, cuenta con un sistema de cobertura social que tiene la aprobación de casi el 90 por ciento de la población.

Cubre por igual a funcionarios, agricultores y otros trabajadores, desde la prevención hasta el tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos de afecciones.

Lea también: Taiwán renovará tablero, audio y video del hemiciclo parlamentario

El sistema también contempla en sus fundamentos conceder subsidios a grupos desfavorecidos, como los hogares de bajos recursos y personas desempleadas.

Pero quizá el componente más llamativo del modelo es la incorporación de la tecnología para lograr, en primer lugar, una atención médica preventiva y primaria, que es la base para lograr la cobertura universal.

Una novedad del programa, en el que la medicina es gratuita o de bajo costo, es que integra todo el historial de los ciudadanos a una base de datos que se pone a disposición en la nube.
De esta forma, desde pequeñas clínicas y consultorios hasta los grandes hospitales, tienen en un clic el récord de salud del paciente: exámenes y diagnósticos anteriores, resultado de pruebas y medicaciones, entre otros.

La Isla también es pionera en la investigación de afecciones epidemiológicas, virales y cancerígenas. En un enorme complejo de edificaciones, entre los que se encuentran los laboratorios de pruebas, el sistema trabaja en encontrar la cura o paliar los efectos de enfermedades graves.

El descubrimiento de una vacuna contra el dengue, cuya patente se ha retrasado también por razones políticas, según funcionarios, es una sola prueba de lo mucho que Taiwán, cuyo nombre oficial es República de China, podría aportar a los países en vías de desarrollo.

Con el lema “Taiwán no pide, ofrece”, la Isla siempre ha puesto a disposición de los países el apoyo en todo sentido para compartir sus modelos de desarrollo y sus avances tecnológicos, por lo que, en el marco de la reunión de la OMS, funcionarios de naciones como Guatemala y Paraguay han resaltado la necesidad de la inclusión de Taipéi.

Política versus salud

De acuerdo con funcionarios de Taiwán, la barrera para que la Isla no participe en asambleas globales se debe a una maniobra diplomática de China Continental.
“China Continental ha emprendido un agresivo cabildeo para evitar que Taiwán participe en la ONU”, dice a Prensa Libre en la Isla Chiu Chui-cheng, viceministro de Asuntos de China Continental.

Pekín mantiene roces con Taiwán, cuya capital es Taipéi, debido a que no acepta su soberanía y la toma como parte de su territorio. El hecho se remonta a 1949, cuando los comunistas, liderados por Mao Zedong, proclamaron la República Popular China, y a raíz de su victoria el gobierno del Koumintang, a cuya cabeza estaba Chiang Kai-shek, tuvo que refugiarse en la isla actual de Taiwán junto a unos dos millones de chinos.

Lea más al respecto: Así es el novedoso sistema de salud social de Taiwán

Desde entonces, apoyados por países como Estados Unidos, han logrado un gran desarrollo democrático y un avance tecnológico como pocos estados, estableciendo su propio gobierno y, por consiguiente, su independencia, rechazada por China Continental y aliados.

Por su rápido crecimiento y pujante desarrollo, Taiwán está dentro de los llamados “tigres asiáticos” junto a Hong Kong, Corea del Sur y Singapur, y arribar a su territorio es llegar a otro mundo, con dos de los aspectos que saltan a la vista: la ausencia de basura y de aguas negras.

Cuando se le pregunta la razón de esto a Víctor Chu, uno de los funcionarios de Protocolo del país, con una mirada franca y llena de satisfacción responde: “Es que nosotros planificamos una ciudad y luego la construimos…”.

Hábitos saludables

Estos son algunos aspectos que contempla el Ministerio de Salud para su promoción en la Isla:

  • La publicidad de “comida perjudicial”, como alimentos rápidos o bebidas carbonatadas, está prohibida en la televisión en horas en que los niños están en casa.
  • La dieta está basada en verduras, frutas, mariscos y carnes blancas, poca grasa, sal y azúcar, así como té natural caliente para la buena digestión.
  • El uso de la bicicleta es imprescindible en la Isla.
  • Usted puede comer lo que quiera, siempre y cuando ingiera lo que le cabe en dos de sus puños de verduras y tres puños de frutas al día, refieren las campañas.
  • No se promueve el consumo de alcohol ni cigarrillos.
  • Es común en los parques ver por las noches a las parejas mayores practicando todo tipo de baile.
El uso de la bicicleta es común entre los taiwaneses, lo que mejora su calidad de vida. (Foto Prensa Libre: William Oliva)

Contenido relacionado

> Presidente Jimmy Morales hace visita oficial a Taiwán

> Así aprovechará Guatemala la suspensión del TLC entre Taiwán y El Salvador

> Aumentan casos de dengue en Quetzaltenango y activan alerta epidemiológica

 

0