Reyna Montoya, es joven, mexicana, inmigrante indocumentada y es una de las personas más influyentes en EE. UU.

En 2016 fundó la organización Aliento para ayudar a niños y jóvenes indocumentados o que han sufrido la deportación de un familiar cercano.

Reyna Montoya lucha por sus sueños y los de todos los “dreamers”. Doutsche Welle
Reyna Montoya lucha por sus sueños y los de todos los “dreamers”. Doutsche Welle

La joven mexicana fue incluida por la revista Forbes en su edición de 2018, en la lista de las 30 personas, menores de 30 años, más influyentes en EE. UU. por su labor social.

Al igual que miles de jóvenes indocumentados, Montoya se amparó en el programa DACA (Acción Diferida para los llegados en la Infancia) y lucha por sus sueños y los de todos los “dreamers”.

La activista nació en Tijuana y cuando tenía 13 años, junto a su familia, huyó hacia EE. UU. debido a la ola de secuestros de aquel entonces.

La familia se instaló en Phoenix, donde, a pesar de su difícil situación de indocumentada, consiguió licenciarse en Ciencias Políticas y Estudios Transfronterizos, además de hacer una carrera técnica en Danza.

En 2016 fundó la organización Aliento para ayudar a niños y jóvenes indocumentados o que han sufrido la deportación de un familiar cercano.

La organización recurre a la expresión artística para paliar los traumas y ofrece apoyo psicológico para enfrentarse al temor que muchos sufren ante posibles deportaciones y separaciones de familias.

Contenido relacionado:

>Trump podrá denegar el asilo a indocumentados, según Corte Suprema de EE. UU.

>“Soñadores” expresan temor por futuro de Daca y hasta dudan de renovar permiso

>Redadas en Misisipi: “Parecía una película de terror, la mayoría desapareció”

 

0