La tensa espera para identificar a las víctimas de la explosión de México

Con el semblante roto por las largas horas de incertidumbre, los familiares de las víctimas de la explosión producida durante el intento de robo masivo de gasolina el pasado viernes deambulan por los hospitales y funerarias del estado mexicano de Hidalgo en busca de cuerpos calcinados.

Expertos forenses registran la zona cerca de una toma clandestina de gasolina de Petróleos Mexicanos (Pemex). (Foto Prensa Libre: EFE)
Expertos forenses registran la zona cerca de una toma clandestina de gasolina de Petróleos Mexicanos (Pemex). (Foto Prensa Libre: EFE)

Familias enteras recorren los hospitales con la esperanza de que sus allegados estén heridos, mientras que otros con menos confianza se amontonan en el exterior de las funerarias con el temor de que sus familiares sean uno de los 89 muertos contabilizados oficialmente hasta ahora.

Se teme que el número de fallecidos sea aun mayor, no solo porque varios heridos presentan quemaduras de gravedad, sino por la cantidad de desaparecidos de entre los centenares de personas que se agolparon el viernes en el conducto de combustible de Petróleos Mexicanos (Pemex) para extraer ilegalmente la gasolina de una toma clandestina.

Los nervios de los familiares son cada vez más visibles mientras unos y otros gritan nombres y aportan descripciones vagas como “hombre” o “mujer”, o aluden a prendas y complementos como “reloj” o “anillo” que ayuden a identificar a los muertos o heridos.

En la entrada de la “Funeraria El Ángel”, en el municipio de Tula, unos 15 kilómetros de distancia de la zona cero del municipio de Tlahuelilpan donde ocurrió la tragedia, los familiares conviven angustiados mientras prosigue la retahíla de descripciones y nombres.

Familiares a la espera de información en la zona donde expertos forenses trabajan tras la explosión de una toma clandestina de gasolina en Hidalgo, México. (Foto Prensa Libre: EFE)

Algunos llevan más de un día sin obtener respuesta aunque ya han entrado varias veces a identificar y han mirado a varios cadáveres a los ojos.

Germán García es uno de los hombres que espera, cubierto por una chamarra que le protege del viento mientras mira los ataúdes expuestos y piensa en su cuñado y su sobrino, a quienes no ve desde la explosión del viernes a las 19.00 horas locales (01.00 GMT).

“Estamos esperando ver qué nos dicen. Ojalá no sea lo peor y nuestros familiares estén bien”, explica a Efe.

Aunque ya le pesa el cansancio y se va evaporando la esperanza quiere seguir esperando para identificar a sus dos familiares para tener al menos el consuelo “de llevarse el cuerpo y darle sepultura”.

Germán ya ha entrado varias veces después de que le dieran “unas señas particulares” que asoció a su familiar, pero los cuerpos que le muestran no son de su cuñado ni de su sobrino, lo que le provoca un alivio momentáneo.

Aun así, apela a “mantener la calma y tener valor”, pero también a “estar lo más consciente posible” para afrontar lo peor.

Ana María Cruz, una mujer de avanzada edad, cuenta a Efe en la misma funeraria que desde hace dos días lo único que le importa es encontrar a su hermano, “esté vivo o muerto”.

Confiesa que le frustra no saber por qué sucedió la explosión, cuál fue el motivo exacto, algo que le provoca mucho dolor como a tantas otras personas que comentan desesperados que el intento del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador de acabar con el robo de gasolina ha creado desde hace dos semanas un desabastecimiento de combustible en muchos estados del país.

Momento en que estalla una toma clandestina de gasolina de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el estado de Hidalgo. (Foto Prensa Libre: EFE)

La ansiedad creada por el desabastecimiento de combustible hizo que centenares de personas corriesen el viernes por la tarde a la toma clandestina de gasolina sin ser conscientes del riesgo de una explosión, que provocó una bola de fuego que arrasó centenares de cuerpos.

López Obrador se ha comprometido a acabar con el robo de gasolina, que provoca unas pérdidas anuales a Pemex de 65.000 millones de pesos (unos 3.400 millones de dólares).

Al optar por extremar la vigilancia de los ductos y cambiar el método de distribución de la gasolina por el traslado de camiones cisterna se ha producido una escasez de gasolina en al menos 10 estados del país, mientras cunde el pánico entre la población.

Según fuentes oficiales, hasta el momento hay 79 muertos y 66 continúan en centros médicos heridos, y en uno de los dos grupos está el hermano de Ana María.

Esta mujer cuenta que esa noche recibió una llamada en la que le notificaban que su hermano estuvo presente en la toma clandestina de gasolina y que no lograban localizarle.

Los forenses trabajan en la escena donde estalló una toma clandestina de gasolina en Hidalgo, México. (Foto Prensa Libre: AFP)

Aldair Montes, agente del Ministerio Público que identifica cuerpos en la funeraria, informó a Efe que por ahora se encuentran haciendo la “antropología de los cuerpos” para tratar de identificarlos.

Agrega que son más hombres que mujeres y que no hay niños, solo algunos adolescentes de entre 15 y 18 años y, sobre todo, adultos.

“Es angustioso, triste y doloroso ver a las personas llorar por sus familiares. Afortunadamente muchas personas ya se llevaron a sus familiares”, asegura.

El trabajo de los peritos forenses proseguirá al menos hasta el lunes por la tarde, cuando se prevé haya terminado la agónica espera de los familiares.

Contenido relacionado:

> Esto dijo el presidente de México por explosión en ducto de gasolina que dejó al menos 79 muertos

> Así fueron los primeros instantes del estallido en un ducto de Pemex en México

> Por estas razones los migrantes centroamericanos ven en México una oportunidad para vivir