El incendio de motor de un avión Boeing 777 que obligó a la compañía a inmovilizar la flota de esas naves en el mundo

La turbina del vuelo 328 de United Airlines falló en pleno vuelo y la nave se vio obligada a regresar al aeropuerto de Denver, Estados Unidos, de donde había despegado.

Modelo de Boeing 777.
Modelo de Boeing 777.

Momentos de verdadera angustia vivieron el 20 de febrero pasado 231 pasajeros y 10 miembros de la tripulación del vuelo 328 de United Airlines que viajaba de Denver hacia Hawaii en Estados Unidos, cuando momentos después del despegue un motor estalló y prendió en llamas.

Como si se tratara de una película de Hollywood, los pasajeros documentaron la forma en la que quedó el motor del avión Boeing 777 en el que iban, el cual se incendió luego de la explosión y después dejó regadas varias partes en lugares cercanos a Denver.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés) indicó en un comunicado que el Boeing 777-200 tuvo que regresar al Aeropuerto Internacional de Denver debido a una falla en el motor derecho ocurrida después del despegue. El vuelo se dirigía de Denver a Honolulu al momento del incidente, según la agencia.

Lea además: “Un asesino silente me estaba envenenando en mi propia casa”

Informaron también que la nave aterrizó sin ningún inconveniente y nadie a bordo o en tierra resultó herido.

La Policía de Broomfield, una ciudad que forma parte del área metropolitana de Denver, publicó en su cuenta de Twitter que un avión estaba sobrevolando el área por problemas en el motor y que habían caído partes sobre varias zonas.

Lea además: “Negocié el fichaje de Maradona con una pistola sobre la mesa”: la odisea para sacar al astro de Argentina y llevarlo a jugar a Barcelona

“No se informaron de heridos en este momento”, agregó la Policía, que difundió fotos de restos de metal que terminaron sobre los jardines de varias viviendas y en un parque.

Boeing confirmó este lunes que todos sus modelos 777 con motores similares al de la nave implicada en un incidente en Denver, Colorado fueron inmovilizados en todo el mundo, con una prohibición de volar en el espacio aéreo del Reino Unido.

En la noche del domingo la compañía aeronáutica estadounidense había “recomendado” la suspensión de los vuelos de este tipo de aeronave y el lunes una portavoz confirmó a la AFP que 128 aviones estaban inmovilizados.

Lea también: Las elecciones más cruciales en América Latina en 2021 (y por qué el rumbo de la región se puede definir también en las calles)

La aerolínea estadounidense United Airlines, víctima del incidente, las dos grandes compañías japonesas, ANA y JAL, y la surcoreana Asiana Airlines, ya habían anunciado entre el domingo y el lunes la inmovilización de sus aviones de ese tipo.

La FAA ordenó el domingo inspecciones adicionales en algunos aviones de pasajeros del modelo Boeing 777.

La Oficina de Transportes y de Seguridad de Estados Unidos también está investigando el incidente, en el que no se registraron heridos.

En Broomfield, Colorado, cayeron partes del motor del avión Boeing 777 que sufrió el incidente y que obligó a dejar en tierra toda la flota del mundo. (Foto Prensa Libre: AFP)
== FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==

Un tiempo para investigar-

Este lunes Boeing informó que los 128 aviones con un motor Pratt & Whitney están en tierra tras el incidente del fin de semana, indicó una portavoz a la AFP.

El experto de la consultora AIR, Michel Merluzeau, precisó que hay que determinar si se trata de un problema metalúrgico, de manutención, un defecto de fabricación o de tipo operacional, lo cual va a tomar un tiempo.

Un Boeing 777-220 de la compañía United Airlines que acababa de despegar el sábado de Denver (Colorado) en dirección a Honolulu (Hawái) con 231 pasajeros y 10 tripulantes tuvo que regresar después de que su reactor derecho se incendiara.

La aeronave pudo aterrizar en el aeropuerto de Denver y ninguno de sus ocupantes resultó herido, pero los residentes del suburbio de Broomfield, en Denver, encontraron grandes piezas del avión esparcidas por su vecindario, incluida una pieza circular gigante de metal que aterrizó en el patio de un vecino.

El ministro británico de Transportes, Grant Shapps, anunció este lunes una prohibición temporal de vuelo para esta serie en el espacio aéreo del Reino Unido.

Japan Airlines (JAL) y All Nippon Airways (ANA) anunciaron que dejaron en tierra, respectivamente, 13 y 19 aviones con motores PW4000, pero no anularon ningún vuelo porque sustituyeron esos aparatos por otros.

El Ministerio japonés de Transportes indicó que había ordenado inspecciones más estrictas después de que un avión JAL 777 que cubría la ruta de Tokio a Naha, en la isla de Okinawa, sufriera problemas con “un motor de la misma familia” en diciembre.

El Ministerio de Transporte de Corea del Sur, por su parte, dijo el lunes que por el momento no tenía la intención de dejar aviones en tierra pero que monitorea la situación.

Pero Asiana Airlines, la segunda compañía más grande de Corea del Sur, ya tomó la decisión de no usar los siete Boeing 777 de los que dispone.

En cuanto a Korean Air, la principal aerolínea del país, que en un primer momento declaró a AFP que había dejado en tierra sus seis Boeing 777 equipados con motores PW4000, dijo que espera instrucciones oficiales de los reguladores surcoreanos.

Un duro golpe

El fabricante de aviones estadounidense tuvo graves problemas en 2019 con otro de sus modelos, el 737 MAX. El avión tuvo que dejar de ser utilizado en marzo de ese año después de dos accidentes que dejaron 346 muertos, el de Lion Air en Indonesia en octubre de 2018 (189 fallecidos) y el de Ethiopian Airlines, en marzo de 2019, en Etiopía (157 muertos).

Al cabo de más de 20 meses, y después de que se modificara el programa de comando de vuelos y se pusieran en marcha nuevos protocolos en la formación de los pilotos, se autorizó la reanudación de los vuelos del aparato, a partir de diciembre de 2020.

La pandemia de covid-19 y sus desastrosas consecuencias en el transporte aéreo internacional han provocado la cancelación de pedidos de cientos de aviones tanto para Boeing como para su competidora europea Airbus.

El 777, que está en servicio desde hace 25 años “tiene una reputación sólida”, pero este incidente nos recuerda que estas flotas están envejeciendo, indicó Merluzeau.