Esta es la historia de Fausta, la rinoceronte que murió a los 57 años

Fausta, una hembra de rinoceronte negro que sería la más vieja del mundo, falleció en cautiverio a los 57 años, según anunciaron este domingo 29 de diciembre las autoridades de la reserva natural del cráter de Ngorongoro en Tanzania.

Foto de Fausta en sus últimos días de vida. (Foto Prensa Libre: Tomada de ABC sociedad).
Foto de Fausta en sus últimos días de vida. (Foto Prensa Libre: Tomada de ABC sociedad).

“Los registros muestran que Fausta vivió (más tiempo) que cualquier rinoceronte en el mundo, y lo hizo en el Ngorongoro, en libertad, durante más de 54 años antes de ser llevada a un santuario en 2016 durante sus últimos tres años de vida”, explica en un comunicado la autoridad de esta reserva.

Esta hembra de rinoceronte pereció el pasado 27 de diciembre, en principio, por causas naturales, si bien un grupo de científicos y veterinarios se ha desplazado hasta allí para investigar otras posibles causas.

“Fausta fue vista por primera vez en el cráter de Ngorongoro en 1965 por un científico de la Universidad de Dar es Salam, (para entonces) tenía entre 3 y 4 años”, afirma el comunicado, en el que se explica cómo su salud se empezó a deteriorar a partir de 2016.

En cautiverio

“Nos vimos obligados a poner el animal en cautiverio, tras varios ataques de hienas y heridas graves”, añade.

La esperanza de vida de los rinocerontes se sitúa entre los 37 y los 43 años en libertad, pero pueden vivir una década más en cautiverio, según la autoridad de Ngorongoro.

Los resultados de las investigaciones saldrán a luz en las próximas semanas, después de que las muestras tomadas del cuerpo de Fausta sean estudiadas en un laboratorio, detalló uno de los científicos involucrados a la prensa local.

Especie amenazada

Amenazados por la caza furtiva, la población de rinocerontes negros se reduce a unos 5 mil 500, según la ONG Save The Rhino, localizada en Sudáfrica, Zimbabue, Botsuana, Tanzania y Kenia.

No deje de leer: Documentan biodiversidad de Yaxhá para producir material didáctico y promover su conservación

Los cazadores buscan sus cuernos, que pueden llegar a venderse en mercado negro, sobre todo en Asia, por entre 60 mil  y 80 mil dólares (unos Q604 mil) el kilo dadas sus supuestas propiedades curativas y afrodisíacas.

Contenido relacionado

Los rinocerontes usan el estiércol como redes sociales

Muere el último rinoceronte blanco macho del mundo

Pareja de rinocerontes blancos es la nueva inquilina del Zoológico la Aurora