Frenan primer matrimonio entre homosexuales en Costa Rica

El primer matrimonio entre homosexuales que iba a realizarse hoy en Costa Rica se frenó por una prohibición del órgano estatal que regula la actividad de los abogados en el país, que prohibió la realización de este tipo de bodas.

El costarricense Mario Arias, izquierda y el venezolano Roberth Castillo, derecha, tenían previsto casarse este sábado en Costa Rica cancelaron su boda luego de que la Dirección Nacional de Notariado prohibiera a los notarios públicos realizar matrimonios. (Foto Prensa Libre: EFE)
El costarricense Mario Arias, izquierda y el venezolano Roberth Castillo, derecha, tenían previsto casarse este sábado en Costa Rica cancelaron su boda luego de que la Dirección Nacional de Notariado prohibiera a los notarios públicos realizar matrimonios. (Foto Prensa Libre: EFE)

Los dos hombres pretendían casarse por la vía civil al amparo de un dictamen emitido hace menos de una semana por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que ordenó a todos sus Estados miembros garantizar los derechos de la población LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales).


El dictamen de la Corte IDH, emitido en respuesta a una opinión consultiva hecha por Costa Rica, incluyó el matrimonio entre parejas del mismo sexo como parte de esos derechos.

La pareja canceló la boda prevista para este sábado, luego de que el Consejo de Notariado prohibió a los abogados-notarios del país la inscripción de matrimonios entre personas del mismo sexo.

La pareja de homosexuales tenía previsto casarse cancelaron el evento y brindaron una conferencia de prensa. (Foto Prensa Libre: EFE)

El organismo advirtió que sus miembros no pueden inscribir este tipo de matrimonios hasta que no haya una reforma legislativa o un pronunciamiento de la Sala Constitucional que anulen las actuales normas vigentes en el país, que sólo permiten los matrimonios entre heterosexuales.

Los dos hombres que pretendían contraer matrimonio dijeron que elevarán un recurso ante la Sala Constitucional en contra de la resolución del Consejo de Notariado.

Iglesias se oponen

Las iglesias Católica y Evangélica firmaron hoy un manifiesto en donde exponen su oposición al matrimonio entre parejas del mismo sexo, el aborto y la ideología de género.

El colectivo "Yo sí quiero un Estado laico CR" convocó a la población para salir desde el Parque Central, ubicado en el corazón de la capital, y finalizar frente a la Asamblea Legislativa. (Foto Prensa Libre: EFE)

En el texto fue firmado por el presidente de la Conferencia Episcopal, el arzobispo José Rafael Quirós y el presidente de la Federación Alianza Evangélica Costarricense, Jorge Gómez, el pasado 18 de enero, pero hecho público hoy.

En el documento ambos grupos religiosos reafirman “el valor absoluto de la vida humana desde su concepción” y que “la familia que se basa en el matrimonio debe encontrar el apoyo y protección del Estado. Más allá de las imposiciones internacionales”.

Decenas de personas marcharon para pedir un Estado laico, libre de homofobia, que respete la diversidad sexual y los derechos humanos. (Foto Prensa Libre: EFE)

Esto luego de la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) favorable al matrimonio gay.

“Hacemos un llamado a todos los cristianos y a todos los ciudadanos a participar de las elecciones de 4 de febrero meditando delante de Dios y de sus consciencias su voto (…) a los candidatos les pedimos ser consecuentes con sus promesas de campaña, ser intolerantes con cualquier acto de corrupción y que nunca se olviden de los valores y convicciones cristianas”, cita el texto.

Además, exponen su rechazo a la propuesta del Ministerio de Educación Pública de brindar una clase de educación sexual a los adolescentes llamada “Educación para la afectividad y la sexualidad”.

“Los padres son los primeros llamados a educar a sus hijos y el Estado debe apoyar a los padres en esta tarea, por lo que es inaceptable la propuesta, así como otras propuestas gubernamentales contaminadas por la ideología de género que contravienen los principios cristianos”, dice el documento.

Ambos grupos religiosos también mostraron su “preocupación” por el persistente nivel de pobreza, la creciente desigualdad social, así como los niveles de violencia, especialmente el aumento del crimen organizado y del narcotráfico.