Hallan ciervo muerto en Tailandia con siete kilos de plástico en el estómago

Un ciervo fue hallado muerto con siete kilogramos de basura en su estómago, incluidas cuerdas, ropa interior y una gran cantidad de plásticos, en un bosque de Tailandia, donde han fallecido al menos tres animales en parecidas circunstancias desde agosto.

Archivado en:

CiervomuerteTailandia
Veterinarios examinan piezas de desechos plásticos recuperados del estómago de un ciervo muerto en el Parque Nacional Khun Sathan en la provincia de Nan en Tailandia. (Foto Prensa Libre: AFP)
Veterinarios examinan piezas de desechos plásticos recuperados del estómago de un ciervo muerto en el Parque Nacional Khun Sathan en la provincia de Nan en Tailandia. (Foto Prensa Libre: AFP)

Los guardas forestales de Phrae, en el norte del país, informaron en su página de Facebook que encontraron el cadáver del ciervo, de unos 10 años y 200 kilogramos de peso, sin signos de violencia el lunes cerca del Parque Natural Khun Sathan.

El animal, que medía 1.35 metros de alto y 2.30 metros de largo, está siendo examinado para determinar la causa de la muerte, que se cree que pudo haber ocurrido hace unos tres días debido a la edad y a los desechos en su estómago.

Las fotos del ciervo fallecido han provocado más de 500 mensajes de internautas en Facebook, indignados con los turistas que tiran desechos en los bosques.

En Tailandia, uno de los países que más plástico tira al mar junto con China, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Sri Lanka, es habitual el hallazgo de animales muertos debido al plástico, sobre todo en la costa.

El pasado agosto, otro ciervo fue encontrado muerto, también con plástico en el estómago, en el parque natural de Khao Yai, unos 125 kilómetros al noreste de Bangkok.

Un ciervo fue hallado muerto tras haber ingerido siete kilos de bolsas de plástico y otros restos de basura en Tailandia, lo que revela el problema de tirar basuras y desechos en aguas y bosques de este país. (Foto Prensa Libre: AFP)

 

Una cría de dugongo, un mamífero acuático de la familia de los sirenos en peligro de extinción, murió el mismo mes debido a una infección agravada por residuos plásticos que había ingerido.

Otro caso que conmocionó a muchos tailandeses fue el de una ballena piloto muerta el año pasado en el sur debido a la obstrucción que le provocaron las 80 bolsas de plástico que fueron encontradas en sus entrañas.

La ONG Greenpeace ha denunciado que unas ocho millones de toneladas de basura van a parar todos años a los océanos en el mundo.

Contenido relacionado:

> La historia del perro “héroe” que rescató a un bebé que su madre había enterrado vivo
> Seis elefantes salvajes mueren ahogados al resbalar en una cascada en Tailandia
> Las astutas ratas que aprendieron a diseccionar con “precisión quirúrgica” a unos sapos venenosos para comerse su corazón en Australia