Lo que el año se llevó y dejó

Opinión

Este año se llevó vidas, intenciones democráticas y sueños de país libre. Y lo mismo nos deja, porque de eso va nuestro breve tiempo en la tierra: de despedidas y bienvenidas, de encuentros y desencuentros. En el 2018 vi partir a mi gran amigo Édgar Pereira, compañero de caminatas matutinas y maestro en cuestiones de política y ética, pero su hija Sandra es ahora mi maestra de yoga. Vi partir a Margarita Carrera, mujer y escritora que marcó mi vida definitivamente y muchas otras a lo largo de la suya, tan intensa y prolífica, pero sus obras salen a mi encuentro todo el tiempo.

Cuando los amigos se van

Opinión

Estoy entrando en esa época de la vida donde comienzo a saber tanto de amigos que se adelantan en el viaje a la muerte, como de otros que están dando a su vida un segundo o tercer aire, sea por un nuevo matrimonio o porque están comenzando a ser abuelos. Si bien no hay certidumbre más grande que el hecho de que inevitablemente todos moriremos, no hay manera de evitar ese dolor que acompaña la noticia de que un amigo se nos va, especialmente, si la partida ocurre en una etapa todavía temprana de la vida.

¿Duele Nicaragua a todos?

Opinión

El dictador Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, permiten que la policía nicaragüense y grupos paramilitares asesinen brutal y vilmente a ciudadanos cansados de la represión que confrontan el régimen del FMLN y piden elecciones prontas como salida a la crisis. Es inconcebible que en pleno siglo XXI sucedan todavía esas cosas, y no solamente ahí.