Kosaka Kumiko, la monja mala de Mendoza, Argentina

Kumiko, es la monja japonesa que está acusada en Mendoza, Argentina, de participar en los abusos sexuales contra estudiantes sordomudos del Instituto Antonio Próvolo. Por este caso dos sacerdotes están detenidos.

La monja japonesa Kosaka Kumiko ocultaba con pañales las heridas de los menores abusados. (Foto Prensa Libre: tomada de internet)
La monja japonesa Kosaka Kumiko ocultaba con pañales las heridas de los menores abusados. (Foto Prensa Libre: tomada de internet)

En Mendoza, abundan los testimonios de personas quienes conocen a la religiosa, hablan que su rostro reflejaba humildad, paciencia, empatía, condescendencia y sobretodo confianza. Nunca imaginaron que sería terminaría prófuga de la justicia e implicada es un escándalo pederasta.

Kosaka Kumiko, una monja católica de origen japonés. Emigrada con su familia a Argentina en 1977, según la investigación había trabajado en el Instituto Antonio Próvolo entre los años 2007 y 2013.


Adquirió los hábitos en el 2000. En Argentina trabajó para varias instituciones religiosas.

Kumiko vivió en el instituto hasta el 2013. No pertenecía a la congregación del centro educativo sino que formaba parte de otra congregación, llamada Nuestra Señora del Huerto.

Era una de las encargadas de cuidar a los estudiantes, fuera del horario de clases. De hecho, en ningún momento ejercía funciones docentes.

Los padres de Kumiko fallecieron, la monja dijo a un juez que tiene tres hermanos más que viven en España, Japón y Argentina.

La monja mala, como ahora se le conoce a Kumiko, terminó implicada luego que una joven, que ahora tiene 17 años, “señaló en su testimonio, en lenguaje de señas, a una monja con 'rasgos achinados en el ojo'”. y afirmó que la propia Kosaka era la encargada de ponerle los pañales a ella y a otros niños abusados para intentar de esa forma disimular los sangrados.

Kumiko permanecía prófuga desde los últimos días de marzo. (Foto Prensa Libre: Tomada de internet)

“Yo no les creo a las víctimas porque en Mendoza hay un boom de denuncias a monjas y sacerdotes, es una moda”, indicó Kumiko en la audiencia de primera declaración.

“Era tan siniestra que esta mujer era la encargada de seleccionar y “entregar” a los alumnos más débiles a esos curas para que cometieran los abusos”, describió uno de los abogados de las víctimas.

Las víctimas revelaron el mal carácter Kumiko, de gritos y maltratos físicos. Hablan de cómo la religiosa “participó en tocamientos a niñas, les pidió que se tocaran entre ellas y vio pornografía” junto al celador del Instituto.

El comportamiento violento de la monja japonesa no sólo se reducía al trato con los estudiantes, sino también papás. (Foto Prensa Libre: AP)

Durante seis años, Kumiko desarrolló un papel fundamental en la serie de abusos sexuales orquestada por los sacerdotes, según los testigos. Fue “el demonio con cara de mujer” detrás de decenas de violaciones, según manifestaron los abogados.

Los religiosos acusados y detenidos son, Nicola Corradi, de 82 años y Horacio Corbacho, 56. También, José Luis Ojeda 50; Jorge Bordón 50 y Armando Gómez, 46 exadministradores del instituto.

Con reportes de medios de Mendoza, Argentina.