La expulsión de los pandilleros de Estados Unidos desestabilizará Centroamérica, advierten expertos

La política migratoria del presidente estadounidense, Donald Trump, que incluye la expulsión de los integrantes de las maras a sus países de origen, supondrá una desestabilización de las naciones centroamericanas, pues incrementará la inseguridad y la violencia.

Experta advierte de que es un error que EE. UU. devuelva a pandilleros a sus países de origen. (Foto: Hemeroteca PL)
Experta advierte de que es un error que EE. UU. devuelva a pandilleros a sus países de origen. (Foto: Hemeroteca PL)

Así lo advierte en un artículo la consejera técnica y analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) María Luisa Pastor Gómez, quien deja claro que en esta “cruzada” el presidente Donald Trump busca asociar a los inmigrantes con “asesinos, narcotraficantes y pandilleros de la Mara Salvatrucha”.


Explica que la Mara Salvatrucha es un “colectivo criminal y extremadamente violento” creado precisamente en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, y no en El Salvador, en la década de 1980 por hijos de refugiados salvadoreños como reacción a la xenofobia y la marginación en el país de acogida.

La actual política migratoria de Trump se sustenta en distintos anuncios y medidas: levantar un muro en la frontera de México; la supresión de programas de protección, concedidos por razones humanitarias; la aplicación de un impuesto sobre las remesas que los inmigrantes envían, que contribuyen de manera notable a las economías de sus lugares de origen; y la expulsión de los miembros de las maras que actúan en Estados Unidos.

“La primera medida antiinmigración se anunció en septiembre de 2017 con la decisión de no renovar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés)”, apunta Pastor.

Lea más: Trump declara la guerra contra la pandilla MS-13

Este programa, detalla, había permitido regularizar a los niños, de forma temporal, que entraron ilegalmente en EE. UU. Son los conocidos “dreamers” (soñadores).


“En cuanto a las maras (pandillas), tanto el presidente Trump como el fiscal general, Jeff Sessions, están llevando una estrategia coordinada de acusar a la Salvatrucha de atentar contra la seguridad pública y amenazan con deportaciones masivas de sus miembros”, agrega la experta.

Pastor recuerda que “entre 1996 y 2002 fueron expulsados cerca de 31 mil delincuentes con condena a Centroamérica, de ellos 12 mil a El Salvador”, donde encontraron un Estado frágil, en fase de recuperación de una guerra civil que asoló el país, y que los pandilleros aprovecharon para fortalecer sus estructuras y convertirse en la amenaza a la seguridad que son hoy día.

Lea también: Donald Trump amenaza con cortar ayuda a Guatemala y a otros países que no frenan el narcotráfico

“Estos grupos se expandieron de Los Ángeles a otras ciudades de EE. UU. con poblaciones de inmigrantes considerables; lo que provocó que un problema inicial de unos cientos de pandilleros terminó convertido en la existencia de 10 mil miembros de la Salvatrucha en Estados Unidos y un aumento de 30 mil en Centroamérica”, añade.

La analista del IEEE advierte de que “la deportación de estos delincuentes supondrá una desestabilización de los países centroamericanos, especialmente si tenemos en cuenta la desproporción que suponen los 10 mil miembros de las maras en Estados Unidos con una población de 323 millones de habitantes, frente a los 60 mil pandilleros que se estima existen en El Salvador, un pequeño país de 6.5 millones de habitantes”.