China aconseja a Taiwán abandonar sus “alucinaciones” de independencia

Taiwán debería abandonar sus “alucinaciones” de independencia, ya que abogar por la secesión acabaría en “desastre”, aconsejan hoy los medios oficiales chinos, controlados por el Gobierno, tras la victoria de la oposición independentista en las elecciones presidenciales taiwanesas.

Publicado el
La opositora Tsai Ing-wen celebra emocionada su victoria. (Foto Prensa Libre: AP)
La opositora Tsai Ing-wen celebra emocionada su victoria. (Foto Prensa Libre: AP)

A través de periódicos como el Global Times o la agencia oficial Xinhua, China insiste en que el triunfo del independentista Partido Demócrata Progresista (PDP) “no significa que la mayoría de los taiwaneses apoyen la independencia” y considera que el escenario de Taiwán como estado soberano “es completamente imposible”.

En un editorial, el diario Global Times recomienda a la presidenta electa de Taiwán, Tsai Ing-wen, no cruzar la “línea roja” con China, pues eso le llevará, según el rotativo, a “un callejón sin salida”.

“Esperamos que Tsai pueda hacer que el partido reconsidere sus alucinaciones sobre la independencia de Taiwán, y contribuya al desarrollo común y pacífico entre Taiwán y el continente”, apunta.

En opinión de la agencia oficial Xinhua, Tsai muestra una posición ambigua hacia China porque “sabe que abogar por la independencia de Taiwán sería un desastre”.


“No se puede negar que la vuelta de un gobierno del PDP supone un gran desafío para las relaciones del Estrecho. No obstante, el continente tiene la resolución y la capacidad para frustrar cualquier intento secesionista”, sentencia.

Como recordaba el periódico oficial China Daily, si Taiwán declarara la independencia, “significaría la guerra”.

Grandes desafíos

Tras su amplia victoria como presidenta electa de Taiwán y con la mayoría legislativa de su partido pro-independencia, Tsai Ying-wen cuenta con un enorme capital político, pero las relaciones con China serán un tema sumamente difícil.

Beijing advirtió de inmediato que no cederá en su posición en que la lideresa de Taiwán debe reconocer que tanto la isla como la China continental son dos partes de un solo pueblo chino. Podría pasar mucho tiempo antes de que China se convenza de que puede confiar en Tsai.

“Manejar las relaciones a uno y otro lado del Estrecho de Taiwán será difícil, no sólo para Taiwán sino también para la China continental”, opinó Huang Jing, analista del Instituto de Ciencias Políticas Lee Kuan Yew en la Universidad Nacional de Singapur.

Tsai, quien será la primera presidenta mujer de Taiwán, ganó con 56% de los votos versus 31% para Eric Chu, del Partido Nacionalista, más afín a China y que ha gobernado Taiwán los últimos ocho años.

El Partido Progresista Democrático de Tsai obtuvo 68 de los 113 escaños parlamentarios, con lo que tiene la mayoría por primera vez en la legislatura dominada hasta ahora por los nacionalistas.

Equipo opositor festeja victoria. (Foto Prensa Libre: AFP)

“A mí no me sorprendió para la nada el resultado, los nacionalistas tenían que irse. Ahora Tsai tiene que concentrarse en la economía así que no creo que vaya a ser nada para molestar a China”, dijo Tan Kuang-jung, un chofer de autobús de Taipéi.

Son muchas las razones por las que ganó el partido de Tsai de manera tan aplastante.
El presidente saliente Ma Ying-jeou se había vuelto sumamente impopular entre la población de 23 millones de habitantes, en gran parte debido a la percepción de que sus intentos por afianzar las relaciones con China estaban beneficiando sólo a una élite, mientras escasean los empleos y los salarios permanecen estancados.

Ante indicios de que su candidato original no sería bien recibido entre el electorado, los nacionalistas lo retiraron y postularon a Chu, pero él tampoco pudo mejorar el desempeño. Renunció como presidente del partido tras la derrota del sábado.

Una nueva generación interesada en la política se había coincidido en oponerse a un nuevo acuerdo comercial con China y al parecer votó masivamente a favor del PPD.