Papa Francisco aterrizó en Chile y durante el vuelo expresó temor a una guerra nuclear

El papa Francisco manifestó este lunes en el avión que lo llevó a Chile su temor a que “un incidente” desencadene una guerra nuclear en algún lugar del planeta. Según reportes el avión de la aerolínea Alitalia aterrizó a las 19:14 horas (22:14 GMT) en el aeropuerto internacional Arturo Merino Benítez de Santiago, donde era aguardado por la presidenta chilena, Michelle Bachelet.

Publicado el
El papa Francisco fue recibido por la presidenta de Chile, Michelle Bachelete. (Foto Prensa Libre: AFP)
El papa Francisco fue recibido por la presidenta de Chile, Michelle Bachelete. (Foto Prensa Libre: AFP)

El papa Francisco llegó este lunes a Chile en el marco de una visita de tres días en los que estará en la capital, Santiago de Chile, y en las ciudades de Temuco e Iquique.


El papa será recibido a pie del avión por la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, toda vez que se trata de una visita de Estado, y posteriormente se dirigirá a su residencia, en la Nunciatura Apostólica, si bien antes tiene previsto detenerse a visitar una parroquia obrera en el municipio de Pudahuelcapital, Santiago de Chile, y en las ciudades de Temuco e Iquique.

Protestas por escándalo de abusos sexuales

Cinco jóvenes han sido detenidos por la policía antidisturbios de Chile durante una protesta cerca de la Embajada de Argentina, a pocos minutos de la llegada al país del papa Francisco para realizar un visita de Estado de tres días.

“No está en el programa. El tema es importante, y los mejores encuentros son los privados”, dejo caer el portavoz vaticano, Greg Burke, al ser preguntado por la posibilidad de una reunión de Francisco con víctimas chilenas de los abusos por parte de religiosos.

La llegada de Francisco ha reavivado el escándalo de los curas pederastas y la organización Bishop Accountability publicó esta semana un listado con 80 sacerdotes, clérigos y una monja acusados de abusos sexuales en contra de menores de edad en el país suramericano.

Tanto desde el clero chileno como peruano se ha destacado la importancia de tener un gesto con quienes han sufrido abusos sexuales, como han planteado distintos sectores de la sociedad chilena.

Una mujer camina frente a la Iglesia Cristo Pobre cuyas paredes frontales fueron rayadas con mensajes en contra de la visita papal en Santiago, Chile. (Foto Prensa Libre: EFE)

Las palabras del portavoz vaticano dejan abierta esta posibilidad como ya ha ocurrido en otros viajes de los pontífices en los que se encontraron en privado, sin previo anuncio, con víctimas de los abusos sexuales por parte de curas.

El mismo papa Francisco se reunió en Filadelfia (EEUU), durante su viaje a este país y Cuba en 2015, con un grupo de víctimas de abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia, y lo anunció al comienzo de un encuentro con obispos en esta ciudad.

El lugar para este tipo de encuentros privados suele ser la nunciatura, donde el papa descansa y se aloja durante los viajes internacionales.

Quizá esto podría ya suceder hoy, pues el pontífice no tiene ningún acto programado y se dedicará a descansar.

Será más difícil que Francisco reciba a los laicos de la diócesis de Osorno, en el sur de Chile, que piden desde hace meses la destitución del obispo chileno Juan Barros, nombrado por el papa argentino, por sus vinculaciones con el encubrimiento de abusos sexuales del sacerdote Fernando Karadima.

Vista de un relicario con la imagen del papa Francisco a la venta al exterior de una de las iglesias históricas de la ciudad de Lima, Perú. (Foto Prensa Libre: EFE)

Karadima fue considerado en febrero de 2011 por el Vaticano culpable de cometer abusos sexuales y lo condenó a una vida de oración y penitencia.

Una carta del papa fechada en 2015 y filtrada por la agencia AP planteaba la concesión de un año sabático a Barros y los obispos Horacio Valenzuela y Tomislav Koljatic, también señalados como encubridores de Karadima.

Mientras que se ha confirmado que Francisco saludará a dos personas (se cree un hombre y una mujer) que fueron víctimas de la dictadura militar de Augusto Pinochet en Chile y que le entregarán una carta.

El saludo se producirá antes de la misa que el pontífice celebrará en la ciudad de Iquique, donde Pinochet mandó construir dos de los centros secretos de detención y tortura.

El papa Francisco sube a bordo de un avión en el aeropuerto Fiumicino en Roma, Italia donde emprendió hoy su viaje a Chile. (Foto Prensa Libre: EFE)

Según el programa, en Santiago se reunirá mañana con las autoridades chilenas y al cuerpo diplomático en el Palacio La Moneda y después oficiará una misa multitudinaria, a la que se espera asistan 500.000 personas, en el Parque O'Higgins.

Durante la tarde, el pontífice argentino visitará la prisión femenina de San Joaquín y luego se trasladará a la catedral de Santiago para un encuentro con los religiosos y religiosas y realizará una visita privada al santuario de San Alberto Hurtado.

El próximo miércoles viajará a Temuco, en la región de la Araucanía, territorio reivindicado por el pueblo originario de los Mapuches, donde celebrará una misa en el Aeropuerto de Maquehue.

Celebrará misa en Iquique el jueves y después viajará a Perú, donde además de las visitas institucionales tiene previsto desplazarse a Puerto Maldonado (sureste) para mantener un encuentro con representantes de los pueblos de la Amazonía.

Vista de una pancarta gigante del papa Francisco en el atrio de la catedral de la ciudad de Lima, Perú. (Foto Prensa Libre: EFE)

Francisco llegará después de que el Vaticano dispusiera la pasada semana la intervención de la organización católica peruana Sodalicio de Vida, después de las graves informaciones recogidas y la petición de prisión a su fundador, el laico Luis Fernando Figari, acusado también de maltratos y abusos sexuales.

El asunto sobre la congregación parece resuelto, pero no la situación de Figari que vive en Roma desde hace años y antes de su imputación el Vaticano le prohibió regresar a Perú.