Ser la esposa de “el Chapo” Guzmán no es cosa fácil: así pasa Emma Coronel sus días en una prisión de EE. UU.

Defensa revela los padecimientos que vive la esposa de “el Chapo” Guzmán, pues se le considera una reclusa de alto perfil por su relación con el exjefe del Cartel de Sinaloa.

Publicado el
Emma Coronel, esposa de Joaquín "el Chapo" Guzmán. (Foto Prensa Libre: AFP)
Emma Coronel, esposa de Joaquín "el Chapo" Guzmán. (Foto Prensa Libre: AFP)

Emma Coronel Aispuro, presa desde hace un mes por cargos relacionados con el narcotráfico, pasa sus días en un aislamiento que deteriora su salud, preocupada por sus hijas gemelas y sin convivir con el resto de las reclusas, mientras su defensa busca que su caso sea resuelto, aún si eso incluye que la esposa de Joaquín Guzmán Loera, “el Chapo”, se declare culpable ante la justicia de Estados Unidos.

La abogada Mariel Colon Miro, quien representa a la acusada junto con Jeffrey Lichtman, dijo que las malas condiciones en las que se encuentra su clienta no han mejorado en el Centro de Detención de Alexandria, Virginia, sino al contrario. Y pese a que ha sido en situaciones extremas, la exreina de belleza ya pudo hablar con María Joaquina y Emali Guadalupe, las gemelas que procreó con el exjefe del Cartel de Sinaloa.

“Ha extrañado muchísimo a sus niñas y está muy preocupada por ellas, sus condiciones siguen siendo igual o peor. Casi no puede hablar con las pequeñas, normalmente puede hablar con ellas en el fin de semana, ya que actualmente solo puede salir de su celda de una de la madrugada a tres de la madrugada, para bañarse y hablar con su familia”, explicó la abogada a Infobae México.

A decir de Colon Miro, esa situación es preocupante, porque Coronel Aispuro pasa 22 horas recluida sin hacer nada y ello podría alterar su salud física como emocional. Si bien puede salir a una sala y tiene un par de horas para asearse, ese tiempo también debe ocuparlo para alguna comunicación con sus parientes.

También lea: Emma Coronel: este es el derecho al que renunció la esposa de “el Chapo” Guzmán, presa en EE. UU.
“Lamentablemente a esa hora es muy tarde, porque las niñas pequeñas están durmiendo, entonces no puede levantarlas. Puede hablar con ellas los viernes y los sábados, porque al otro día no tienen clase”, agregó la defensora.

Añadió que cuando termina su estancia en la sala, a altas horas de la madrugada y en completo aislamiento del resto de reclusas, vuelve a su celda. Pero a las cinco de la mañana, la vuelven a levantar para que desayune.

Emma Coronel ha tenido que padecer este horario extremo durante el último mes. No le permiten acceder siquiera a libros. Aunque en el espacio a donde acude por la madrugada hay una televisión, en ese momento no transmiten noticieros, ni ningún otro programa de entretenimiento y solo puede ver infomerciales.

También lea: Así se tramitó la orden de captura contra Emma Coronel, emitida cinco días antes de su detención
Asegura que el resto de detenidas sí sale a un espacio distinto, pero a la esposa de “el Chapo” le prohíben tener contacto con ellas.

“Me ha comentado que siente las piernas entumecidas, porque no puede casi moverse, a la una de la mañana cuando la sacan a un tipo de saloncito hay una bicicleta estacionaria, entonces ella trata de usarla por unos 30 minutos para poder mover sus piernas y así circular la sangre, así que es una cosa muy triste por la que ella está pasando”, dijo la abogada.

La defensa trata de que las dos horas otorgadas a su clienta sean cambiadas a un horario más razonable. Argumentan que puede tener un desbalance en sus hábitos y posibles consecuencias de salud. Anteriormente habían denunciado que Coronel duerme con las luces encendidas y una sábana delgada.

También lea: De una vida de lujos al encierro: cómo pasan Emma Coronel y el “Chapo” Guzmán sus días en prisión
Las autoridades de Estados Unidos consideran que la esposa de “el Chapo” es una reclusa de alto perfil. Según la declaración jurada del agente especial del FBI, Eric S. McGuire, la acusación se sustenta en revisiones a miles de comunicaciones interceptadas e interrogatorios a más de cien miembros y ex integrantes del Cartel de Sinaloa.

Coronel es imputada por cargos de conspiración para importar heroína, cocaína, marihuana y metanfetaminas. Si es declarada culpable, pagaría un mínimo de 10 años en prisión y una sentencia máxima de cadena perpetua, además de una multa de hasta 10 millones de dólares.

De acuerdo con la acusación del caso 1:21-mj-00240, fue mensajera de su esposo y conspiró para el envío de narcóticos hacia EE. UU., ambas acciones, entre 2012 y 2017. Además de planear la fuga de “el Chapo” en 2015, en señalamientos directos del padrino de una de sus gemelas: Dámaso López Núñez, el Licenciado, exlugarteniente de Guzmán Loera.

También lea: “Te lo pido, virgencita de Guadalupe”: Los mensajes de apoyo que Emma Coronel recibe desde las redes sociales
Según datos de la prisión, las visitas en persona fueron suspendidas desde marzo del año pasado, pero se han implementado videollamadas para familiares y amigos de reclusos, pero solo se conceden 10 minutos cada semana entre martes y viernes, previa cita y con iniciativa de la persona detenida. Los arrestados también tienen una hora de llamadas telefónicas cada siete días.

Hasta la semana pasada, Emma Coronel solo ha podido realizar una videollamada a sus familiares y, según su abogada, el servicio es limitado porque hay muchas reclusas y pocos equipos. De ahí que las comunicaciones son por teléfono.

Negociaciones

En términos generales, Emma Coronel tiene tres opciones: ir a juicio; cooperar con el gobierno de EE. UU. y que el juez considere su sentencia; o declararse culpable y aceptar la pena correspondiente, siempre que las autoridades valoren esa disposición.

Mariel Colon comentó a Infobae México que la defensa está en comunicación con los fiscales del caso para evaluar que la esposa del Chapo Guzmán asuma su responsabilidad.

También lea: Emma Coronel: los peligros a los que se enfrenta la esposa de “el Chapo” Guzmán en prisión, según sus abogados
“Nosotros estamos en comunicación y en negociaciones con el gobierno, es lo único que por el momento te puedo comentar. Cuando digo negociaciones, son más bien, pláticas”, precisó.

Cuando algún acusado o acusada se declara culpable en una corte estadounidense, explicó la abogada, tiene ciertos beneficios de la fiscalía. Por ejemplo, ayudar para que el cargo sea por un delito menor, pues se reconoce que hay voluntad de aceptar la comisión del ilícito.

“Estamos, obviamente ahora mismo, en esas conversaciones con fiscalía para ver si esa es una posibilidad, no estoy diciendo que es lo que vaya a pasar”, advirtió la entrevistada.