Una vida de excentricidades: las 4 propiedades más lujosas de Pablo Escobar en Colombia y el mundo

El narcotraficante, líder del extinto Cartel de Medellín, adquirió con su capital ilegal ostentosas propiedades en diferentes lugares.

Publicado el
El fundador del Cartel de Medellín tuvo lujosas propiedades. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El fundador del Cartel de Medellín tuvo lujosas propiedades. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Temido por multitudes, Pablo Emilio Escobar Gaviria fue uno de los hombres más poderosos en la historia de Colombia y uno de los narcotraficantes más buscados en el mundo.

Conocido por haber sido el fundador del desaparecido Cartel de Medellín, impuso su monopolio, producción y consumo de cocaína en todas sus etapas. Además, hundió a Colombia entre las décadas de 1970, 1980 y 1990 y provocó que ese país estuviera plagado de narcotráfico, crímenes y grupos de poder que, hasta la fecha siguen repercutiendo las secuelas.

Su historial millonario

Escobar hizo una auténtica fortuna de forma ilegal. Sin embargo, figuró en las listas como una de las personas más ricas del mundo.

En 1989 fue catalogado como la séptima persona más rica del mundo debido a que, durante su imperio del narcotráfico, entre 1987 hasta 1993, ingresó a la revista Forbes como un millonario mundial.

De acuerdo con los reportes internacionales, se estima que, en la década de 1980, el Cartel de Medellín recaudaba aproximadamente US$420 millones a la semana, lo que le generó una cifra aproximada de US$22 mil millones al año.

Dedicado al narcotráfico obtuvo poder y con ello, los recursos suficientes para adquirir lo que quiso. Escobar adquirió varias propiedades, entre ellas, varias de las más lujosas y únicas de su época.

Escobar falleció el 2 de diciembre de 1993 y hasta antes de su muerte, los informes oficiales revelaron que el fundador del Cartel de Medellín contaba con propiedades en Colombia y otros países.

Lea también: La viuda de Pablo Escobar revela nuevos detalles del “infierno” que vivió junto al capo de la droga

1. Hacienda Nápoles

Catalogada como la propiedad más querida y simbólica de Escobar, fue una hacienda que se conformó en 1978 junto con su primo, Gustavo Gaviria.

La propiedad tuvo la extensión de unas 3 mil hectáreas en el municipio de Puerto Triunfo, departamento de Antioquia, Colombia y su entrada principal exhibía una réplica de la primera avioneta con la que el narcotraficante transportó cocaína hacia Estados Unidos.

Según informes, en su interior se construyeron edificios con varias habitaciones, 27 lagos artificiales, gasolinera propia, seis piscinas y pista de aterrizaje, entre otras excentricidades.

(Foto: Wikimedia Commons)

Se conoce que, en esta hacienda, Escobar transportó una cantidad incalculable de animales nativos de África y otras partes del mundo para construir un zoológico personalizado entre los que destacaron animales como hipopótamos, cebras, canguros, flamencos, camellos, venados y jirafas.

El propio Escobar aseguró que en esa hacienda ocurrían las reuniones de los líderes del cartel de Medellín, Gonzalo Rodríguez Gacha, Carlos Lehder y los Hermanos Ochoa Vásquez, entre otros.

Además: “Mis 24 horas con Escobar”: las confesiones del hombre que preparó el cadáver del narcotraficante colombiano

2. La Manuela

Ubicada en el municipio de El Peñol, Antioquia, Colombia, esta fue otra de las propiedades lujosas de Escobar, con el añadido de que esta finca obtuvo su nombre en honor a la hija menor del fundador del Cartel de Medellín.

La propiedad en la actualidad es administrada por la Alcaldía de ese municipio y desde 2005, el predio pertenece al Estado.

La Manuela está ubicada en el municipio de El Peñol, Antioquia, Colombia. (Foto: Twitter)

Aunque han pasado los años, la finca aún se encuentra con buenas condiciones y mantiene una cancha de futbol, una casa del mayordomo y una piscina con una estructura redonda en su interior, en la cual funcionó un restaurante para turistas.

3. La Casa Magna

Esta propiedad, ubicada en el estado mexicano de Quintana Roo, fue una de las más importantes para Escobar en el extranjero, debido a que en ella sostuvo grandes negocios.

Según los reportes oficiales, esta propiedad fue construida en un terreno que Escobar recibió como regalo del también narcotraficante Amado Carrillo Fuentes, conocido mundialmente como “El Señor de los Cielos” y líder del Cartel de Juárez, en México.

De acuerdo con las cifran oficiales, esta propiedad tuvo valor aproximado de US$17 mil.

La Casa Magna, ubicada en Quintana Roo, México. (Foto: Wikimedia Commons)

Después del fallecimiento de Escobar, la propiedad fue incautada por las autoridades mexicanas y posteriormente abandonada hasta 2005.

Siempre en 2005, la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo entregó la propiedad a Amansala, empresa que la convirtió en el hotel “Casa Magna Amansala Eco Chic Resort”, pero el proyecto fracasó en 2008 y en la actualidad es solo la sede del hotel “Casa Malca”.

Lectura recomendada: Qué pasó y dónde está parte de la fortuna de Pablo Escobar tras varios años de su muerte

4. La casa rosada (su adquisición y la supuesta fortuna)

Tal y como su nombre lo indica, esta fue una mansión de color rosado ubicada en una zona exclusiva de Miami Beach, Estados Unidos. Además, fue uno de los sitios donde vivió Escobar, quien la compró en la década de 1980 por US$762 mil.

La propiedad contaba con una lujosa vista hacia el mar y tenía a disposición un muelle. Fue incautada en 1987 por la Administración de Control de Drogas (DEA) y tiempo después, muchos mostraron interés por adquirirla. Sin embargo, Christian Berdouare, fundador de la cadena Chicken Kitchen y su esposa, Jennifer Valoppi, premios Emmy por investigaciones periodísticas, la adquirieron en 2014 por casi US$10 millones.

Vista de cómo era la casa antes de ser demolida en 2016. (Foto: YouTube/20minutos)

Berdouare y Valoppi decidieron derrumbar la mansión en 2016 debido a las múltiples teorías que indicaban que, en el lugar Escobar había enterrado objetos de valor y dinero. Sin embargo, eso jamás se confirmó y la pareja vendió la propiedad en diciembre de 2020 al fundador de BMC Investments, Jarett Posner, quien afirmó que prevé remodelarla y construir una lujosa propiedad totalmente diferente a la original.