Vaticano ordena cerrar museos, la capilla sixtina y otras oficinas por el coronavirus

Las medidas para contener al coronavirus se han extremado en varios países, mientras la epidemia se continúa extendiendo.

Una pareja de turistas con máscaras faciales sanitarias visita la Plaza de San Pedro. (Foto Prensa Libre: EFE)
Una pareja de turistas con máscaras faciales sanitarias visita la Plaza de San Pedro. (Foto Prensa Libre: EFE)

La Santa Sede informó por un comunicado de prensa que tomarán medidas para evitar la propagación del covid-19.

El Vaticano ordenó el cierre preventivo de los Museos Vaticanos, la Oficina de Excavación, el Museo de las Villas Pontificias y los centros museísticos de las basílicas pontificias.

La medida será aplicada hasta el 3 de abril del 2020, mientras que se mantienen en observación otras entidades en la Ciudad del Vaticano.

Hasta ahora se ha reportado un caso de covid-19 por una persona que acudió a un exámen médico previo a un empleo y las cinco personas que tuvieron contacto están en cuarentena por prevención, informó la sala de prensa de la Santa Sede.

 

Italia adopta medidas fuertes

Italia comenzó a implementar las medidas extraordinarias decretadas por el Gobierno para tratar de frenar la expansión del coronavirus y que incluyen el bloqueo de la región de Lombardía y de otras 14 provincias pero también numerosas restricciones en todo el país.

Algunas de estas draconianas normas se pusieron en práctica enseguida, como el cierre de museos, cines o lugares turísticos por todo el país -los colegios ya estaban cerrados desde la semana pasada- pero no así el aislamiento total de las “zonas rojas” del norte.

A lo largo del día, el tráfico por carretera, ferrocarril y aéreo entre la capital lombarda, Milán, y Roma y otras partes de Italia no se interrumpió, mientras varias regiones del sur anunciaron que se impondrán cuarentenas a todas aquellas personas que lleguen de las zonas aisladas.

El presidente del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, firmó la pasada madrugada el decreto con el que se quiere luchar contra la imparable difusión del coronavirus, que ya ha causado 366 muertos -con un aumento de 133 en solo 24 horas- y más de 6.000 contagiados.

La norma aísla prácticamente y paraliza una zona que incluye toda la región de Lombardía y otras 14 provincias italianas del norte: Módena, Parma, Piacenza, Reggio Emilia, Rimini, Pesaro, Urbino, Venecia, Padua, Verbano-Cuscio-Osola, Treviso, Vercelli, Novara, Asti y Alessandria, y donde viven en total 16 millones de personas.

La medida más extrema es la que prohíbe entrar o salir de ese territorio, excepto para comprobadas exigencias laborales o extraordinarias como motivos de salud.

Y entre otras se alarga en estas zonas el cierre de guarderías, colegios de todos los niveles y universidades tanto públicas como privadas hasta el 3 de abril, y también se cierran gimnasios, piscinas, estaciones de esquí, centros culturales, discotecas, teatros, cines y pubs.

Se suspenden todas las manifestaciones públicas y competiciones deportivas, excepto aquellas de profesionales que se tendrán que realizar a puerta cerrada, y se prohíben bodas y funerales.

Se mantienen abiertos bares y restaurantes hasta las 18.00 horas (17.00 GMT), pero manteniendo un espacio de al menos un metro entre las personas.

Y para el resto de Italia se refuerzan las medidas ya aprobadas, como el cierre de colegios, y se cierran también los teatros, cines, museos y monumentos.

En Roma, los principales monumentos y museos echaron el cierre hasta el 3 de abril, en cumplimiento del decreto extraordinario.

El Coliseo, la Colina Palatina, los Foros, las termas de Caracalla, el Panteón, los Museos Vaticanos…colgaron los carteles de cerrado en medio de la decepción de los (pocos) turistas que aún pasean por la ciudad eterna, al igual que en muchos otros destinos de Italia, como las ruinas de Pompeya junto a Nápoles.

Sin embargo, el cerrojazo a las regiones más afectadas por el coronavirus -incluidas por el gobierno en la nueva zona roja ampliada- no se cumplía este domingo.

Los trenes entre Roma y Milán, capital de Lombardía, seguían circulando por el momento, al igual que los vuelos entre ambas ciudades.

*Con información de EFE