Revista D

La marquesa de la Ensenada

La historia de la tercera hija de Justo Rufino Barrios.

Por Claudia Palma

De nariz rectilínea, con el cabello largo y castaño hasta la cintura, recogido con un discreto moño, así aparece en un retrato María Josefa Barrios y Aparicio, quien al casarse en España con Tomás Terrazas y Azpeitia, se convirtió en la marquesa de la Ensenada.

Fue la tercera hija del matrimonio de Justo Rufino Barrios y Francisca Aparicio. El estadio de San Marcos, sede del equipo de futbol del Deportivo Marquense, lleva el nombre del título que a ella le fue concedido.

Tras la muerte de su padre, María Josefa y su familia emigraron a Nueva York y posteriormente a Madrid. Su madre contrajo matrimonio con José Martínez de Roda, marqués de Vista Bella. La familia residió en el hotel de La Castellana. Al igual que sus hermanas, debió haber participado en las tertulias literarias que eran frecuentes en su casa.

En esas reuniones, su madre solía tocar el arpa, además, era aficionada a la escultura, según se lee en algunas crónicas publicadas en el diario español ABC.

Sin duda, María Josefa heredó el gusto por este arte, pues en el inventario del Museo del Prado, en Madrid, se encuentra una hermosa estatuilla rococó de Albert Carrier Belleuse, como un legado de Josefa.

Una noticia publicada el 15 de junio de 1916, por el diario ABC, anunció su boda.

“En los últimos días del corriente mes contraerán matrimonio en París la señorita María Barrios y Aparicio, hija de la marquesa de Vista Bella, con el oficial del Ejército D. Tomás Terrazas y Azpeitia, marqués de la Ensenada”.

En España, Zenon de Somodevilla y Bengoechea, ancestro  de Terrazas y Azpeitia, el primer marqués de la Ensenada, quien vivió de 1707 a 1781, es recordado como el ministro del rey Fernando VI, quien impulsó la construcción de una de las más grandes obras de la ingeniería hidráulica, el canal de Castilla.

Terrazas y Azpetia, el IV marqués de la Ensenada, heredó el título de sus antepasados y murió en 1923. María Josefa vivió 36 años más y falleció el 11 de abril de 1959, fue la última descendiente directa de la familia, cuenta Raúl Barrios, biógrafo de los Barrios.

María Josefa, además del título de marquesa de la Ensenada, recibió el de IV marquesa de Vista Bella, debido a que sucedió a su hermana mayor, Elena.

Un estadio con historia

El estadio Marquesa de la Ensenada fue inaugurado el 22 de abril de 1963. La hija del presidente Barrios, oriundo de San Marcos, donó pocos años antes de morir, Q350 mil para su construcción y la del gimnasio Aurelio Fallabela.

El recinto tiene capacidad para, aproximadamente, 10 mil personas y se planificó durante la gestión del alcalde Alejandro De León.

La gramilla se llevó de la finca Merceditas, ubicada en San Rafael Pie de la Cuesta, propiedad del jefe edil, recuerda Héctor De León, hijo del ex jefe municipal.

Para la inauguración fue invitado a jugar El Atlante, de El Salvador, y se disputó un clásico entre Comunicaciones y Municipal.