“Sí se sufre”: los testimonios de migrantes que permanecen a la intemperie en la frontera de El Paso, Texas

Migrantes venezolanos y de otras nacionalidades narran lo que viven a la intemperie en la frontera entre México y Estados Unidos.

Publicado el
Migrantes venezolanos
Migrantes venezolanos acampan a orillas del Río Bravo, en Ciudad Juárez, México. (Foto Prensa Libre: EFE)

“Sí se sufre”: migrantes que permanecen en la frontera de El Paso, Texas, son afectados por las bajas temperaturas.

Migrantes venezolanos y de otras nacionalidades sufren por las inclemencias del clima en la frontera en El Paso, Texas.

Los migrantes se las han ingeniado para protegerse del frío, mientras que el termómetro ha registrado temperaturas de los 2 grados bajo cero.

Univisión informó que se espera que las condiciones del clima empeoren para estas personas que están a la intemperie, pues se prevé la caída de nieve.

“Sí se sufre”, externó uno de los migrantes, quien agregó que no todos soportan estas condiciones del clima.

Las tiendas de campaña en las que pernoctan no han sido suficientes para protegerlos del frío.

Los migrantes tratan de protegerse con varios abrigos y cobijas, pero se quejan de que las bajas temperaturas son intensas en la frontera.

“El frío es muy fuerte, le quema a uno las manos”, manifestó uno de los migrantes.

Algunos del grupo han buscado abrigos en un improvisado centro de acopio.

“Demasiado frío, ya mis hijas tienen los labios demasiados morados”, dijo una madre migrante.

Univisión añadió que en el campamento a la orilla del río Bravo hay unos 900 migrantes, a quienes las autoridades les han insistido para que vayan a un albergue y protegerse del frío.

Uno de los migrantes identificado como Juan José afirmó que tiene la esperanza de que Estados Unidos les habrá la frontera para recibirlos.

Indicó que la necesidad que tienen los obliga a salir de Venezuela.

Recientemente, un juez estadounidense emplazó al gobierno de Joe Biden para que deje de aplicar la legislación conocida como título 42 que implica la deportación automática de indocumentados que solicitan refugio.

Lea también: Abandonados en campamento clandestino: 217 migrantes guatemaltecos y de otros países son ubicados entre montañas al sur de México