Comunitario

Claves para aprender

Uno de los grandes problemas para muchos estudiantes que ingresan en la universidad es que no dominan las matemáticas, reprueban los exámenes de diagnóstico y deben pasar incluso un año en cursos propedéuticos para poder someterse a una nueva evaluación.

Por ANA LUCÍA GONZÁLEZ

las pruebas se hicieron en 2,843 centros educativos.
las pruebas se hicieron en 2,843 centros educativos.

El problema es mucho más profundo y tiene sus raíces en la calidad de enseñanza en los ciclos básico y diversificado.

En la última evaluación divulgada, la del 2010, solo cuatro colegios del departamento de Guatemala lograron la calificación de logro del cien por cien del total de estudiantes evaluados en las pruebas de Matemática para graduandos.

Esta prueba censal de la Dirección General de Evaluación e Investigación Educativa (Digeduca), aplicada a dos mil 843 planteles educativos del país, arrojó un desalentador resultado de 5.06 por ciento de éxito en Matemática, y 22.39 por ciento en lectura.

Cero puntos

Luisa Müller, directora de Digeduca, explica que del total de establecimientos privados y oficiales evaluados, mil 900 mostraron cero logro en Matemática y 482 registraron el mismo resultado en Lectura.

Cabe aclarar que en esos resultados no se tomó en cuenta a planteles con seis o menos graduandos, y se marcan con asterisco aquellos con un promedio de entre siete y 10 estudiantes.

“Esto, porque en grupos muy pequeños se tiende a reflejar más el logro del estudiante y no tanto del establecimiento en sí”, asegura Mónica Flores, ex subdirectora del Digeduca.

modelos de enseñanza

En pruebas aplicadas en el 2010, en las que de 10 evaluados todos obtuvieron aproximadamente cien por cien en logro, sobresalen el Colegio Internacional Montessori, Liceo Javier, Colegio Suizo Americano y el Instituto Austriaco Guatemalteco.

En el siguiente grupo, en el que nueve de 10 estudiantes obtuvieron excelencia en Matemática, se encuentran los colegios Decroly Americano, Metropolitano, Don Bosco y Centro de Estudios Americano.

En las pruebas de Lectura, los resultados tienden a ser relativamente mejores: en 21 establecimientos educativos de 10 estudiantes evaluados, los 10 obtuvieron las notas de excelente o satisfactorio.

Factores de logro

De acuerdo con Müller, el buen logro estudiantil está relacionado con factores como la experiencia docente, recursos educativos y una alta incidencia del nivel socioeconómico del estudiante, y ambiente familiar.

Claudio Solís, director del Liceo Javier, sostiene que “ningún sistema educativo puede tener mayor calidad que sus maestros”.

De esa cuenta, el Liceo Javier, cuyos resultados se ubican en 98 por ciento de logro, basa su éxito en la formación de los profesores, quienes son parte de un programa universitario, con un currículo actualizado.

Otro aspecto clave ha sido la metodología de períodos dobles por materia, lo cual permite mayor tiempo para discutir y mejoras tecnológicas.

no es para polemizar

Tanto Digeduca como el ex viceministro de Calidad Educativa, Miguel Ángel Franco, mantienen la reserva de utilizar esa medición para resaltar las diferencias entre establecimientos, ya que el objetivo no es generar pugna ni que sea utilizado como argumento de mercadeo.

“La evaluación no tiene por objeto comparar, sino medir y que sirva para tomar decisiones en los planteles que no obtienen los resultados deseados”, señala Franco.

problemas estructurales

Un documento del 2010 del Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina afirma que este tipo de clasificaciones pueden ser injustas, porque comparan a planteles de cierto nivel con otros cuyos estudiantes trabajan en condiciones sociales, económicas y culturales distintas, “lo cual se torna injusto para las instituciones que trabajan con poblaciones más vulnerables o con poco acceso a la calidad educativa”.

Limitaciones

JoséÁngel de la Cruz, director del Sistema de Ubicación y Nivelación de la Universidad de San Carlos, señala que no se cuenta con informes de resultados por establecimiento educativo, pues darlos a conocer significó ser objeto de amenazas.

Sostiene que los bajos resultados son un problema estructural en donde existe poco control para velar por la calidad educativa. “Nadie puede garantizar que pudo evaluar con base en el Currículo Nacional Base”, afirma De la Cruz.

Además, el bajo rendimiento de un joven saca a relucir problemas emocionales, más que académicos, como desintegración familiar y malos hábitos de estudio.

El consultor Fernando Rubio, del programa Usaid/Reforma Educativa en el Aula, indica que la calidad educativa es proporcional a la inversión por estudiante. Así mientras el Mineduc invierte un promedio de US$230 anuales por estudiante, el padre de familia de un colegio desembolsa US$1 mil 800 o más.

Solís asegura que está dispuesto a compartir su metodología para mejorar los promedios nacionales.

“El Liceo Javier aspiraría a poder incursionar en las escuelas normales, para que el modelo pueda ser replicado en la formación de maestros de primera línea, para egresar con una formación de excelencia”, enfatizó.