Pluma invitada

30 años de envío de voluntarios de Japón

En 1989 arribaron 13 voluntarios japoneses a Guatemala. Fue el inicio del programa de envío de voluntarios (Japan Overseas Cooperation Volunteers – JOCV en inglés) de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón JICA.

Actualmente, 24 voluntarios desempeñan sus funciones en distintos lugares del país, apoyando en especialidades como desarrollo comunitario, educación matemática, nutrición, obstetricia, fisioterapia, desarrollo económico local, análisis de agua, desechos sólidos, asistencia y educación para personas con discapacidad; beisbol y voleibol y permanecen por dos años.

Se hace el envío a través de solicitudes oficiales de los gobiernos nacionales, municipales, asociaciones y organizaciones sin fines de lucro.

Hoy conmemoramos el 30 aniversario del programa en Guatemala y festejamos la asignación de 800 profesionales a la fecha.

La experiencia de los voluntarios es desafiante, forjan sus sueños fortaleciendo su conocimiento a través de la experiencia profesional para ser seleccionados. Luego, para recibir entrenamiento sobre el idioma y la cultura del país por dos meses en un centro de capacitación en Japón, renuncian o suspenden su trabajo. Llegando a Guatemala deben convivir con familias y colegas de diferentes departamentos.

JOCV de la cooperación japonesa tiene la filosofía de trabajar conjuntamente con las contrapartes y los beneficiarios. No es dar algo físico, sino acompañarlos para motivar un cambio de comportamiento.

Veamos algunos impactos destacados del programa. Desde los años 80 hasta 2017, JICA trabajó en el combate de la enfermedad de Chagas. En 2008 logró que la Organización Panamericana de la Salud declarara a Guatemala libre del vector Rodnius Prolixus (conocido como chinche picuda). Esto no habría sido posible sin el envío de 27 voluntarios que colaboraron directamente a nivel comunitario en la construcción de un sistema de monitoreo y acción, en conjunto con el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

En 1999 se planteó una estrategia de enviar voluntarios en educación a los departamentos de Sololá, Suchitepéquez, Quetzaltenango y San Marcos. Ahí nació la idea de elaborar libros de textos. En el 2009 se completó una serie de libros de textos de Matemática conocida como Guatemática. Es el primer texto de Matemática oficial del Ministerio de Educación.

Este programa narra historias de amistad y amor también. Los japoneses que han participado en este programa siguen su vida como puente de amistad entre ambos países enamorados de la cultura, la naturaleza y la calidez humana de Guatemala. Algunos aún se quedan en Guatemala trabajando. El Dr. Yoshimoto Jiichiro, exvoluntario de Alta Verapaz y actual entomólogo de la Universidad del Valle, acaba de publicar la primera enciclopedia ilustrada de insectos de Guatemala. Hay otros ejemplos de la vida de algunos japoneses. Ellos se casan con guatemaltecos y se quedan acá. Matsuzawa Kayo abrió Shitoryu en Huehuetenango. La escuela de Karate Do enseña no solamente las técnicas de karate, sino también transmite la disciplina y el corazón de Japón.

Estas formas de vida de exvoluntarios no serían posibles sin la presencia de amor y amistad con los guatemaltecos.

Quiséramos continuar este lindo programa.