Presto non troppo

Alexander von Humboldt, a 250 años

Paulo Alvaradopresto_non_troppo@yahoo.com

Figura imprescindible de la investigación y del pensamiento humano de avanzada, hace un cuarto de milenio en el norte de Alemania nace Alexander von Humboldt (1769-1859). Científico, filósofo, incansable viajero y explorador, sentó las bases de la biogeografía moderna, la observación, la cuantificación y la sistematización de fenómenos en campos tan diversos como la geología, la botánica, la meteorología, el magnetismo terráqueo y la cartografía, con fundamento en la evidencia física. Hijo de la Edad de las Luces, crítico político y social, evitó el recurso a explicaciones místicas, se basó en la medición precisa de datos y el análisis estadístico, y propuso una visión holística del mundo; es decir, la naturaleza como un todo, mayor que la simple suma de sus partes. Su intención fue unificar todos los aspectos de la ciencia y de la cultura, en busca de percibir al universo como la interacción de una misma entidad.

Su trabajo lo llevó incluso a la reflexión sobre los cambios climáticos provocados por el ser humano, una anticipación notable para su época y tema urgente hoy día, cuando ciertos sectores económicos se empeñan en minimizar la necesidad de frenar el daño ambiental inducido por la emisión de gases provenientes de la industria automotriz, la producción de cemento y la ganadería. La extraordinaria amplitud y el rigor metodológico de los estudios que abarcó von Humboldt, junto con su denuncia de las condiciones de explotación de las poblaciones indígenas y negras, lo convierten a la vez en una figura profundamente respetada, como en una antítesis al dogma, a la exagerada especialización que impera actualmente en círculos académicos y a quienes pretenden que la ciencia sirva como herramienta para justificar y mantener inequidades sociales y políticas.

Para nuestras latitudes, su relevancia se deriva del extenso viaje que emprendió por Venezuela, Cuba, los Andes y México entre 1799 y 1804 —inicialmente detallado en un diario personal de cuatro mil páginas—, que luego convirtió en numerosas publicaciones a lo largo de su vida, merced a su afán por dar continuamente a conocer los frutos de su indagación. Es de resaltar que siempre se preocupó por elaborar textos dirigidos no solo a otros especialistas, sino al público en general, por medio de un lenguaje accesible, gráficas comprensibles y múltiples ilustraciones.

En homenaje al aniversario de tan destacado personaje, la Universidad Rafael Landívar toma la delantera para Guatemala, como sede del congreso interdisciplinario denominado “Todo está entretejido: vulnerabilidad y perspectivas socioambientales”, con el apoyo de la Embajada de la República Federal de Alemania, el Servicio Alemán de Intercambio Académico, la Asociación Von Humboldt, el Instituto de Idioma Alemán y el Club Alemán. El encuentro contará con la participación de dos especialistas invitados, los doctores Michael Zeuske y Werner Mackenbach, así como otros estudiosos alemanes y guatemaltecos, en sendas conferencias y mesas de discusión. Además, la temática viene bien al momento en que la capital guatemalteca ha recibido una distinción como Capital Verde Iberoamericana, título que sería mejor visualizar como un incentivo que como un premio, a fin de mejorar pronto la suerte del cinturón ecológico de la ciudad, la protección de la biodiversidad, la salud y el uso del suelo.

La invitación está abierta a todos. Lunes 18 y martes 19 de este mes, en el campus de la Universidad Landívar, a partir de las 9 horas. Los días 20, 21 y 22 en el Paraninfo, el Club Alemán y la Cooperación Española en Antigua, respectivamente, a partir de las 18 horas.