Desde Ginebra

Ayuda para el Comercio 2019 de la OMC

En diciembre de 2005, en la Conferencia Ministerial de Hong Kong, la Organización Mundial del Comercio (OMC) lanza la iniciativa de Ayuda para el Comercio, y desde 2007 se realiza un examen bianual para evaluar la asistencia prestada a los países en desarrollo. Este año se realizó el Séptimo Examen Global de la Ayuda para el Comercio y se inició con un llamamiento para preservar el sistema multilateral de comercio, como motor del desarrollo, a fin de que el comercio impulse el crecimiento económico y el desarrollo sostenible.

Entre los asistentes a la inauguración se encontraban varias personalidades, entre ellas el secretario general de la Ocde, Ángel Gurría; el secretario general de la Unctad, Mukhisa Kituyi; y Arancha González, directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional, como también asistieron al evento varios jefes de estado, ministros, altos funcionarios de organizaciones internacionales, así como representantes de agencias de desarrollo, el sector privado y grupos de la sociedad civil.

El tema principal era cómo el comercio puede contribuir aún más a la diversificación económica y el empoderamiento, con un enfoque en la eliminación de la pobreza extrema, con un particular énfasis a través de la participación efectiva de las mujeres y los jóvenes.

Los oradores en la sesión plenaria de apertura subrayaron la importancia de un sistema de comercio multilateral estable y predecible como un pilar esencial para asegurar que los beneficios del comercio se compartan más ampliamente.

El director general de la OMC, Roberto Azevêdo, en su discurso inaugural dijo: “La diversificación y el empoderamiento son importantes porque ayudan a crear resiliencia en las economías, porque ayudan a los países a aumentar su participación en los flujos comerciales globales, así como a facilitar oportunidades para avanzar en la cadena de valor que, a su vez, ayuda a construir mejores perspectivas y oportunidades para mejorar los medios de vida”.

Es importante resaltar que desde el lanzamiento de esta iniciativa de Ayuda para el Comercio, hace más de una década, y de acuerdo con informes de la OMC, más de 409 mil millones de dólares se han desembolsado, llegando a 146 países o territorios, y han ayudado a construir infraestructura y capacidad comercial. Con respecto a la capacidad de la oferta y las limitaciones de infraestructura relacionadas con el comercio de los países en desarrollo, en particular la de las pequeñas economías y vulnerables, así como de los países menos adelantados, la Ayuda para el Comercio puede hacer la diferencia para que el comercio sea más inclusivo y para asegurar que sus beneficios se extiendan más y más.

Si bien el comercio de los países en desarrollo ha cambiado de productos básicos y de materias primas a más productos manufacturados, cada vez más el comercio digital está creciendo en todo el mundo, pero los desafíos siguen siendo importantes para países en desarrollo. Esto incluye restricciones relacionadas con la creación de capacidad, los recursos y la conectividad. Entre las intervenciones se mencionó que el comercio ha ayudado a sacar a mil millones de personas de la pobreza. Tema de vital importancia para lograr la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Durante el evento, Guatemala presentó su proyecto de trazabilidad de cadena de producción de miel y el caso de éxito en la producción de camarón y su cumplimiento con medidas sanitarias y fitosanitarias, con el apoyo de la Oficina de Asistencia para Estándares de Comercio y Desarrollo.